20 de diciembre de 2011 10:10 AM
Imprimir

Cosecha de trigo remarcó problema de fletes y acopio

URUGUAY : Falta de lluvias provoca daños en maíz y en la soja.

Por primera vez en la historia, durante los primeros diez días de diciembre se terminó de cosechar el trigo. Se producirán entre 1,5 y 1,7 millón de toneladas. Ahora la falta de agua en el litoral perjudica el desarrollo de maíces y sojas tempranas.

La cosecha de trigo alcanzará una producción récord de entre 1,5 y 1,7 millón, según lo marcan las estimaciones basadas en la siembra de un área superior a las 500.000 hectáreas con el cereal.

“La cosecha es la más grande en la historia del país y este año se terminó muy temprano porque las condiciones climáticas secas que se dieron en el Litoral la favorecieron”, aseguró a El País Roberto Symonds, productor del departamento de Río Negro y directivo de la Sociedad de Agricultores del Uruguay.

 

Con un parque de maquinaria agrícola que se fue incrementando de la mano del aumento del área plantada con granos, la trilla no fue un problema. Sin embargo, al cosecharse un área superior y toda junta, los problemas de logística volvieron a manifestarse principalmente en lo que es transporte y acopio.

Según Symonds, por un lado faltaron camiones y por el otro, hubo muchos productores que tuvieron que meter mucho trigo en bolsa porque los camiones no daban abasto.

Con una cosecha del cereal de entre 1,5 y 1,7 millón de tonelada entre el 75% y 80% del volumen levantado se podrá exportar. “El problema no es la calidad del trigo (al menos en esta zafra) sino los precios, que ya no mantienen los niveles de los año anterior”, explicó Symonds a El País.

Todos los commodities bajaron sus cotizaciones, pero particularmente la baja es mayor para el trigo y eso pega fuerte en las empresas, porque se incrementaron los costos de producción sensiblemente.

Con un alto volumen exportable hoy Uruguay mira más que nunca hacia Brasil -no venía comprando en los meses previos a la cosecha- y habrá que buscar otros mercados alternativos, como bien pueden ser algunos países de África.

“Los resultados de las cosechas de trigo, para mucha gente van a ser malos, porque van a estar cambiando la plata debido al incremento de los costos y principalmente por la gran incidencia del costo de los fletes”, aseguró el empresario agrícola.

Según su visión, “lo que puede salvar es que hubo gente que logró muy buenos rendimientos, pero los costos se incrementaron bastante”.

Preocupación. Con el trigo cosechado, la preocupación de los agricultores se centra hoy en los perjuicios que está ocasionando en el Litoral la falta de lluvias, donde los maíces y las sojas tempranas ya lo están sintiendo.

“Llovió en la capital y otras zonas, pero casi nada en el Litoral que es donde está la mayor concentración de cultivos. En los lugares donde llovió apenas se registraron 15 milímetros y no alcanzaron”, explicó el entrevistado.

Por ahora, los más perjudicados son los maíces tempranos que estaban en plena floración. El año pasado se dio una situación muy similar y se tuvieron que terminar picando y ensilando para dárselo al ganado. “No sé si llegaremos a eso, pero está muy complicada la falta de agua”, enfatizó Symonds.

Las sojas también se están complicando, principalmente en el caso de aquellos cultivos que estaban en desarrollo (en estado de plántula).

En cuanto al área destinada a la soja se estima que estará muy cerca del millón de hectáreas, pues esta oleaginosa continúa siendo el motor del crecimiento agrícola del país. Todavía queda mucho camino por recorrer y nadie aventura posibles rindes

Rendimientos muy altos en esta zafra

En el ejercicio agrícola 2010-2011 se habían plantado alrededor de 404.000 hectáreas de trigo, que representaron una baja de 150.000 hectáreas respecto a la siembra anterior, según los datos de la Dirección de Estadísticas Agropecuarias (DIEA) del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca. La producción fue de 1,3 millón de tonelada, pero hubo serios problemas con la calidad del cereal que complicó las ventas a Brasil (un tradicional comprador de Uruguay).

Los rendimientos fueron buenos y estuvieron cercanos a los 3.220 kilos por hectárea y fue el segundo mejor en términos históricos. Este año hay rendimientos muy superiores (arriba de 4.000 kilos) y eso alimenta la esperanza de los agricultores de poder hacerle frente a costos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *