2 de enero de 2012 16:37 PM
Imprimir

El INTA creó un nuevo durazno

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) desarrolló una nueva variedad de durazno Rubyprince de buen tamaño de fruta, rendimiento y calidad, para consumo en fresco.

Esta variedad florece cuando las probabilidades de heladas disminuyen.

El grupo de propagación vegetal y mejoramiento del INTA San Pedro, Buenos Aires, presentó la variedad Rubyprince, destacada por su adecuada combinación de rendimiento y calidad de fruto, buen tamaño, pulpa amarilla, carozo parcialmente libre y una razonable resistencia al manipuleo.

Estas características posicionan al cultivo como una alternativa interesante para el mercado en fresco.

«Su desempeño fue muy bueno», dijo Gabriel Valentini, especialista en mejoramiento vegetal de esa unidad del INTA.

Explicó que «los frutos son de calibre medio a grande, con un peso promedio de 160 gramos. Su pulpa es de color amarillo, el carozo parcialmente libre y el color de fondo de la piel es amarillo con un 80 por ciento de sobrecolor rojo en la superficie».

Seleccionada luego de nueve años de evaluación, Rubyprince fue recientemente inscripta en el Instituto Nacional de Semillas -INASE- y su comercialización se realizará mediante los viveros de la zona.

Valentini expresó que «su introducción a nuestro país fue realizada mediante el programa de mejora genética del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos en Byron, Georgia.

El técnico subrayó la importancia de incorporar nuevos cultivares que aporten a la diversificación genética de esta fruta en la Argentina.

Precisó que «el foco del trabajo estuvo en obtener y seleccionar variedades que combinen rinde, calidad y buen comportamiento frente a los problemas sanitarios más comunes de la región».

La floración del nuevo cultivo se extiende durante los primeros 15 días de septiembre, aspecto importante debido a que en ese período es estadísticamente baja la probabilidad de heladas intensas y de larga duración en la región noreste de Buenos Aires.

En tanto, la cosecha se inicia a finales de noviembre y se extiende hasta mediados de diciembre, con un rendimiento medio de la planta adulta que ronda los 38 kilogramos de fruta comercial.

El durazno es una de las frutas de carozo más importantes del país y ocupa el cuarto lugar en índices de producción después de la manzana, la pera y la uva de mesa.

De acuerdo con un informe del Instituto de Desarrollo Rural (IDR) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Argentina posee la mayor superficie implantada con durazneros del hemisferio Sur.

La evaluación y selección de nuevas variedades y portainjertos de duraznero, nectarina y ciruelo se realizan para actualizar el espectro de cultivares adaptados a las condiciones del noreste de Buenos Aires.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *