5 de enero de 2012 10:48 AM
Imprimir

Sagrimex, produce caracoles en el Estado de México

MEXICO : Tras dos años de investigación para establecer un negocio poco explorado en el país, surge Sagrimex, una empresa familiar que produce caracoles de la variedad hélix aspersa en una granja especializada que en su primera etapa ofrece un producto industrializado para el segmento de alta gastronomía.
La empresa produce un peso bruto de 200 kilogramos mensuales de caracoles. Una vez industrializado en ceviche, cuya marcha es D’lifka, sale al mercado del Estado de México y Distrito Federal, entre 30 y 40 cajas con doce piezas.

“Estamos en la mejoría del producto para ampliar el valor agregado y ofrecer otras alternativas o subproductos”, explicó Lorena Saldaña Ramos, quien mencionó que en razón de la variedad de usos del caracol puede ir a segmentos de salud y belleza, pues contiene colágeno y elastina.

Lorena Saldaña rememoró los inicios de su empresa, una actividad que es meramente familiar. “Tenemos cuatro años de producción, dos de ellos fueron de investigación para tener conocimiento del mercado, que en México es poco explorado”.

El inicio de esta granja especializada de helicicultura fue a partir de un proyecto escolar, “nos pidieron algo que no existía, que fuera innovador, y que tuviera éxito en el futuro”.

Reconoció que el comienzo no fue del todo exitoso, “teníamos un invernadero rústico, hemos mejorado y ampliado nuestras instalaciones, incluimos la industrialización, fue determinante la participación en familia”.

Así nació la granja especializada que opera en el municipio de Tenango del Valle, donde se procesa el producto para que a través de un distribuidor llegue a las tiendas tipo gourmet, entre ellas, dos de las tiendas de conservas de gastronomía española, más importantes del Valle de Toluca.

“Ofrecemos el producto con sal de montaña, que no contiene yodo, nada de químicos para que el producto tenga valor agregado porque en el futuro queremos registrarlo como un producto cien por ciento orgánico”.

Asimismo, la producción bajo invernadero surte en restaurantes gourmet donde el platillo exótico puede costar hasta mil pesos por orden.

Entre las bondades del caracol se encuentra que contiene nueve de los diez aminoácidos que se requieren consumir a diario. Su carne se destaca porque no contiene colesterol y es ideal para las personas con diabetes.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *