23 de diciembre de 2011 15:21 PM
Imprimir

Senasag aplica un agresivo plan contra uso abusivo de plaguicidas

BOLIVIA : Los agricultores no han dejado de usar plaguicidas que contaminan los alimentos. Los químicos peligrosos aparecen en el mercado y son aplicados por mal manejo y desconocimiento. Sucede en varias zonas agrícolas del país, pero principalmente en Santa Cruz y Cochabamba.

La conclusión corresponde al encargado del Programa de Buenas Prácticas Agrícolas (Probupa) del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag), ingeniero Ramiro Blanco.

En Cochabamba, en algunos lugares del Valle Alto, Omereque e incluso Morochata se ha reportado un uso excesivo de plaguicidas; y en las zonas de producción de tomate en el valle de Saipina en Santa Cruz, según el informe de Blanco.

Se conoce que el glifosato es aplicado con la explicación de que mata todo tipo de plagas, utilizan mucho más en Santa Cruz, con fumigaciones desde un avión.

Blanco admite de los peligros de intoxicación en los consumidores de los alimentos producidos con los agroquímicos riesgosos, y que fue precisamente en base a ese diagnóstico que el Programa de Buenas Prácticas decidió revertir la peligrosa situación. Para este propósito, desde el lunes 12 hasta ayer, desarrolló un taller destinado al entrenamiento sobre el manejo integrado de plagas y el uso correcto de plaguicidas. Las instrucciones fueron para los técnicos del Senasag, del Programa de Ayuda a la Seguridad Alimentaria y para técnicos de la Empresa Municipal de Aseguramiento de la Producción Agroecológica, Emapa.

La idea es, dice Blanco, que todos los técnicos adiestrados ahora transfieran estos conocimientos a los agricultores y comercializadores, en talleres prácticos el próximo año.

En este taller desarrollado en campos del Instituto Tecnológico de Tarata, participaron 23 técnicos de siete departamentos del país: Cochabamba, Oruro, La Paz, Chuquisaca, Santa Cruz, Pando y Potosí.

En lo que se refiere a Cochabamba, los técnicos de las regionales en Cochabamba, como Valle Alto y Chapare, replicarán sus conocimientos a los agricultores, comercializadores y toda persona involucrada en la cadena del uso de plaguicidas.

Camacho, como organizador de los talleres de capacitación, anunció que otra actividad similar al de Cochabamba, se realizará la próxima semana -del 19 al 22- en Yapacaní (Santa Cruz). “Con este taller, tendríamos técnicos preparados en todo el territorio nacional, dispuestos a revertir la peligrosa práctica del uso indiscriminado de plaguicidas. El objetivo es mejorar las condiciones de vida de los bolivianos”, dice.

CONTRABANDO Camacho desconoce cuál es la forma de ingreso de los plaguicidas, pero presume que ingresa al país por contrabando “tal vez de Perú y Brasil”, señala.

El Programa prevé reducir los riesgos que implica el uso indiscriminado y excesivo de agroquímicos. El objetivo es reducir los riesgos en la salud de los agricultores, reducir el nivel de contaminantes químicos presentes en los alimentos, preservar el medio ambiente; suelo, tierras agrícolas y principalmente el recurso agua. “Mejorar las condiciones de vida de los agricultores y proveer a la población de alimentos sanos” es la meta.

El Glifosato.

Herbicida

El glifosato es herbicida, elimina malezas indeseables. Es aplicado en forma líquida sobre la hoja y es absorbido por ésta, para circular por la planta hasta la raíz, matando

a la planta en pocos días.

Daños

El popular �matatodo� y su uso indiscriminado y abusivo provoca contaminaciones en cultivos, suelos y ríos. Ocasiona una lenta pérdida de la biodiversidad. Peces e insectos, sufren alteraciones metabólicas. También hay sospechas de afecciones a los humanos.

Los auspiciantes

El taller en Tarata fue auspiciado por Plaguicidas Bolivia, la Asociación Boliviana Proveedores de Insumos Agrícolas; el Senasag y el municipio. Fueron instructores: Juan Carlos Almanza (de Plagbol) en el Manejo integrado de plagas y José Aguirre, consultor argentino, en el uso correcto de plaguicidas.

Plaguicidas solución al principio, intoxicación al final

Muchos años atrás los plaguicidas surgían como una solución para el mercado mundial de producción de alimentos donde la demanda de éstos era cada vez mayor. Hoy en día se vislumbra un panorama muy distinto: el uso indiscriminado de estos químicos ha dejado altas tasas de intoxicación en el mundo y ha puesto en riesgo la seguridad y soberanía alimentaria de los pueblos, advierte Plaguicidas Bolivia Plagbol, en su página web.

La creciente amenaza de los cultivos transgénicos y la promoción de insumos netamente químicos por parte de algunos gobiernos no hacen más que agravar esta situación, continúa.

La problemática del uso y manejo de plaguicidas no es tomada en cuenta con la importancia que se debería. Si se hiciera un análisis un poco más profundo, se vería que el uso de plaguicidas ha generado una problemática reflejada en la economía de los productores, la exposición de la salud de los consumidores, las inadecuadas condiciones laborales de los agricultores, el incumplimiento de la normativa nacional e internacional y la contaminación del ambiente.

Por lo mencionado, es necesario mirar la problemática de los plaguicidas con una visión integral y crear espacios de diálogo e intercambio de experiencias para encontrar soluciones que sean saludables y sostenibles para todos y todas. Es con esa intención que la Fundación Plagbol junto con el Centro Boliviano de Estudios Multidisciplinarios (CEBEM) y la Red de Desarrollo Sostenible (REDESMA) llevaron a cabo el Foro Virtual “La situación de los plaguicidas en América Latina y El Caribe y su impacto en la salud y el ambiente en noviembre pasado”.

Con esta herramienta se buscó propiciar un espacio de diálogo y participación reflexiva entre los actores involucrados en esta problemática. El tema fue discutido entre organizaciones bolivianas, argentinas, colombianas, peruanas y ecuatorianas. 

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *