5 de enero de 2012 14:59 PM
Imprimir

Fuerte reducción de los desembarques en Mar del Plata

Datos parciales pero oficiales marcan un retroceso en la actividad dentro del principal puerto pesquero del país. En comparación con el 2010, en el que pasó las descargas mermaron un 12 por ciento. Casi todas las flotas declararon pescar menos que el año del bicentenario.

Mientras la industria pesquera parece enfrascada en otras discusiones que tienen más que ver con la erosión paulatina de la rentabilidad en el sector, los números que marcaron la evolución de los desembarques a lo largo del año pasado marcan un descenso en el nivel de actividad de casi toda la flota que opera desde Mar del Plata.

Hasta el pasado 27 de diciembre en la estación marítima local se habían declarado desembarques que suman 397.367,8 toneladas, de las 707.298 que se descargaron en todos los puertos del litoral marítimo.

El nivel de abundancia de productos marinos traídos a puerto mermó en comparación con el año 2010. El año del bicentenario en Mar del Plata se habían descargado 448.731,6 toneladas, de un total de 750.526,1.

Las cifras, parciales pero oficiales, surgen del área de Sistemas de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura de la Nación. Más allá de la reducción, Mar del Plata sigue recibiendo más de la mitad de las descargas totales.

El freno se explica en el aporte inferior que realizó la merluza hubbsi el año pasado. En realidad el efectivo Sur mostró un aporte reducido. El año pasado desde el principal stock se declararon 141.376 toneladas, contra las 155.693,3 que provinieron en el anterior.

A la inversa ocurrió en el stock norte, aunque con volúmenes más acotados, dado que sigue bajo emergencia biológica. De 36.409,6 toneladas que generó en el 2010 pasó a 40.269 el año pasado.

El impacto del achique de productos desembarcados generó consecuencias en todas las flotas, exceptuando a los tangoneros que gozaron de la fiebre del langostino en aguas nacionales, aunque manejan un escaso volumen que no alcanzó a contrarrestar la baja del resto.

En los números fríos quienes tuvieron el peor año fueron los armadores de las lanchas de la flota artesanal y de rada/ría, con una disminución de casi el 60 por ciento. Como para reafirmar la necesidad imperiosa que tienen de reconvertir sus embarcaciones. Pasaron de 16.125 toneladas en el 2010 a solo descargar 10.643,2 en el año que pasó.

Los arrastreros también tuvieron un saldo negativo en casi 14 por ciento. Pasaron de declarar 80.534,9 toneladas a desembarcar 71.550,5 durante el 2011. Claro que con los índices de conversión que conserva la flota todavía pueden disimular mejor la carencia de materia prima.

El fracaso del calamar arrastró a los poteros nacionales. De 56.698,5 toneladas en el 2010 solo pudieron aportar 33.302,5 en la zafra del año pasado. La otra cara de la moneda son los tangoneros: la flota descargó en Mar del Plata muy poco de lo que pescó en aguas nacionales (1067 toneladas) pero fue suficiente para superar las 470 del 2010.

Otros que siguen creciendo en la participación de los desembarques marplatenses son los armadores de buques costeros. Incrementaron un 5 por ciento el nivel de actividad: de 71.050,6 toneladas subieron a 74.436,7.

La flota fresquera de altura tuvo un nivel de actividad inferior al del año anterior pero por debajo del 10 por ciento. De 223.829,6 toneladas pasó a 206.376,7, que seguramente serán más cuando se terminen de actualizar las cifras finales.

La reducción de desembarques se explica también desde las 30 mil toneladas menos que aportó el calamar y las 6 mil que faltaron de anchoíta. El panorama hubiese sido más oscuro de no ser por el crecimiento en los desembarques de caballa, corvina, rayas nep, lenguado y pescadilla.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *