20 de diciembre de 2011 23:52 PM
Imprimir

Carne para Pocos: Histórica caída del consumo

La Cámara de la Industria y Comercio de Carnes reveló que el nivel de consumo de carne vacuna por habitante cayó en octubre a 53,8kg por habitante. Es un 6,7% anual y se convierte en el nivel más bajo en 91 años.

El informe de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA), indica que los productores tienen expectativas negativas respecto de los valores futuros de la hacienda y que “el eslabón minorista manifiesta la dificultad para la venta al público, por lo que se ratifica que el consumidor no convalidará nuevos aumentos de precios”.

Según el trabajo de CICCRA el consumo por habitante acumuló una retracción de 21,8 por ciento con respecto al máximo alcanzado en los primeros diez meses de 2009, que se ubicaba en 68,8 por ciento.

Para la entidad la caída del consumo se debe a “la combinación de una menor disponibilidad de carne vacuna y de una mayor población”.

Es así que el nivel de consumo alcanzó un piso que no se tenía registro sino desde 1920 cuando la desaparecida Junta Nacional de Carnes, calculó un consumo per capita de 47 kilos/habitante/año.

El documento de CICCRA también puntualizó que la faena vacuna en los primeros diez meses sumó un nivel de 8,845 millones de cabezas, lo que implica que el nivel de actividad sectorial acumuló una contracción de 11,6 por ciento con respecto a igual lapso de 2010, y la caída se eleva a 34,1 por ciento en comparación con el mismo período de 2009. Así, proyectó que la faena cerrará el 2011 en alrededor de 11 millones de cabezas.

De acuerdo con sus estimaciones, la industria frigorífica vacuna “finalmente encontró un piso de actividad”.

En octubre se faenaron alrededor de 920 mil cabezas de ganado vacuno, lo que significa una merma de 3 por ciento mensual y, por primera vez desde diciembre de 2009, una suba con respecto al mismo mes del año anterior (casi 3,0 por ciento)”, detalló.

A su vez, resaltó que la participación de las hembras en la faena total se mantiene estable en torno a 37,5 por ciento, con lo cual en los primeros diez meses del año el promedio descendió a 38,2 por ciento.

“La fase de retención de hembras cumplió un año y medio y se consolidó como la más intensa de los últimos veintidós años”
, advirtió.

Asimismo, la producción de carne vacuna totalizó en octubre 213 mil toneladas res con hueso, lo que representa un descenso de 3 por ciento mensual, pero una mejora de casi 4 por ciento anual. La producción acumuló en diez meses 2,045 millones de tn r/c/h, o sea un 7,2 por ciento debajo del mismo lapso de 2010.

En cuanto a los precios, precisó que el valor del kilo vivo de hacienda vacuna se ubicó en noviembre en $ 8,213, luego de haber alcanzado un máximo de $ 8,365 en octubre, y verificó un alza de 6,9 por ciento anual.

Dado que en el mismo lapso de tiempo, la cotización del dólar en pesos argentinos subió 7,4 por ciento, el precio en dólares de la hacienda en pie registró una disminución de 0,4 por ciento. Es decir, pasó de US$ 1,936 por kg en noviembre de 2010 a US$ 1,928 por kg en el undécimo mes del ejercicio actual”, indicó.

Por su parte, enfatizó que el precio de la carne vacuna en el mostrador a lo largo de este año “mostró una velocidad de aumento mayor al del precio de la hacienda en pie”.

A dos años de la reversión del ciclo ganadero, el precio en pesos de la hacienda en pie casi se triplicó (193 por ciento) y al convertirlo en dólares, experimentó una suba de 164 por ciento, mientras que la carne vacuna a nivel del consumidor sólo registró un alza de 129 por ciento, dejando en evidencia que el proceso de traslado de precios entre los eslabones de la cadena de valor cárnica todavía está lejos de finalizar“, evaluó.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *