2 de enero de 2012 10:08 AM
Imprimir

Paraguay cierra el 2011 con nueva sospecha de aftosa en San Pedro

Los animales de un establecimiento de San Pedro presentaron síntomas de fiebre aftosa que el Senacsa debe ahora analizar y confirmar si se trata o no de un nuevo foco.

El Poder Ejecutivo dio a conocer ayer el Decreto Nº 8143 por el cual se levanta la emergencia sanitaria declarada por el foco de fiebre aftosa detectado en setiembre de este año en la estancia “Santa Helena” de San Pedro. Sin embargo, en la víspera volvieron a aparecer síntomas de la enfermedad viral en el mismo departamento.

El país cierra el año con una nueva sospecha de fiebre aftosa, nuevamente en el departamento de San Pedro.

Las sospechas surgen apenas conocido el decreto presidencial por el cual se levantaba la emergencia sanitaria animal declarada el pasado 19 de setiembre, luego de que el Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa) confirmó el foco de fiebre aftosa en la estancia “Santa Helena”, administrada por el doctor Silfrido Baumgarten, presidente de la ARP-Regional San Pedro.

De acuerdo con los primeros reportes que se tienen, los animales con síntomas de aftosa fueron detectados en el establecimiento perteneciente a Gustavo Trugger, situado en la compañía Piri Puku del departamento de San Pedro.

Muestras laboratoriales

Autoridades del Senacsa señalaron que, recibida la información de un posible nuevo caso de foco aftósico en San Pedro, inmediatamente procedieron a la toma de muestras de sangre de los animales que serán analizados laboratorialmente.

Según los técnicos del servicio veterinario, los resultados estarán recién entre el lunes y martes de la semana que se inicia mañana, es decir que recién para entonces se podrá confirmar si efectivamente se trata de un nuevo brote de la enfermedad viral.

Si se llegara a confirmar el nuevo foco de aftosa, el Gobierno tendría que declarar inmediatamente, de nuevo, la emergencia sanitaria e iniciar de vuelta todo el proceso de control y contención del virus.

Cuantiosas pérdidas

La aparición de un nuevo foco de la temible enfermedad animal ahondaría la crisis desatada en setiembre pasado tras la declaración del primer brote de aftosa.

En dicha oportunidad la consecuencia primera fue la paralización total de las exportaciones de carne, lo que significó además la suspensión de actividades de las industrias frigoríficas con la consecuente cesación de aproximadamente 5.000 puestos de trabajo.

 Si bien el ingreso de divisas por exportación de carne este año no fue muy diferente a lo ingresado el año pasado (en  2010 fue de US$ 970 millones y este año se estima en US$ 900 millones), un nuevo foco de aftosa podría sí ya tener efectos mucho más nocivos dado que se tendrían que suspender nuevamente los envíos de productos cárnicos en época de mayor demanda. Especialmente a nuestro actual principal mercado que es Rusia, a donde se había logrado la autorización para exportar y de hecho las industrias estaban reactivando  para dicho mercado.

 En este momento el Senacsa tiene en su campo la difícil tarea de confirmar o rechazar el foco aftósico.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *