5 de enero de 2012 14:58 PM
Imprimir

Controlan que todos los vinos lleven sello fiscal

Las vinícolas brasileñas colocarán un pequeño ejército en las calles para ayudar al Fisco a controlar la aplicación del sello fiscal en todos los vinos y espumantes nacionales e importados vendidos en el sector minorista y mayorista.

El control es obligatorio desde el 1 de enero, excepto para los productos adquiridos por el comercio hasta el 31 de diciembre de 2010 con la fecha de compra confirmada por nota fiscal, y los productores nacionales lo ven como un fuerte aliado en el combate al contrabando a los productos brasileños ilegales.
Los fabricantes nacionales aplaudieron la medida, pero importadores cuestionaron la decisión en la justicia. El Tribunal Regional Federal de Brasilia otorgó una medida cautelar a la Asociación Brasileña de Exportadores e Importadores de Alimentos y Bebidas (Abba), según explicó el director ejecutivo del Instituto Brasileño del Vino (Ibravin), Carlos Paviani. Pero la Procuraduría General de Hacienda Nacional recurrió la medida, y según el presidente de la Unión Brasileño de Vitivinicultura (Uvibra), Henrique Benedetti, la expectativa del sector es que se revierta en breve.
Paviani señaló que los equipos comerciales de las 800 vinícolas que producen vino y espumantes embotellados en el país (de las cuales 500 están en Rio Grande do Sul) suman cerca de 3.000 personas, que visitan regularmente los puntos de venta y pueden verificar eventuales irregularidades. ?Vamos a prestar informaciones al Fisco, ese es nuestro papel?, dijo el ejecutivo. Las industrias tienen la obligación de aplicar el sello en sus productos desde el 1 de enero del año pasado, al igual que las importaciones realizadas a partir de la misma fecha.
?Los vendedores se transforman en fiscales y el propio consumidor pasa a exigir el sello?, indicó Daniel Salton, presidente de Salton, una de las más grandes vinícolas nacionales, con producción de 21,6 millones de botellas de vino y espumante en 2011. El enólogo Dirceu Scotta, de Dal Pizzol, que elaboró 300.000 botellas el año pasado comparte la idea. ?Habrá un autocontrol del sector?, señaló.
Según el superintendente adjunto del Fisco en Rio Grande do Sul, Ademir de Oliveira, la fiscalización está preparada para comenzar el trabajo ?inmediatamente?. Sin dar detalles sobre la estrategia armada para cohibir las ventas irregulares, cuenta además del equipo de fiscales, con las denuncias de los consumidores y de las empresas que operan legalmente para actuar contra la evasión.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *