31 de diciembre de 2011 11:19 AM
Imprimir

Baggio: “Vamos a tener problema con el ganado para la exportación”

El empresario ganadero local, Alejandro Baggio, vaticina que en 2012 las perspectivas para la actividad serán buenas, pero siempre dependerá de las decisiones que tome el Gobierno Nacional de abrir las exportaciones y los frigoríficos tengan su cuota para poder exportar.

Con una creciente demanda de carne en el mercado externo y una baja del consumo interno del producto por habitante, la industria cárnica deberá tener un gran espíritu de negociación con el Gobierno Nacional, que permitan llegar a acuerdos macros que posibilite una confianza mutua y se reactiven ciertos actores de la cadena.
Muchos productores durante el 2011 al no poder colocar su ganado de exportación tuvieron que mandar el novillo pesado con caravana de exportación al mercado de Liniers, estamos hablando de un producto de exportación que se terminó vendiendo para el consumo interno”, explicó Alejandro Baggio propietario de la Cabaña El Arranque.
“La liquidación de vientres bajó mucho pero tardará en reflejarse en la producción. Este año se está revirtiendo el ciclo de crianza de terneros y tal vez el año que viene el número siga aumentando. De todos modos la recuperación del stock ganadero será mucho más lenta. Se creía que íbamos a volver al stock que siempre tuvo el país en cuatro o cinco años, pero ahora se habla que para poder cumplir con ese objetivo se necesitarán entre 10 a 12 años”.
La demora en la recuperación del stock está sujeta a múltiples variables y la principal está en que los productores ganaderos comenzaron a priorizar la agricultura por la ganadería y el ganado se fue corriendo a zonas más marginales y los índices de procreo en los lugares marginales se reducen considerablemente con relación a la Pampa Húmeda.
“En la Cuenca del Salado en un año normal el índice de parición es del 80 por ciento en un rodeo y en el norte la parición es del 50 por ciento, pero y si es un año de seca los índices de parición empeoran aún más”, comparó Baggio.

En el departamento Gualeguaychú

Baggio es optimista y considera que siempre habrá lugar para que el pequeño y mediano productor ganadero siga sobreviviendo.
“Hay explotaciones que naturalmente son chicas y hay zonas del departamento donde lo único que se puede hacer es ganadería. Hay recortes de campo que no se pueden sembrar, sectores de montes, costas de arroyos, los campos bajos de Islas, donde la única opción es hacer ganadería”.
Al ser consultado de por qué Gualeguaychú en cinco años pasó de tener el primer stock ganadero a ocupar el tercer lugar después de Villaguay y La Paz, dijo que: “Esto se venía perfilando así porque somos el departamento que más hectáreas de soja sembramos es la contrapartida”.
El empresario destacó que el sector ganadero podrá mantener esta racha de los buenos precios, siempre y cuando no haya intromisión del gobierno y el productor “perciba el valor que realmente tiene que percibir por un ternero”.
Y agregó: “En la medida que el productor tenga un negocio que sea rentable, el recupero de la ganadería se irá dando naturalmente”.

Más dependencia a la exportación

Al bajar el consumo de carne per cápita a 53 kg por año y con tendencia a seguir decreciendo, la cadena cárnica necesitará de un mercado de exportación para poder seguir invirtiendo y sostener el empleo en el sector.
Según un informe de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra), el consumo de cortes vacunos volvió a registrar un descenso este año, al llegar a 53,8 kilogramos por habitante entre enero y octubre.
Los pollos y los cerdos les están ganando la carrera a las vacas en las preferencias de los consumidores argentinos.
“Deberíamos tener un saldo exportable y poder negociar entre la cadena cárnica y el Gobierno Nacional, la posibilidad de poder exportar los cuartos traseros y poder destinar los cuartos delanteros para el mercado interno, creo que se solucionaría bastante el problema de rentabilidad, donde los cortes tradicionales como el asado, el vació, el matambre quedaría en el mercado interno. De darse este acuerdo en la cadena de la carne el precio del producto podría llegar a bajar para el consumidor y ser más accesible”.
El empresario concluyó que las perspectivas para la “ganadería son muy buenas” al tiempo que aconsejó: “Hay que sacarse el traje de la confrontación y unir esfuerzos con el gobierno nacional para encontrar beneficios orientados al sector, resignando posiciones personales de las entidades del campo, actitud que también tendría que adoptar el Gobierno Nacional para el bien de todos”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *