9 de enero de 2010 09:36 AM
Imprimir

Un grano invendible

A horas de haber terminado la cosecha los productores siguen sin poder vender trigo. El panorama es preocupante en los inmediato porque a muchos tienen que asumir compromisos ya. Y también los es en el mediano plazo: "El cereal va a desaparecer porque nadie lo querrá sembrar", aseguró Néstor Migasso, gerente de la Cooperativa Agraria.

"El trigo va a desaparecer, lo mismo que el girasol y la vaca de cría. Lo único que se va a sembrar en el país es soja".
La afirmación del ingeniero Néstor Migasso, gerente de la Cooperativa Agraria de Tres Arroyos, puede parecer exagerada y poco probable. Pero no es así. Lamentablemente hoy la Argentina no está tan lejos de eso. Y es todo obra y gracia del Gobierno de Cristina Fernández, que cada día que pasa destruye un poco más el mercado de trigo.
Parece mentira que el cereal dejará de sembrarse. ¿Pero quién hubiera creído que en plena cosecha pasaran días enteros sin que se cargara un camión porque no había a quién venderle el trigo? Eso ocurrió. "Hace más de una semana que no pueden concretarse operaciones", comentó Elba Ziljstra, gerenta de la Cooperativa Alfa. "Es muy preocupante porque la gente necesita plata", completó.
"Hasta que el Gobierno no libere el mercado esto no se va a solucionar. Muchos productores hoy están guardando en bolsas la producción, pero nadie puede asegurar que en algunos meses esos granos van a poder venderse a un precio razonable, y el costo financiero de esa decisión es alta", mencionó Luis Di Rocco, gerente del Centro de Acopiadores de Cereales de Tres Arroyos.
Mientras que los funcionarios del gobierno nacional repiten los alcances de los distintos anuncios que de manera sistemática brotan desde la Casa Rosada cuando la amenaza de una nueva medida de fuerza es palpable, el productor cada vez está peor. Nunca se realizó la devolución de las retenciones a los pequeños y medianos productores, como tampoco se le pagó al triguero el precio pleno -tal la denominación que le puso el Gobierno, que hoy serían 634 pesos por tonelada-. Pero ahora ya estamos en un extremo insólito: ni siquiera se puede vender.
Son varios los trastornos que genera la intervención estatal en el mercado de trigo. Y no sólo el productor es perjudicado, sino toda la cadena, incluyendo acopios y cooperativas, que habían financiado los insumos hasta la cosecha. "Llegó la trilla y el productor no tiene cómo pagar. No porque no quiera sino porque no hay compradores. El que sembró cebada puede hacer caja, pero para el que no esto es un drama", dijo Migasso. "Hoy hasta es imposible pagar un arrendamiento. En algunos casos se está haciendo arreglo de partes: el arrendatario le abona con trigo al arrendador haciéndose cargo de todos los gastos de comercialización. Al dueño del campo le queda la difícil misión de poder ubicar esa mercadería", explicó Di Rocco.
Mientras la exportación está virtualmente retirada del mercado, porque según comentaron los tres consultados apenas aparece a comprar un volumen irrisorio, los molinos van demandando la poca cantidad que necesitan en el corto plazo. Y ante tanta oferta, el precio se va al subsuelo. "La molinería hoy está pagando el precio de referencia menos el flete, que serán unos 55 pesos. A eso, el productor le debe restar el flete al molino, que según donde esté ronda entre los 10 y 20 pesos por tonelada. Es decir, que el chacarero está recibiendo alrededor de 550 pesos", describió la gerenta de la Alfa.
Está tan desvirtuado el mercado que un productor que trabaja campos en Necochea la semana pasada cerró una venta con un comprador ubicado en Mar del Plata y debió pagar doble flete: por un lado le cobraron 43 pesos por tonelada sobre el FAS teórico por la imposición de lo que sería flete a puerto -por más que el trigo lo cosechó a metros del puerto y lo envió a un molino marplatense-. Y también debió abonar otros 43 pesos por llevarlo a Mar del Plata. Con lo cual recibió 540,9 pesos por tonelada, contra un FAS teórico que pagado sobre el puerto de Necochea debería haber sido de 627 pesos.
"Esto va a influir en que la campaña que viene haya menos trigo todavía que en la actual, que ya fue un desastre. Creo que va a desaparecer el cultivo de trigo, el de girasol, y la vaca de cría. Vamos derecho a sembrar solamente soja", aseguró Migasso.
"En esta zona se hace trigo por rotación, no por negocio. El Gobierno que dice que no quiere la sojización, lo que está haciendo es sojizar cada vez más la producción", sentenció Di Rocco.
"Esta situación llevará a que nadie quiera sembrar trigo y se haga más soja, que tiene una retención alta pero se puede vender libremente y en cualquier momento del año", afirmó Ziljstra.
Pero eso es futuro, el hoy es puro misterio: ¿cómo pasar el verano sin vender trigo?

Liberaron ROE’s

El Gobierno liberó nuevos ROE’s verde (permisos de embarque) para trigo que totalizan 14.760 toneladas según publicó la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario, ONCCA, aún cuando los negocios de exportación del cereal siguen sin concretarse. En la misma página web de la ONCCA se consigna que el precio FAS teórico del trigo trepó a los 634 pesos, pero que no hay cotización en las plazas locales.
De esta manera, desde el 14 de octubre pasado -cuando comenzaron a liberarse ROE’s de cereales 2009/10- hasta el miércoles 6 de enero los permisos de trigo acumulaban 3,12 millones de toneladas. La mayor parte se trata de autorizaciones ROE con un plazo de embarque de 365 días, que se concede si se pagan por adelantado las retenciones.
En tanto, la Federación Agraria entrerriana entregó los primeros listados de productores medianos y pequeños que venderán su trigo hasta cubrir el cupo de 240 mil toneladas de trigo al precio del FAS teórico oficial. Por ahora, se trata de unos 500 productores que pueden comercializar alrededor de 75 mil toneladas (dos camiones). La liberación de la exportación de trigo entrerriano es considerada también una discriminación por otras provincias productoras como es el caso de Buenos Aires.

Broadway
Durante la jornada "Más trigo para más pan" que tendrá lugar el próximo martes 12 en el teatro Broadway de la capital se analizará la situación integral del trigo ya que peligra la próxima campaña 2010-2009, debido al desaliento de los productores. Está invitado el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, para que "escuche" la situación de boca de los mismos productores. El funcionario todavía no respondió la carta de invitación que le fue remitida el pasado martes.
En diciembre el Centro de Exportadores de Cereales (CEC) dejó trascender que había cubierto casi la totalidad del saldo exportable del trigo 2009-10 que estimaron en unos 3,3 millones de toneladas.
En este sentido, las firmas exportadoras no tendrían necesidad de comprar el cereal ya que también se perdió el mercado brasileño que abastecía su mercado interno (nueve millones de toneladas) y que era un seguro comprador para Argentina.
Los productores se encuentran en el final de cosecha de trigo, que la Bolsa de Cereales de Buenos Aires volvió a estimar en 7,5 millones de toneladas finales. El problema es que el trigo debería financiar la siembra que finaliza de la soja 2009-2010, pero al no poder venderlo se producen problemas de débitos en cooperativas y acopiadores.
En la víspera, una caravana compuesta por unos 250 productores propusieron a las sedes de los entes recaudadores ARBA, AFIP, bancos oficiales y el municipio de la ciudad bonaerense de San Nicolás hacer frente a las obligaciones contra el certificado de depósito que garantiza la existencia de trigo que poseen y esperan comercializar.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *