28 de diciembre de 2011 22:41 PM
Imprimir

Embajada sabía de ingreso ilegal de animales de Paraguay a la Argentina

PARAGUAY : En una carta remitida ya en octubre de este año al embajador argentino ante Paraguay, Rafael Romá, ya se advertía del uso del Parque Nacional Pilcomayo, de la provincia de Formosa, por parte de abigeos para el ingreso ilegal a la Argentina de animales sustraídos de Paraguay. Pese a esto sigue el robo de ganado de estancias de Paraguay para meterlo a territorio argentino.

Directivos de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), Regional General José Bruguez, enviaron al embajador argentino Rafael Romá una carta fechada el 14 de octubre del corriente año que termina.   

La misiva está firmada por el ingeniero Juan R. Cáceres, presidente, y el doctor Pedro Insfrán, como secretario de la ARP-Regional. En la misma se hace referencia incluso a una charla anterior mantenida con el diplomático (Romá) ya en julio de este año, destacando la problemática por el auge del abigeato en territorio paraguayo sobre la ribera del Río Pilcomayo y el posterior “tras-

lado de los animales al territorio argentino, a través del Parque Nacional Pilcomayo, a la altura de la ciudad de Laguna Blanca, Provincia de Formosa”.

Menciona además que se dejó en poder del embajador (ya en el mes de julio) un mapa indicando todos los pasos del lado paraguayo utilizados por los cuatreros, que en todos los casos tenían una entrada al lado argentino, exclusivamente en el citado parque nacional, que posee una extensión de 45.000 hectáreas.

Expresa la carta que (al momento de remitirla, en octubre pasado), lejos de disminuir el robo de animales, el mismo ha ido en aumento.

Siguió en agosto y setiembre

La ARP-Regional General Bruguez afirma que en los meses de agosto y setiembre de este año se dieron varios casos de abigeato en varios establecimientos paraguayos y todos con el mismo “modus operandi”, es decir, el uso del Parque Nacional Pilcomayo, ubicado en Formosa, para el tránsito de vacunos paraguayos robados.   

 Se menciona más exactamente el caso de aproximadamente diez vacunos sustraídos del establecimiento “Rancho Alegre”, administrado por el ex titular de la ARP, Alberto Soljancic.   

Se relata además otro caso ocurrido en la misma estancia en octubre pasado cuando los cuatreros son sorprendido en plena tarea de arreo de unos 90 animales y que luego del enfrentamiento y persecución por parte de la seguridad de la estancia, los delincuentes se dieron a la fuga.

Continúa hasta ahora  

Aun con todos estos antecedentes, la semana pasada el “Rancho Alegre” volvió a sufrir la sustracción de otros cuatro animales siguiendo siempre el camino hacia el Parque Nacional Pilcomayo, confirmándose que el cuatrerismo y el ingreso ilegal de animales paraguayos hacia la Argentina siguen tan campantes y con “muy buena salud”.

 Aun con aftosa  

Como puede verse, aun después de que Paraguay declarara el foco de fiebre aftosa el pasado 18 de setiembre en el departamento de San Pedro, continuó el tráfico ilegal de animales de nuestro país hacia la Argentina debido a la permeabilidad y la falta de control en dicha zona fronteriza, lo que posibilita y facilita el actuar de los cuatreros.

 A la vista del actual estatus sanitario del Paraguay, que perdió la calificación de país libre de fiebre aftosa, la Regional General Bruguez de la Asociación Rural del Paraguay ha puesto en conocimiento del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa) de Paraguay todo cuanto ha sucedido, a los efectos de deslindar responsabilidades.

Las autoridades argentinas deberían reforzar los controles en dicha zona fronteriza

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *