30 de diciembre de 2011 11:13 AM
Imprimir

La UNLPam frenó la intención de Romero de tener dos cargos

LA PAMPA : El Consejo Superior rechazó ayer el pedido que había formulado el decano de la Facultad de Ciencias Veterinarias, José María Romero, para continuar en ese cargo a pesar de ingresar en un caso de incompatibilidad, dado que fue designado en la vicepresidencia del Senasa. La decisión generó un ríspido debate en el seno del máximo órgano de gobierno de la Universidad Nacional de La Pampa.

El decano de Veterinarias fue puesto en funciones como segundo del Senasa la semana pasada, durante un acto realizado en el Ministerio de Agricultura de la Nación. Su función en el gobierno requiere de una dedicación full time, del mismo modo que su gestión en el Decanato. En este último caso, el propio estatuto de la UNLPam lo exige.
Por ese motivo, la agrupación Universidad Amplia (UA), que gobierna en el Rectorado y en tres facultades, y las agrupaciones estudiantiles EPEC, Universidad Pública, Franja Morada y Miles, se manifestaron en contra del pedido de Romero. En cambio, la agrupación que él integra, Universidad Federal (UF), respaldó su solicitud, pero quedó en minoría.

Retirada.
La discusión se llevó a cabo ayer, a las 18, en el tercer piso de Gil 353. Fue durante una sesión extraordinaria convocada justamente para analizar el pedido del decano, quien no participó de la reunión y fue representado por el vicedecano de su facultad, Guillermo Meglia. En el recinto estaban veintitrés de los veinticuatro consejeros. UF decidió pedir que el tema pasara a comisión, con lo cual recién se lo discutiría en febrero, tras el receso veraniego.
Sin embargo, el oficialismo se opuso a esa pretensión y realizó otra moción. Pidió que el cuerpo se conformara en comisión ahí mismo para analizarlo y ponerlo a votación en la misma tarde. Luego de un acalorado debate, en el que las partes no llegaron a un acuerdo, ganó la posición oficialista (13 votos contra 10). Entonces, nueve de los opositores se fueron del recinto, entre ellos el vicedecano de Veterinarias y los decanos de Ingeniería y Ciencias Exactas y Naturales.
El único de los opositores que se quedó y participó del debate de la comisión fue Rubén Bongianino, un docente de Ingeniería. Más tarde, cuando el cuerpo retomó la sesión para votar, pidió abstenerse, mientras los otros 13 consejeros votaban por el rechazo del polémico pedido de Romero.

Licencia.
La sesión fue presidida por el rector de la UNLPam, Sergio Baudino, quien se mostró sorprendido por la actitud de los consejeros que dejaron sus bancas. Además cuestionó la posición opositora que, primero apoyó el pedido de Romero, pero luego intentó enfriarlo, al pasarlo a comisión hasta el año próximo.
En cuanto a la situación del decano, el rector manifestó que no era la intención de UA forzar su renuncia, sino evitar la violación del Estatuto de la Universidad, que desde la reforma de 1997 establece que un decano debe dedicarse en forma exclusiva a esa tarea. Además explicó que Romero no debe renunciar para poder ocupar su cargo en el Senasa, pues alcanzaría con que solicitara una licencia en su cargo de decano por el tiempo que le demande la función en el gobierno nacional.
La propuesta que formuló el decano de Veterinarias -desde lo formal fue elevada por el vicedecano- era que se le permitiera continuar frente al decanato, disminuyendo su dedicación de exclusiva a simple -es decir, reducirla de 40 a 10 horas- y sin percibir su sueldo como autoridad universitaria. “Esto contradice una regulación expresa del Estatuto, en su artículo 109”, argumentó Baudino.

Deberes de funcionario.
El rector recordó que todos los miembros del Consejo Superior deben cumplir el estatuto y están obligados a hacerlo cumplir. “El no cumplimiento del estatuto entra en la zona del no cumplimiento de los deberes de funcionario público, que está previsto como un delito en el Código Penal. Por eso no se podía esperar hasta febrero”, añadió.
Desde el oficialismo creen que la situación de incompatibilidad en la que ingresó Romero debe zanjarla el Consejo Directivo de Veterinarias. Incluso sostienen que el pedido que emanado desde esa facultad fue improcedente, porque era el Directivo el que debía solucionar el entuerto y no el Superior, que, en todo caso, puede intervenir como un tribunal de alzada en caso que alguna de las partes recurra la decisión del cuerpo colegiado de la facultad.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *