28 de diciembre de 2011 10:33 AM
Imprimir

Prevén una capacidad instalada de biodiesel de 3,2 M de toneladas en 2012

Con el cierre del 2011, se cumplen 5 años del comienzo de la actividad en escala comercial del biodiesel en Argentina. En ese momento el país contaba con una incipiente industria de Biodiesel, la cual ha alcanzado un enorme crecimiento posicionada como cuarta productora y primer exportadora mundial, con más de 28 plantas elaboradoras de […]

Con el cierre del 2011, se cumplen 5 años del comienzo de la actividad en escala comercial del biodiesel en Argentina. En ese momento el país contaba con una incipiente industria de Biodiesel, la cual ha alcanzado un enorme crecimiento posicionada como cuarta productora y primer exportadora mundial, con más de 28 plantas elaboradoras de biodiesel en todo el país, producto de más de u$s900 M en inversiones realizadas a la fecha.

Desde el año pasado en que se instaurara el corte obligatorio de gasoil con biodiesel (primero al 5%, pasando al 7% en septiembre), este biocombustible pasó a integrar la matriz energética nacional, como una alternativa de energía renovable de producción local al consumo de gasoil.

La industria argentina de biodiesel, que desde sus comienzos en 2007 estableció su estructura basada en los mercados externos y en el 2009 ya estaba posicionada como el primer exportador mundial, pudo abastecer esta nueva demanda interna sin perder el liderazgo como exportador a nivel mundial.

En el pasado 2010 se exportaron 1,35 millones de toneladas por un valor superior a los 1.200 millones de dólares, mientras que para el año 2011 se estima poder exportar un valor superior a los 1,6 millones de toneladas por un valor superior a los u$s1.900 M.

Esto es “agregado de valor a nuestra producción de soja”, con mano de obra Argentina, ya que la industria cuenta hasta hoy con la generación de más de 6.000 nuevos puestos de trabajo entre directos e indirectos y la utilización de más de 1.500 trabajadores en la construcción de nuestras instalaciones”, expresó Fernando Peláez, presidente de la Cámara Argentina de Biocombustibles.

En cuanto al mercado interno, se destinaron el pasado año unas 500.000 toneladas, y este año se estiman serán consumidas 800.000 toneladas de biodiesel a nivel local, lo que proyecta la producción anual de biodiesel de Argentina en 2,4 millones de toneladas.

Este volumen representa su equivalente a bajar la dependencia de las crecientes necesidades de importación de gasoil, con un producto renovable, 100% nacional, producido con materia prima y mano de obra local; diversificar la matriz energética con un producto que ayude a mitigar los efectos sobre el calentamiento global que provocan los gases efectos invernaderos; ampliar la cantidad de países a los que se exporta subproductos del complejo sojero argentino (granos-harina proteica-aceite) y bajar la dependencia particularmente de China, como principal país importador de granos y aceite; y ampliar la gama de productos exportados con valor agregado nacional, ya que el principal sub-producto de la producción del biodiesel (glicerina), se exporta a más de diez países en su forma “cruda” o grado “farmacéutico”. Se estima que en el 2011 se exportará glicerina (en cualquiera de sus formas) por unas 220.000 toneladas, alcanzando un valor de u$s90 M.

Ante esto, las industrias nucleadas en Carbio continúan invirtiendo con el fin de incrementar la participación y aporte del biodiesel en la matriz energética nacional.

En este 2011 se han inaugurado nuevas plantas y se comenzaron proyectos de construcción y ampliación de capacidad, como así también en control y aseguramiento de la calidad que llevarán a la Argentina a contar con una capacidad instalada cercana a las 3,2 millones de toneladas para el año 2012.

Todo esto no hace más que sostener la posición exportadora, garantizar la provisión de biodiesel al mercado local para abastecer el actual nivel de corte, y acompañar cualquier aumento necesario que disponga el gobierno para cubrir la creciente demanda de combustible.

En este sentido y sumando a estas inversiones, desde Carbio se están realizando distintos ensayos con mezclas al 10% de biodiesel en automotores y 20% en transporte pesado, con la convicción de que este biocombustible es una alternativa renovable y viable para continuar incorporando a la matriz energética nacional.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *