27 de diciembre de 2011 17:18 PM
Imprimir

Producción silvopastoril en el sur

PARAGUAY : La Dirección de Fomento Forestal del Instituto Forestal Nacional (Infona) organizó una jornada de campo sobre silvopastura en la Estancia Las Juanitas, ubicada en el distrito General Delgado, del departamento de Itapúa. Los temas abordados fueron las plantaciones forestales en sistemas silvopastoriles y la experiencia del establecimiento. El evento se desarrolló el pasado 20 de octubre y reunió a numerosos productores de la zona, profesionales, representantes de cooperativas de producción, empresas forestales, de maquinarias, entre otros.

 

La titular de la Dirección Fomento Forestal del Infona, ingeniera forestal Marta Álvarez, afirmó que desarrollan una serie de jornadas de capacitación, para mostrar a los productores el negocio de las plantaciones forestales como un rubro de producción. Para llevar a cabo estas actividades establecieron alianzas con empresas privadas como la Estancia Las Juanitas, que viene desarrollando con éxito la actividad. “Buscamos demostrar las ventajas sociales, económicas y ambientales que tienen las plantaciones consorciada ganadería”, expresó.

Manifestó que el Instituto Forestal Nacional ofrece asesoramiento y asistencia técnica, mediante sus profesionales a los productores interesados en este sistema de producción. También orientan en el aspecto financiero, para acceder a créditos acordes al negocio.
La institución cuenta con su vivero forestal central, en la cuidad de San Lorenzo. También en sus centros forestales y oficinas regionales, que están ubicados en diferentes puntos del país. Producen plantínes a partir de semillas para proveer a los productores, como Eucalyptus, Pino, Grevillea, Paraíso, entre otras variedades de especies nativas y exóticas.

Ángel Ayala, responsable de Estancia Las Juanitas.Ángel Ayala, responsable de Estancia Las Juanitas.

La Estancia Las Juanitas S.A. es una empresa familiar con 38 años en experiencia en el sector agropecuario. Cuenta con una superficie total de 2.100 hectáreas, de las cuales tienen 200 hectáreas de bosques nativos en condiciones naturales. El proyecto de los propietarios es reforestar la totalidad del área del establecimiento. El ingeniero Ángel Ayala, responsable de la estancia comentó que inicialmente se dedicaban exclusivamente a la producción ganadera extensiva. En la actualidad desarrollan la actividad forestal con la ganadería intensiva. El proceso de transformación al sistema silvopastoril se inició hace unos cuatro años.

Agra con plantines clonados.Agra con plantines clonados.

Manifestó que tienen unas 400 hectáreas de bosques implantados, de los cuales en un 50% se implementó el sistema silvopastoril. “En el resto todavía estamos trabajando para establecer esta explotación en la totalidad del área. Nuestro objetivo también es obtener materia prima para producir madera aserrada”, expresó.

Stand de Kurosu.Stand de Kurosu.

Afirmó que actualmente ya están comercializando el producto de raleos de las plantaciones forestales, en forma de leña a algunas fábricas, lo que es importante porque ayuda a sostener la producción forestal. Resaltó que en el lugar trabajan con 1.500 cabezas de ganado, en su mayoría de la raza Brangus. El establecimiento tiene suelos muy planos, arcillosos, con retención de agua, lo que obliga a hacer drenajes, canalizaciones y mejorar las condiciones para los cultivos.

Presencia de Visión Banco.Presencia de Visión Banco.

En pasturas, hace tres años iniciaron un programa de implantación para la formación de pasturas y trabajan con variedades de Brachiarias. En el aspecto reproductivo, realizan inseminación artificial y utilizan material genético de empresas reconocidas en el país. Disponen de un programa sanitario que es llevado a cabo por un profesional y tienen la asistencia técnica de un consultor que hace la planificación mensual y control de ejecución de las actividades.

La terminación del ganado es realizada en la misma estancia con engorde intensivo. Para la nutrición de los animales también utilizan forrajes de sorgo, maíz y pasto camerún que son conservados en silo bolsa, además de la suplementación con forrajes concentrados y una mineralización. La estancia produce unos 500 novillos y termina los animales de dos años de edad con un promedio de 420 kilogramos. Comercializan en estancias y frigoríficos de Encarnación y Asunción. “En la explotación silvopastoril, tuvimos una muy buena experiencia con la terminación de unas vacas, que tuvieron un muy buen desarrollo en pleno invierno.

Marta Álvarez, profesional del Infona.Marta Álvarez, profesional del Infona.

Alcanzamos un promedio de crecimiento de hasta 500 gramos por día, que para nosotros en las condiciones naturales de nuestro campo es todo un éxito. Este fue el resultado más valioso que tuvimos en la terminación de ganado”, dijo.

El objetivo de esta empresa es implantar unas 150 hectáreas de Eucalyptus por año, hasta completar una superficie total de aproximadamente unas 1.800 hectáreas de reforestación. “Estamos firmes en la decisión de instalar totalmente la silvopastura, con aplicación de tecnología, para mejorar la productividad, con implantación de pasturas, pastoreo rotativo intensivo y los cultivos forestales”, resaltó.

Participantes escuchan atentamente las explicaciones técnicas.Participantes escuchan atentamente las explicaciones técnicas.

El día de campo contó con el apoyo de Visión Banco y la participación de algunas empresas que ofrecieron la tecnología que disponen para facilitar el desarrollo de la actividad, como Kurosu & Cía. con maquinarias y lubricantes John Deere, AGRA con la producción de clones de especies forestales y Setac S.R.L. con sus productos. El evento contó con la presencia de más de 100 participantes de la zona.

Plantación forestal y el sistema silvopastoril
Durante la jornada de campo se realizaron visitas guiadas a áreas de plantaciones con sistema de silvopastura, donde se realizó una charla sobre los antecedentes de la plantación y el uso actual de la tierra, además de la silvopastura, sus objetivos, los productos que permite obtener y sus ventajas.

En la primera parada, el ingeniero forestal Julio Britos, técnico del Infona afirmó que el terreno en los inicios era anegadizo, inundable, sin ningún tipo de producción. El propietario de la estancia optó por plantar árboles en el lugar. En la actualidad la plantación tiene 10 años y desde hace unos 6 años ya extraen leña y carbón de las plantaciones. En todo este tiempo sacaron aproximadamente de 5 novillos por cada hectárea.

Julio Britos, técnico del Infona.Julio Britos, técnico del Infona.

Manifestó que la silvopastura se implementó en una superficie de 400 hectáreas. La siembra inicial fue de 1.600 plantas por hectárea y actualmente queda en 500 árboles por hectárea, lo que significaría un total de alrededor de 200 mil árboles de Eucalyptus grandis. “Ya fueron sacados un promedio de 1.100 árboles por hectárea, lo que redunda en un beneficio económico muy significativo. Además de ventajas que ofrece el ganado vacuno que se desarrolla en ese campo”, agregó.

Comentó que subestimando el valor de cada árbol, se puede vender a 100 mil guaraníes cada uno, lo que permitiría alcanzar unos 20 mil millones de guaraníes. “Si estas tierras se hubieran comercializado, en su estado inicial, su valor hubiera sido de 3 millones de guaraníes por hectárea. Esta es la ventaja que ofrece la actividad forestal a la persona que quiere apostar por el país”, expresó.

Durante su presentación afirmó que la silvopastura es la presencia de ganado dentro de una masa forestal. De manera tradicional los campos de pastoreo son a campo abierto, pero la tendencia actual es tener el ganado en el bosque. Este enfoque actual ofrece un microclima beneficioso, que es generado por la presencia del ganado y plantaciones forestales.

El profesional recordó que anteriormente el productor cultivaba árboles para obtener una masa forestal homogénea, pero a medida que se desarrollaban los árboles también se observó que en el suelo se desarrollaban las gramíneas. De esta manera para paliar la agresividad de los pastos, se introdujo el ganado en el bosque. Esta situación permitió acceder a importantes ventajas, como la disminución de la competencia de nutrientes que tiene el pasto con el árbol, ganancia de peso vivo del ganado, disminución de riesgos de incendios, entre otras.

Realizaron plantaciones de la especie Eucalyptus grandis, cuyo objetivo principal es la utilización racional del potencial del suelo, además de lograr una masa homogénea que a futuro tendrá mercado para leña. Al tercer año en estas plantaciones se observaron el crecimiento de pastos naturales y se introdujo el ganado. Con esta reforestación los propietarios tuvieron los beneficios de la Ley 536 de Fomento de la Forestación y Reforestación, que ofrece incentivos para los productores. Comentó que el suelo tiene un potencial estable por cada tipo de suelo, que en nuestro medio esto es subestimado. “Con la silvopastura se optimiza la producción, con árboles y ganado, además se puede tener otros rubros como banana y piña, apicultura, entre otros”, dijo.

El ingeniero Britos resaltó que este sistema de producción permite la obtención de productos intermedios como la carne, el cuero, leche, queso, miel de abeja, carbón, leña y la madera, que también tienen un atractivo económico importante en el mercado a nivel local e internacional.

Entre otros beneficios que ofrece silvopastura, destacó su sostenibilidad y la generación de mano de obra y de productos apreciados por el mercado. El bosque tiene un microclima adecuado de alrededor de 24 ºC, que permite un mejor uso de la energía del animal y ganancia de peso. También disminuye hasta un 70% la velocidad del viento, reduce el nivel de evapotranspiración y permite que el agua sea aprovechada por microorganismos, pasto y por los árboles para el beneficio del ganado y del productor. Comentó además que el manejo del sistema silvopastoril genera mayor volumen de biomasa y mayor tiempo de pastoreo de los animales. El técnico agregó que la silvopastura requiere hasta 8 veces más mano de obra que la ganadería tradicional.

Preparación de suelo para plantaciones.Preparación de suelo para plantaciones.

Finalmente, mencionó que existen varios tabúes respecto al uso de Eucalyptus. “Frecuentemente escuchamos que la gente no planta Eucalyptus porque se dice que consume mucha agua, seca pozos y tajamares. Hay trabajos de investigaciones que demuestran que el Eucalyptus consume 0,66 metros cúbicos (660 litros) de agua por cada tonelada que crece, versus el trigo que consume 1.600 litros por cada tonelada que crece”, expresó.

Experiencias de la Estancia Las Juanitas
El ingeniero forestal Romano Diel, director de Emprendimientos Forestales S.R.L. y consultor técnico de la Estancia Las Juanitas, compartió con los productores la experiencia del establecimiento en la plantación forestal en terrenos marginales. Durante su exposición afirmó que el primer paso es realizar la planificación y la preparación del terreno, hacer canalizaciones, caminos, y logística, que son aspectos importantes, porque en el futuro se tendrá que extraer alrededor de 400 toneladas por hectárea. Luego se realizan las operaciones de preparo de suelo, que tiene varias modalidades. Para las condiciones especificas de la estancia, terrenos bajos, naturales, con cierta humedad, se recomendó el uso de una rastra pesada, un subsolado profundo, nuevamente la rastra, el taipeado y la plantación. Recomendó los cuidados fitosanitarios para control de plagas, como hormigas, langostas, termitas subterraneas y otras. En este aspecto, comentó que hay que identificar el tipo de plagas que existe en el lugar donde se pretende instalar la plantación. En el caso de la Estancia Las Juanitas la principal plaga fue la hormiga. El manejo incluyó además la limpieza con herbicidas y la aplicación de pre-emergentes.

Romano Diel, director de Emprendimientos Forestales.Romano Diel, director de Emprendimientos Forestales.

Comentó que es importante considerar las condiciones de precipitación en la zona antes de la siembra de la plántulas, además humedad y la temperatura. Utilizar plantines a partir de semillas o de clones de buena calidad, de la especie adecuada a los objetivos, cuidando la densidad y el espaciamiento.

Después de una buena plantación, en este caso de Eucaliptus Uro grandis, se efectúa la fertilización y se analiza si la necesidad de un replante. Mencionó que en la estancia se llegó a hacer una pequeña reposición de plántulas. Posteriormente realizaron un mantenimiento, cuyo objetivo es que las malezas no se conviertan en competencia para las plantas. Esto requiere de un control mecánico o químico, con productos adecuados para el tipo de malezas que se desarrolla en el campo.

El consultor explicó que en el momento en que las plantas llegan a los 90 cm, la franja verde se mantiene con gramíneas y se fomenta su un buen desarrollo. Esta etapa de mantenimiento va hasta el final de ciclo de las plantas. Paralelamente, si el objetivo es madera sólida, se deben desarrollar todas las operaciones de poda y raleo.

“Hicimos todas las operaciones bajo criterios técnicos para lograr el objetivo del propietario de este campo, que es la reforestación con ganadería. Donde en el futuro pueda manejar su reforestación y cuente con la materia prima para un aserradero. También, en ese trayecto para que se pueda ir respaldando los costos de las reforestaciones. Esta actividad tiene su costo durante los 10 y 15 años de manejo de las plantaciones, pero la ganadería y los productos de los raleos permiten que uno vaya teniendo ingresos para solventar los gastos”, dijo.

En cuanto al costo de producción, el ingeniero Romano Diel manifestó que se manejan varios montos en el mercado, pero si se pretende realizar dentro de las técnicas apropiadas, con corrección de suelo, de pH, fertilizaciones y apuntando a resultados positivos en 12 años, se estima unos 1.300 dólares por hectárea en el primer año. Después se tiene las inversiones de mantenimiento y manejo. “El precio varía según la intensificación del manejo. En el caso de esta estancia, la ganadería será un ahorro en mantenimiento, porque el animal va a manejar la pastura”, destacó.

En el segundo y tercer año de las plantaciones tendrían un costo cercano a 400 dólares por hectárea. En los próximos años los gastos van descendiendo, hasta 150 dólares por hectárea hasta el final de periodo. En la Estancia Las Juanitas, el final del periodo de las plantaciones sería 12 y 15 años, por su condición de campo natural. “De cualquier manera, en la cosecha forestal también depende de las necesidades del propietario. Hoy en este campo un arbolito que tenga 5 o 6 cm de diámetros ya tiene mercado como leña”, agregó.

El profesional resaltó que concepto silvopastoril es extraer el máximo provecho de la reforestación y de la ganadería. Sugirió que si el pasto llega a observarse muy castigado, se intensifique el raleo de los árboles, para que la ganadería pueda seguir siendo viable. Son múltiples los factores que intervienen en el desarrollo de la actividad forestal y cada zona tiene un manejo adecuado a las diversas condiciones.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *