27 de diciembre de 2011 17:15 PM
Imprimir

Exportación de mango en Paraguay: Desafíos y oportunidades

El mango abunda en Paraguay en estas épocas. El dulce alimento se encuentra en todas partes porque el suelo paraguayo es propicio e ideal para el cultivo de esta fruta tropical. Actualmente, se piensa en industrializar y exportar los frutos.

Asunción. Actualmente, el Ministerio de Agricultura y Ganadería, el de Industria y Comercio y la Red de Inversiones y Exportaciones (Rediex) se encuentran proyectando la compleja tarea de industrializar el mango para que pueda ser exportado, principalmente al mercado argentino.

Las trabas. Juan García Miró, titular de la Dirección de Extensión Agraria (DEAg), explicó que la principal traba consiste en las barreras sanitarias que impone la Argentina para importar esta fruta.

“El principal inconveniente para la exportación son las barreras sanitarias impuestas por Argentina, tiene mucho que ver con controles sanitarios”, manifestó Miró a tiempo de explicar que esto se produce porque la producción masiva del mango, como en todos los casos, puede transmitir enfermedades a las plantas.

El experto explicó que actualmente se está viendo la posibilidad de producir y “ordenar las cosas en la casa” para poder exportar.
A nivel masivo, esto podría realizarse en un plazo de tres años, aunque la Rediex anunció que para el 2012 se proyecta la exportación masiva desde el Departamento de Cordillera hacia el mercado argentino.

El experto costarricense, Manuel Jiménez Solano, contratado en el marco del proyecto denominado “Desarrollo del proceso de exportación de mango”, detectó que la principal traba para Paraguay es sanitaria, ya que los productores no logran mitigar el perjuicio que producen las moscas en el proceso de cultivo y procesamiento del fruto.

“En nuestro país se puede producir de todo, pero necesitamos disciplina, tecnología; el pequeño productor tiene derecho a acceder a tecnología, plan de recuperación de suelo, una buena variedad de semilla, buena asistencia técnica, y crédito a través de la banca pública y privada”, había dicho el ministro de Agricultura, Enzo Cardozo, el pasado 11 de noviembre durante la presentación de un estudio que daba a conocer las posibilidades de exportación en nuestro país.
García Miró afirmó que grosso modo, una planta de mango puede redituar G. 54.000 a cada productor, si se tiene en cuenta “que un árbol puede rendir un promedio de 450 frutas. Si se calculan 200 gramos cada fruta, son 90 kilos por planta. Instalada la industria, esta pagaría entre 600 y 800 guaraníes el kilo, de modo que cada árbol puede dar un ingreso a la familia de 54.000 guaraníes”.

Mango “paraguayo”. El mango que se encuentra “tirado” en casi todas partes es una variedad criolla, es un mango “paraguayo”.

“(Es una variedad), un ‘mango paraguayo’, es muy dulce, se adapta mejor al clima. Hay que mejorar el tamaño, la presentación. Con un mango injertado podemos tener una producción controlada en tres años. En este tipo de cultivos no necesitás que la planta sea grande sino solo interesa la producción”, dice García Miró.

“Primero es tener la producción, decidir qué variedad, cada uno es fanático de su variedad. Necesitamos acondicionar. El MAG tiene plan hortícola y frutícola, el mango es una alternativa. Ya logramos algo con el mburucuyá, pero no es consumo directo, está exportando como pulpa”, agregó.

El precio y la ganancia. “El precio del mango en Argentina es el doble de lo que se está pagando acá. No es un producto de consumo directo. Va a depender mucho de cómo hacemos en plan con los productores. La gente no quiere esperar. Le decís a la gente en tres años y hay que convencerle, con parcelas, charlas. Ese es el gran desafío y está a nuestro cargo”, concluyó afirmando el especialista. 

Está claro que la abundancia del mango es un privilegio para nuestro país y llegó la hora de empezar a dejar de desperdiciarlo para pensar en generar ganancias, variando los cultivos.

Usos y bondades. A continuación, citamos algunas de las virtudes y potenciales formas de uso del mango compiladas por el ingeniero agrónomo Caio Scavone y publicadas en este diario.

Tiene abundante vitamina A, proporciona al cuerpo carbohidratos, caloría, fibra, azúcares y un poco de grasa, pero todo en niveles que convienen a nuestras necesidades. La gente tiene la costumbre de hacer comentarios en contra por la posibilidad de sus azúcares, que puede hacer subir de peso a las personas.

El problema ocurre cuando se la consume en gran cantidad. Hay que acordarse de que la vitamina A colabora enormemente a mantener la buena visión; sus fibras ayudan al sistema digestivo, es factor de crecimiento en los niños, favorece cuantiosamente a mantener una piel sana y resplandeciente, y el mango impide que aparezcan células cancerígenas.

Es igualmente laxante, vigorizante y diurético. Su carozo molido se usa para calmar el asma y la diarrea. Constituye un gran aliado alimenticio para todo tipo de animal, cuidando siempre los atoramientos que las semillas pueden causar.

No produce colesterol. Un comentario aparte se merece el mango, que en materia de colesterol no tiene absolutamente nada; su grasa es ínfima (0,5 gramos por cada 100 de su pulpa), 17 g de carbohidratos y unos 15 gramos de azúcares. Contiene calcio, fósforo, hierro, vitamina C, vitamina B y sus complejos.

Se lo puede consumir de manera natural o en forma de jugo, que se consigue pelando la fruta (las variedades sin fibra pueden colarse con la cáscara), se separa el carozo y se licua con agua al que puede agregarse un poco de jugo de naranja o de limón.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *