4 de enero de 2012 10:23 AM
Imprimir

Plagas también se suman a la sequía

Las condiciones ambientales que se pronostican para las próximas semanas son favorables al rápido desarrollo de plagas, cuyo impacto final dependerá fundamentalmente de la coincidencia de altas temperaturas, baja humedad ambiental e incidencia de vientos que faciliten su dispersión.

Tal como explica el INTA Pergamino, la arañuela roja en soja es una plaga calificada vulgarmente como «jodida», pero en realidad no es difícil porque se puede controlar, pero hay que hacerlo a tiempo, antes de que sus daños tengan consecuencias irreversibles para esta oleaginosa.

Es decir, que si se espera hasta que el lote tenga un ataque generalizado muy probablemente el estrés fisiológico de la planta de soja, producto de la seca y agravado considerablemente por las arañuelas, no pueda ser revertido por la planta (aspecto de rostizado, como si se hubiera pasado un lanzallamas).

El problema cambia dramáticamente cuando la persistencia de días sin buenas lluvias y altos registros térmicos acentúan la condición de sequía favorable al desarrollo de la plaga, y cuando el exagerado calentamiento de suelo y aire provoca corrientes convectivas y vientos que favorecen la dispersión de las arañuelas.

Además de no haber niveles de daño económico para arañuela roja en cultivos de soja, se suma el muy difícil y engorroso registro a campo de la cantidad de individuos presentes de esta plaga en cada folíolo. No obstante hay una manera práctica de manejo a utilizar como guía o ayuda para la toma de una correcta decisión. 

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *