3 de enero de 2012 12:06 PM
Imprimir

Paraguay, otra vez con foco de aftosa

Tras el brote de aftosa de septiembre último, ahora Paraguay no logra recuperarse al detectarse nuevos síntomas en hacienda del norte del país.
Asunción – En medio de gran preocupación, el Gobierno paraguayo decidió ayer aislar una hacienda del norte del país cuyo propietario denunció el fin de semana que una treintena de cabezas tienen todos los síntomas de la fiebre aftosa. Muestras de los animales afectados fueron sometidas a análisis.
La hacienda está ubicada en la compañía Piri Puku de San Pedro del Ycuamandyyú, centro-norte del país.

La preocupación expresada por los funcionarios sube de tono, ya que todavía no desapareció el impacto de un incidente similar ocurrido en septiembre pasado y que ocasionó grandes pérdidas a la economía nacional.

La carne, después de la soja, es el segundo producto de las exportaciones paraguayas, pero tras detectarse en septiembre pasado la aftosa se suspendieron las ventas al exterior, si bien a la fecha algunos mercados ya reabrieron sus puertas.

Recientes cifras oficiales indicaron que, pese a la dificultad mencionada, este año las ventas de carne superaron los u$s 900 millones.

Según el propietario del establecimiento afectado en esta ocasión, Gustavo Trugger, en su hacienda existen 260 cabezas de las cuales unas treinta presentan los síntomas de la aftosa.

El tema «preocupa» al Gobierno, indicó ayer el jefe de Gabinete civil de la Presidencia, Miguel López Perito. «Les puedo asegurar que se va a investigar lo que está pasando y ver si hay responsabilidad del (Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal) Senacsa al respecto», agregó.

Si bien el funcionario agregó que hay contrabando de ganado de la Argentina y Brasil sobre el que no existe control, su propia referencia a Senacsa revela la impresión expresada en algunos sectores por la falta de eficiencia en el servicio de vacunación.

Volumen

Aún más, en el brote ocurrido en septiembre, el establecimiento afectado pertenece a Sigfrido Baungartem, presidente de la regional de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), la entidad de los ganaderos en la zona.

En el departamento de San Pedro existen unas 500.000 cabezas que pertenecen a más de 4.500 productores.

El titular del Senacsa, Daniel Rojas, admitió que de esta cantidad existen unos 300 pequeños ganaderos, que involucran a unas 8.000 cabezas, que no ingresan en el registro de vacunación.

En estas condiciones, Rojas no descartó que lo denunciado por el ganadero Trugger pueda tratarse de aftosa, pero se están aguardando los resultados de laboratorio para realizar la confirmación o no del caso.

En el brote registrado en septiembre pasado, además de la cuarentena decretada en la zona, fueron sacrificadas y enterradas 820 cabezas del establecimiento afectado.

En mayo del año pasado, Paraguay recibió de la Organización Internacional de Epizootia (OIE) el certificado de país libre de fiebre aftosa, con vacunación.

Al acto, realizado en París, Francia, asistió el propio presidente Fernando Lugo, dada la importancia que tiene la ganadería en la economía del Paraguay, por lo que la aparición de la aftosa causó un gran impacto a la imagen del país.

Tras el cierre de los mercados de los países compradores, el Paraguay ha venido recuperando algunos, pero otros permanecen aún cerrados.

De los dos principales mercados, Rusia reanudó sus compras mientras Chile continúa con la veda, y de confirmarse este nuevo brote las cosas volverán al punto de partida, como reconocieron las autoridades.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *