11 de enero de 2010 13:22 PM
Imprimir

Chile  –   Desarollo genético y nuevos negocios son los ejes en los que trabaja el Consorcio Ovino

Las empresas más importantes de este rubro están participando e invirtiendo en estas iniciativas

Hacer de Chile un actor relevante en ganadería ovina es el objetivo por el que seis empresas importantes del rubro y el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) se asociaron hace dos años para crear el Consorcio Ovino.Carnes Ñuble, Agro Ñuble, Mafrisur, Tattersal, Frima y Agromarín, que representan casi el 70% del negocio ovino nacional, son las firmas que participan en los 15 proyectos que este consorcio definió en 2009 con ayuda del FIA y que como explica Ernesto Labra, subdirector nacional de investigación y desarrollo del INIA, responden a tareas tanto de estudios como de transferencia tecnológica.Entre las iniciativas más importantes se destaca el programa genético para mejorar la calidad de los ejemplares nacionales, en el que participan los “rebaños padres” que han construido algunos socios.”Gracias a esto nos adjudicamos una licitación para continuar a cargo de los núcleos genéticos que INDAP tiene en cinco regiones del país, tal como lo hicimos durante 2009″, dice Juan García, gerente general del Consorcio Ovino.García destaca también las capacitaciones a operarios, técnicos y profesionales que están realizando las firmas del Consorcio, además de la serie de estudios sobre nuevos tratamientos de las praderas que están en marcha.Nuevos negociosPara este año, las empresas socias se enfocarán en repoblar la zona centro-sur del país con ovinos de alta calidad.”A partir de marzo 2010 ofreceremos compra-venta de animales a ganaderos que quieran ingresar a esta línea de negocio”, explica. A la fecha, añade, habría una demanda que bordea los 20.000 ovinos.Otro de los nuevos negocios que está por lograr el Consorcio, dice García, es la posibilidad de que inversionistas de Nueva Zelanda decidan iniciar una plataforma de ampliación de sus negocios ovinos en Chile.-Mejorar el rendimiento de animal por héctareaFrima, Matadero Frigorífico del Sur y Tattersall han sido centrales en estudiar cuál es la carga animal óptima por hectárea para la zona de la X Región. “Actualmente hay cinco a seis ovejas por hectárea, y estimamos que podrían ser entre 15 a 20 ejemplares”, adelanta Alfredo Cox, jefe de negocio ovino de Tattersall.En este holding también participa el tema genético, donde el objetivo es producir animales “más pesados” que permitan retornos más altos con su exportación, y en la capacitación tanto para trabajadores como profesionales que trabajan en el rubro ovino.”La idea nuestra es potenciar las regiones de los Ríos y de los Lagos, que es donde vemos que está el mayor potencial de producción ovina en el país, incluso superior al de la zona austral. Queremos que a futuro se produzca este nivel de explotación ovina”, afirma Ljubo Goic, director ejecutivo de Frima (ProCarne).-La posibilidad de llegar a nuevos mercadosTres son los principales proyectos que Carnes Ñuble, en conjunto con AgroÑuble, ejecutan al alero del Consorcio Ovino. El primero es el desarrollo de un núcleo genético, el que por medio del uso de material genético proveniente de Nueva Zelanda y Canadá en técnicas reproductivas ayudan a mejorar su calidad y producción de ovinos.”Nuestra meta es que en un plazo de cinco años podamos aumentar de 50 mil a 120 mil la producción ovina para llegar a nuevos mercados como Estados Unidos o Canadá”, dice Horacio Bórquez, gerente general de Carnes Ñuble.Otra línea en la que están enfocadas estas firmas es la mantención de un canil con razas de perros especializados para cuidar ovejas que permitan disminuir el alto índice de mortalidad de ovejas por esta causa.El tercer proyecto tiene que ver con praderas en las que se evalúan diferentes pastos y cultivos forrajeros que permitan obtener una combinación que mejor se adecue a los requerimientos de un rebaño ovino. El objetivo es minimizar los costos de alimentación de los animales sin sacrificar el volumen de producción.  
 
 
  
 -Facilitando la exportación de lanas y de carne ovina de primera calidadGracias a la máquina de certificación de las lanas que tiene AgroMarín, esta empresa magallánica se ha convertido en la mejor opción para que productores ovinos se acerquen a medir las fibras naturales de sus ejemplares. “En total fue una inversión de $ 100 millones y nos ha servido para mejorar la calidad de la lana que vendemos”, dice José Marín, gerente general de la firma y además, presidente del Consorcio Ovino.El tema genético es otro de los trabajos que realiza AgroMarín. La firma ha trabajado décadas en la elaboración de la mejor genética, y hoy, cuenta con una planta de tecnología a nivel mundial, en la que introduce este tipo de innovación gracias a la asesoría y experiencias similares en Australia, Nueva Zelanda e Inglaterra. La finalidad es que en Chile se produzcan más y mejores ejemplares ovinos para convertirse en una potencia ovina en unos 30 años.”Son de 20 a 25 millones de corderos los que necesitamos para ser competencia en el mercado mundial. Por lo que hay trabajo, pues hoy ni siquiera cumplimos la cuota inicial de la Unión Europa que son 5 mil toneladas”, advierte José Marín

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *