27 de diciembre de 2011 00:07 AM
Imprimir

Presión fiscal en el agro se mantuvo similar a la de 2010

URUGAUY : Recaudación llegaría a US$ 266,7: según Opypa.

La presión fiscal en el sector agropecuario se mantuvo similar a la del año pasado, pero la recaudación, descontando las devoluciones de impuestos a la exportación, aumentó 19,4% en 2011 y llegaría a US$ 266,7 millones; 43,3: más que en 2010.

La recaudación en el sector agropecuario por concepto de tributos pasaría en 2011 a US$ 266.8 millones de los US$ 223,4 millones de 2010, pero la presión fiscal se mantendría incambiada respecto al año anterior (6,5%), ya que se espera un aumento en el Producto Interno Bruto (PIB) levemente superior al del año pasado medido en dólares corrientes. Así lo estimó el trabajo “Recaudación y presión fiscal en el agro”, elaborado por Adrián Tambler y publicado en el Anuario 2011 de la Oficina de Programación y Política Agropecuaria (Opypa).

Durante gran parte del año el dólar mostró un precio más bajo que el año anterior, por lo que una buena parte del aumento nominal de la recaudación se explica por una caída en el tipo de cambio respecto a 2010 (el dólar cayó 3,4%, en promedio, a lo largo del año pasado, según establece el trabajo de Tambler.

El técnico de Opypa asegura en su informe que este año no ocurrieron modificaciones sustanciales en los tributos vigentes para el campo, aunque se manejaron diversas propuestas, como es el caso del Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales (ICIR) que se discute en el Parlamento.

El PIB agropecuario creció 3,8% este año -pese a la crisis internacional-, impulsado por los altos valores de las materias primas y para 2012 se prevé un aumento casi nulo que no superará el 0,4%, según Opypa.

En 2008 la presión fiscal sobre el sector agropecuario era de 6,8%, el mismo guarismo que en 2010, pero este año caería a 6,5% según calculó Tambler en su trabajo.

El análisis de Opypa asegura que es notoria la existencia de un aumento en los impuestos sobre la tierra (17,4% más que en 2010) y un incremento de los impuestos a la renta de 24%, como resultado de una mayor rentabilidad de los sectores que más contribuyen con estos tributos, establece el análisis de Opypa.

Por otro lado, se destaca que los tributos indirectos aumentaron 17,8%, principalmente debido a aumentos de IVA y el tributo municipal. Mientras tanto, habría caído el impuesto cobrado para mantener el sistema de “cajas negras” instaladas en la industria frigorífica, debido a una menor faena (se paga por cabeza faenada).

Tambler destacó en su trabajo que en el caso del IVA se contempla únicamente aquella porción del tributo que los productores no pueden descontar, en caso de los que pagan usando la opción de Imeba.

Las detracciones que pagan los cueros sin procesar cayeron 2,7% como consecuencia de menores valores de exportación de las posiciones arancelarias gravadas.

Según Opypa, el monto de la devolución de impuestos indirectos a las exportaciones del agro aumentó casi 20%, principalmente por el aumento en dólares de las exportaciones de algunos rubros como es el caso de carnes, lácteos y lana. En el trabajo no se considera el IRPF que paga el arrendador, que está vigente desde la última Reforma Tributaria.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *