22 de diciembre de 2011 10:14 AM
Imprimir

El Senado convirtió en ley el nuevo régimen de trabajo agrario

La norma fue sancionada por amplia mayoría, con 68 votos positivos y 1 en contra, igual que el 90 por ciento de los artículos considerados en particular. La disolución del Renatre, en cambio, fue más ajustada pero quedó aprobada con 41 votos del oficialismo y aliados contra 28 del resto de los bloques durante el tratamiento específico.
Tal como lo había anticipado El Enfiteuta, el Senado trató como primer proyecto del temario y sancionó en la mañana de este miércoles la ley que establece un nuevo régimen para los trabajadores agrarios que además disuelve el Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (Renatre) y lo reemplaza por otro organismo de característica Estatal.

Este último punto fue el de mayor conflicto en el debate de la norma que atravesó el recinto, mientras se registraban unos 23 cortes de ruta en varias provincias y accesos a la Ciudad de Buenos Aires, organizada por la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre) que conduce Gerónimo Venegas.

En general hubo un consenso generalizado de los bloques acerca de un 90 por ciento del articulado de la norma (con 110 artículos) que fueron aprobados por 68 votos afirmativos y solamente 1 negativo, de la senadora Sonia Escudero. El mismo resultado tuvo la ley en su votación en general.

En las intervenciones no hubo sorpresas en la posición que adelantó cada bloque al momento de votar. El grueso de los artículos fueron considerados como un “avance” de importancia para los trabajadores rurales, y el foco de la tensión se trasladó a los artículos 106 y 107 que dictaban el certificado de defunción para el Renatre, así como la el traslado de todos sus bienes al Estado.

En ese punto en particular la distancia en la votación se hizo más notoria pero con los aliados el kirchnerismo no tuvo prácticamente obstáculos para su aprobación por 41 votos positivos y 28 en contra, cuatro votos más de los que requería para su sanción.

Entre los disertantes, el senador Adolfo Rodríguez Saa abogó por una futura ley de “libertad sindical” y su “democratización” al analizar que el proyecto convertido en ley “debilitaba” al gremio de los trabajadores rurales por las definiciones conceptuales acerca de trabajo agrario o rural, enmarcado en las zonas no urbanas.

En ese sentido, el ex presidente interino de la Argentina, cuyo brevísimo mandato cumple una década en estos días de diciembre, consideró que la ley considerada iba en contra de la doctrina peronista.

Desde el radicalismo, Gerardo Morales, recogió el guante de la propuesta de la “libertad sindical” y se alegró de que viniera de un peronista. También presentó una alternativa a la disolución del Renatre que era mantener su estructura, pero con la presidencia del Estado. 

En ese punto Morales cuestionó la transparencia del Registro creado en 1999 y aseguró que recibió numerosas “denuncias de los trabajadores del Renatre” por irregularidades en la administración de los fondos y que pidió numerosos pedidos de informe “que jamás contestaron”.

Como ejemplo Morales recordó que el Renatre tiene autorizado por ley un gasto administrativo del 10 por ciento de su presupuesto, lo “que ya es alto”, pero que cuando presidía la Comisión de Trabajo y Previsión detectó por las denuncias recibidas un gasto administrativo sobre el presupuesto de “hasta el 30 por ciento, en contratos que no quiero profundizar” subrayó.

Para el jefe de la bancada oficialista, Miguel Pichetto, “el corazón de esta ley es que el Estado recupere sus facultades en el Registro”. En el cierre del debate, el rionegrino remarcó que el desempeño del Renatre en la eliminación de trabajo informal “no ha sido muy positivo”.

Aunque no se mencionó la participación que en ese control tienen las provincias y la nación a través de sus ministerios de trabajo como poder de policía. Pichetto sí recordó que con la nueva ley el trabajador recuperaba el derecho a huelga y el ejercicio de paritarias.

Con la ley sancionada, los bienes del Renatre pasarán a integrar el Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores Agrarios (Renatea) que desde su promulgación manejará los recursos y aportes de los trabajadores, otro de los puntos que fue calificado de inconstitucional por la Uatre, y por varios senadores en el debate. 

También se determina una auditoría por parte de la Sindicatura General de la Nación a los efectos de determinar lo hecho hasta ahora por el Renatre así como el resultado de su situación patrimonial al momento de que sus activos pasen a manos del Estado.
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *