2 de enero de 2012 20:44 PM
Imprimir

El mercado sube pero por razones no muy gratas

Los granos muestran subas realmente muy importantes, despegándose definitivamente de los pisos y tratando ahora de dilucidar si están para continuar al alza, o bien si se estacionan en estos pisos.

Entre un clima financiero algo más distendido y la preocupación climática Sudamericana, el resultado está a la vista: la soja se aproxima nuevamente a los 300 U$S/tt. Como si esto fuera poco, intempestivamente se viene un cambio en el régimen de comercialización de trigo en primera instancia, y de maíz luego que si bien se anunciaría el jueves de esta semana, ha generado subas descontando que implicará una mayor puja entre compradores.

Desandando un poco todo esto comencemos por ver que los mercados financieros están algo más relajados. Luego de que por un lado el Banco Central Europeo inyectara liquidez al sistema financiero, y por el otro el programa para evitar que los Estados Miembros de la Comunidad entren en déficits elevados, permitió que Italia colocara deuda a tasas considerablemente más bajas.

Por otro lado EEUU sigue mostrando datos macroeconómicos más sólidos, y especialmente referidos a la confianza del consumidor y al empleo. Este era el engranaje que la Reserva Federal estaba esperando se hechara a andar con gran intranquilidad. En agosto cuando a pesar de haber puesto toda la carne al asador los números no mostraban mejoras en este campo hubo gran preocupación, incluso exteriorizada por la autoridad monetaria Norteamericana.

En tanto China sigue siendo una gran incógnita, con su enorme poder de consumo interno y de maniobra en términos de intervención en el entramado productivo tiene al mismo tiempo todos los condimentos para estallar en una gran burbuja, así como para seguir manejando las variables y continuar creciendo a tasas más moderadas, pero dando respuestas a las inquietudes sociales que se hacen cada vez más evidentes. Especialmente por las quejas de los habitantes rurales, quienes al no ser dueños de la tierra, tienen todo para perder con el avance de la industria  y la urbanización, y nada para ganar, porque el mayor costo inmobiliario no es percibido por ellos. Este reclamo, y otros más estarían siendo atendidos por el Estado.

Pero si las economías Europeas y Norteamericanas retoman el crecimiento, China podrá volver a encontrar una demanda externa más activa, lo que se sumará a un mercado interno en el cual se recostaron para campear la crisis del 2008  teniendo bases más sólidas para el desarrollo.

Estos condimentos financieros son muy importantes, porque los fondos financieros aún mantienen una posición comprada en granos muy grande. En caso de una crisis de confianza, retiro de fondos de estas instituciones, y liquidación masiva para rescatar el dinero invertido, la pérdida de valor podría haber sido incluso mayor a lo que vimos desde octubre a inicios de diciembre, cuando quienes salieron fueron los fondos tradicionales, que estando muy comprados, tomaron ganancias por la mayor incertidumbre.

Desde el punto de vista fundamental el factor clave que explica el cambio de tendencia resulta ser el clima seco en Sudamérica. El mismo efecta con dureza a Argentina, Uruguay, gran parte de Paraguay y el sur de Brasil.

De todas estas regiones el norte de Brasil es el que muestra mejores condiciones, ya que allí las lluvias se van dando, y no hay grandes riesgos de que la producción de soja tenga problemas. Sin embargo no es una zona maicera importante. En el caso del sur las lluvias están siendo más esquivas, pero no al punto en que lo son las de Argentina. Allí incluso este fin de semana se dieron aportes menores, los que si bien no solucionan la falta de humedad de suelo, si acompañan la floración de la soja y el maíz.

Hay quienes señalan que las proyecciones que se venían haciendo para Brasil incluían rindes moderados para el sur, y buenos para el norte, con mayor área a implantar en esa región, por ello que no habría espacio para recortes sustanciales en el país carioca.

Distinto es el caso de Argentina. Aquí el gran y grave problema es lo extendido de la seca, la baja condición de humedad inicial de la que se partió, y la coincidencia del corte de las lluvias con la floración del maíz, y la última parte de la siembra de soja de segunda. En el caso de maíz, lo que a su vez es preocupante es que consultando a productores de distintas provincias y latitudes todos manifiestan problemas severos. Incluso es común tener noticias de que el maíz está siendo “picado” por el bajo rinde potencial y la posibilidad de tener de esta forma un mejor aprovechamiento en su conversión en carne. Esto es común en zonas marginales, pero estamos escuchando casos de zonas como Pergamino, Venado Tuerto o Rojas, el corazón productivo maicero.

De allí que aplicando al área sembrada un rinde similar al de años de seca fuerte, la estimación de producción que se manejaba en 29 a 30 mill.tt. caiga a 23 o 24 mill.tt. Si bien el clima de aquí en adelante puede ayudarnos, y en otras oportunidades nos hemos llevado sorpresas, lo cierto es que no podemos más que desear equivocarnos, pero a esta altura gran parte de las pérdidas son irrecuperables, lo que puede cambiar es cuanto se perderá.

En cuanto a la soja, todavía hay tiempo para que el clima mejore, y la soja recomponga su potencial de rinde. Sin embargo la soja de segunda que no se pudo sembrar hasta esta fecha, y que con cinco días secos por delante ya nos está llevando a fechas demasiado avanzadas, es posible que termine sin concretarse. Aquí en realidad habría que esperar tres o cuatro semanas más para dar estimaciones de producción, pero cada día que pasa sin lluvia el potencial se deprime.

En un año donde EEUU termina con bajos stocks tanto de maíz como de soja, la producción Sudamericana es muy importante, y esta dando señales de que puede fallar. Por esto vemos mejora en precios.

Antes de pasar a bajar esto al plano local, debemos mencionar que como el problema de rindes puede terminar afectando las producciones, fácilmente el 40% que habíamos recomendado vender puede convertirse en un pocentaje mucho mayor, por la caída en la producción. Por ello no es recomendable en este caso aumentar las ventas.

Sin embargo no debemos olvidarnos de que todavía podemos tener traspiés financieros, o incluso económicos si los problemas en China se hacen más fuertes. También debemos contemplar la posibilidad de que la cosecha Brasileña sea relativamente buena en soja, la Argentina no tan mala, y que las perspectivas de siembra en EEUU marquen en marzo  a mayo expectativas de recuperación. Si todo esto pasa los precios podrían ceder. Por eso no podemos dejar pasar esta escalada de precios, y allí recomendamos aprovechar las opciones PUT. Esta semana los pisos en torno de 280 U$S/tt se habían abaratado sustancialmente, y no comprometen mercadería física.

Pasando ahora al mercado Argentino, cuando ya todos dábamos por descartado que el proyecto de cambio en el sistema comercial impulsado por las cooperativas no caminaría, y que de hacerría un enfoque controlado en cuanto a que exportadores podrían embarcar los granos, tras una reunión entre Moreno y el flamante Ministro de Agricultura Yahuar, se habría encontrado una salida, que dejaron traslucir, dejaría muy contentos a los productores al resturar la competencia en el mercado. Por más difícil que parezca digerir esto, lo cierto es que los compradores aparecieron de repente, los descuentos del maíz que eran de más de 40 U$S/tt, bajaron a algo más de 10 U$S/tt, presumiblemente para poder cerrar los negocios pendientes antes de que el esquema se modifique. El hermetismo acerca de que se va a anunciar es enorme, y esto nos lleva a preguntarnos si realmente será tan bueno.

Muchos se preguntan si tomar estos precios, o esperar a que con un nivel de competencia más grande sean todavía mejores. La respuesta la dio la actitud de los vendedores que volcaron volúmenes enormes a estos precios aprovechando el mercado más movido. La semana que viene veremos quien tenía razón.

La pregunta es como quedan ahora las condiciones a fijar por maíz al 57% y los descuentos sobre Chicago de 80 a 90 U$S/tt que se estuvieron tomando. En primer lugar el promedio histórico de relación maíz / soja en Argentina, con o sin intervención ha sido 51% con picos de alrededor de 60%. Esta semana llegamos a esos picos. Pero cerrar una condición a fijar en el 57% hasta fin de año no parece tan malo.

Los descuentos sobre Chicago son siempre un factor más volátil, porque además de lo que los exportadores trasladan o no, están las primas  FOB que también son cambiantes. Pero los descuentos están dejando negocios interesantes, por lo que se podrían dejar como están, o bien fijarse y pasar a buscar la revancha con opciones CALL.

En cuanto a la soja, cuando estuvimos sufriendo la baja habíamos recomendado tomar pisos de 270 y techos de 302, estando hoy casi en el techo. Aquí lo importante es recordar que los 270 estuvieron a punto de romperse, y que esta estrategia evitó vender a esos precios. Ahora hay que tomar la suba de precios como una bendición. Si se quiere evitar tener que reponer diferencia y en subas posteriores quedarse desfasado lo recomendable es comprar el CALL de 322 o bien tomar un spread de CALL a la suba para evitar tener que reponer diferencias.

Como vemos la semana que viene va  a ser de zozobra, así que habrá que estar atentos, seguir con atención los anuncios, y esperar que sea para mejor, y rogamos… que llueva, a pesar de que en la costa tengamos que meternos a mirar el techo en el hotel!!!!

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *