30 de diciembre de 2011 11:30 AM
Imprimir

La drástica reforma de la PAC y la “crisis del pepino” marcaron el año que termina

ESPAÑA : Otro detalle destacado es el hundimiento del mercado hortofrutícola.

Una drástica propuesta de reforma de la Política Agraria Común (PAC) para el período 2014-2020 y la ‘crisis del pepino’ que motivó el hundimiento del mercado hortofrutícola han marcado el ejercicio de 2011, un ‘annus horribilis’ además para los productores de leche y aceite de oliva por la baja rentabilidad. La clave del futuro, la reforma presentada en octubre por la Comisión Europea.

La reforma propuesta aboga por una agricultura más ‘verde’ y un reparto más equitativo de las ayudas entre regiones europeas, pero propone un nuevo sistema de subvenciones por tramos que sustituirá a las ‘ayudas históricas’, muy deslegitimadas.

 

Las organizaciones agrarias han rechazado de plano esta propuesta, porque plantea recortes de las ayudas entre el 11 y 13% y mayores condicionantes ambientales, “se enreda” en definiciones -como la del “agricultor activo”- y trae al campo más complejidad y burocracia. España se juega mucho en esta negociación, como segundo perceptor de fondos agrícolas (6.090 millones) y tercero en partidas de desarrollo rural (1.562 millones), ayudas que serán las últimas que retornarán de Europa tras la pérdida progresiva de fondos de cohesión.

 

 La crisis de la bacteria “E. coli”, surgida en Hamburgo en mayo, ocasionó pérdidas millonarias a los exportadores hortofrutícolas -incluida una “nefasta” campaña de fruta de hueso-, compensadas sólo parcialmente con ayudas comunitarias y las campañas de promoción, a las que se sumaron los ataques contra camiones españoles de frutas y hortalizas en la frontera con Francia.

 

En el caso de la leche, el 1 de abril se aprobaba el decreto español sobre contratos homologados en un escenario de crisis de rentabilidad y los precios en origen más bajos de toda la Unión Europea.

 

Ya en diciembre, la Parlamento y el Consejo de la Unión Europea lograban el acuerdo europeo sobre el “paquete lácteo”, aunque no se espera que su aplicación llegue antes del último trimestre de 2012. Por su parte, muchos viticultores tampoco han cubierto costes durante esta vendimia (que se saldó entre 36,5-37 millones de hectolitros, un 10 % menos), a pesar del auge de la exportación, que ha llegado a ser de un 50% en graneles.

 

España se consolidó en 2011 como país “imbatible” en producción y exportación de aceite de oliva, pero el sector se vio lastrado por el escaso valor del producto, motivado en parte por la ventas “low cost” de la distribución comercial y sus cada vez más pujantes marcas blancas.

 

Tras meses de presiones, llegaba en el último trimestre del año la activación del almacenamiento privado, que permitió retirar en dos meses 44.045 toneladas de aceite de oliva virgen -lejos de las 100.000 toneladas que la Comisión permitía, con una compensación máxima de 1,3 euros por tonelada y día-, pero no la ansiada recuperación de precios.

 

La crisis y los altos precios de las materias primas destinadas a alimentación animal han limitado la rentabilidad de los diferentes sectores ganaderos e incidido en el consumo interno, lo que ha provocado que se recurra más a las exportaciones.

El ejercicio también estuvo marcado por las investigaciones de Defensa de la Competencia contra supuestos pactos de fijación de precios en el mercado de la uva y mosto de Jerez y de la uva en Valdepeñas, contra varias asociaciones de la industria cárnica y la patronal de conservas de pescados y mariscos, entre otras.

 

Además, el Gobierno puso en situación de “prealerta” a unos 1.170 agentes de las Unidades de Reserva de la Guardia Civil en el marco del nuevo plan de Interior contra los robos en instalaciones agrícolas y ganaderas, integró el Régimen Especial Agrario en el General de la Seguridad Social y sacó adelante la ley de titularidad compartida de las explotaciones agrícolas.

 

En materia hídrica, el Tribunal Constitucional (TC) declaraba inconstitucionales y nulas las competencias regionales que se arrogaban los estatutos autonómicos de Castilla y León, y Andalucía sobre las cuencas del Duero y del Guadalquivir en un año con pocos avances en planificación hidrológica. Se produjeron avances en la aplicación de los Programas de Desarrollo Rural Sostenible y se aprobaron algunos planes de zona, pero el adelanto electoral “echó por tierra” todos los esfuerzos del sector agrario por contar con una Ley de medidas para la mejora del funcionamiento de la cadena agroalimentaria. El sector agroalimentario plantó cara a la crisis, que afrontó mejor que otros ámbitos económicos, y se volcó en la exportación y la internacionalización en 2011, un capítulo en el que brilló con luz propia mostrando su fortaleza y dinamismo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *