23 de diciembre de 2011 11:08 AM
Imprimir

La cadena láctea se despertó en 2011

Luego de cinco años de relativo estancamiento, la producción de leche cerrará este año con un volumen récord y un fuerte crecimiento en las exportaciones. Sin embargo, 2012 no será fácil.

Luego de cinco años de relativo estancamiento vuelve a crecer la producción de leche cruda en Argentina. La expansión sería a tasa de dos dígitos.

Según fuentes oficiales la producción ascendía a casi 9.350 millones de litros al mes de octubre, un 14 por ciento por encima del mismo período del 2010; de continuar la tendencia, el año cerrará en aproximadamente 11.500 millones de litros, un 12,7 por ciento más que en 2010, y lo más relevante, con récord histórico de producción nacional.

En un contexto de gran excedente de producción de leche, superior a los 1.100 millones de litros en los 10 primeros meses del año, el precio de la leche a nivel del productor no ha caído en términos nominales, aunque sí lo ha hecho a valores constantes (cuando se descuenta la inflación).

 

Los tambos recibieron en promedio 1,48 peso el litro en octubre, un 13 por ciento más a valores corrientes que el mismo mes de un año atrás ($ 1,31), pero un 6,5 por ciento menos si se compara a valores constantes.

Menos, pero no tanto. Si bien el precio de la leche a nivel productor ha bajado (a valores constantes), no lo ha hecho en una magnitud tan significativa, tal como se temía dada la abundancia de leche y los elevados niveles de consumo interno que ya tiene el país. Esto refleja dos circunstancias, ambas muy importantes: por un lado, una gran capacidad de la industria para procesar y colocar volúmenes adicionales de producción en los mercados de exportación; por el otro, un contexto internacional muy favorable para la cadena en materia de precios, con valores bastante superiores a los de un año atrás.

Según estimaciones propias, el volumen adicional de leche producida este año se ha repartido en forma muy pareja entre el mercado interno y el mercado externo. En efecto, si se toma como referencia los volúmenes exportados de los distintos productos (informados por el Senasa) y sus respectivos litros de leche equivalentes, se encuentra que se han canalizado unos 550 millones de litros adicionales hacia la exportación en lo que va del año, lo que representa un 48 por ciento del excedente de producción. El resto de leche ha sido canalizada hacia el mercado interno.

Exportación récord. La industria láctea está colocando en el exterior volúmenes récord, tanto en el producto más comoditizado del abanico de lácteos (la leche en polvo), como en los productos de mayor valor agregado (caso de los quesos y demás de productos lácteos).

Las exportaciones de leches en polvo de los 10 primeros meses del 2011 superan las exportaciones anuales de los años previos. Por su parte, se espera que las exportaciones físicas de quesos de este año también superen a las de los tres años previos. En lo que respecta a otros productos lácteos (incluyendo manteca, proteínas del suero láctico en polvo, dulce de leche, yogures, entre otros), lo exportado hasta la fecha ya es récord.

Es interesante remarcar que actualmente la cadena estaría operando con mucha libertad de mercado, en especial en lo que hace a las exportaciones, lo cual ha sido muy favorable y determinante en un año con mucha leche en el mercado interno.

Los productos lácteos no cuentan actualmente con cupos de exportación, ni derechos de exportación, ni precios máximos, ni tampoco parecería haber (por los resultados observados) trabas y/o demoras en el funcionamiento del sistema de registros de exportación (ROE).

Qué viene. ¿Qué puede esperarse en el 2012? En el frente internacional habrá que seguir monitoreando la evolución de la crisis internacional y sus efectos sobre la economía mundial, en particular sobre determinados países en desarrollo con los que se comercia en forma muy activa, caso de Brasil en leches y quesos, de Rusia, México y Chile en quesos, y de países del África tales como Argelia, Senegal y Nigeria, en leches.

También será importante lo que suceda con Venezuela, principal socio comercial en leches en polvo en lo que va de este año. Hay que recordar que en 2009 el precio internacional de la leche en polvo entera estuvo un 35 por ciento por debajo de los niveles actuales, debiéndose ajustar a un mercado que se debilitaba a medida que se agravaba el contexto económico mundial.

En el mercado interno existe consenso de que la economía se desaceleraría en el 2012 y pasaría a crecer a marcha más lenta (entre dos y cuatro por ciento). Si bien lo anterior preocupa, el problema más relevante para la cadena no vendría tanto por el lado del mercado sino más bien de los costos de producción.

La rentabilidad y competitividad de los eslabones productivos de la cadena están siendo fuertemente amenazadas por un escenario que combina una inflación de costos superior al 25 por ciento anual (donde los salarios crecen por encima del 30 por ciento), con un tipo de cambio que crece a una tasa sensiblemente inferior.

Este desequilibrio pasó inadvertido en los últimos dos años, gracias a la gran suba que tuvieron los precios internacionales (50 por ciento entre 2009 y 2011), pero sus efectos nocivos sobre la inversión y la producción quedarán plenamente expuestos si las cotizaciones externas llegan a equilibrarse en los niveles actuales o, peor aun, en niveles similares a los de los años 2009-2010.

Economistas del Ieral, de la Fundación Mediterránea

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *