6 de enero de 2012 10:24 AM
Imprimir

Mayores precios de los granos por la sequia

URUGUAY : Sojas y maíces uruguayos todavía están bien, pero de no llover se afectarían rindes.

La sequía en Argentina es uno de los factores que le está dando sostén al mercado mundial de granos. Pero la alegría va por barrios y si no llueve en algunas zonas, en Uruguay podrían afectarse los rendimientos de los cultivos de soja y maíz.

Las primeras estimaciones económicas sobre las pérdidas que ocasiona la sequía que afecta los cultivos de soja y maíz de Entre Ríos y Córdoba no bajan de US$ 10.000 millones, según publicó el diario Clarín.

El problema que vive hoy la agricultura argentina “es uno de los factores que le está dando sostén a los precios de los granos en el mercado de Chicago”, aseguró a El País el operador Fernando Villamil. Los valores de los granos revirtieron su tendencia a la baja a mediados de diciembre y muestran importantes repuntes en las últimas semanas, en un mercado “climático” como el actual. Las subas de precios para maíz y soja en el mercado internacional, benefician indirectamente a Uruguay. Los operadores consultados por El País descartan de plano que lleguen a beneficiarnos porque los granos uruguayos ganen los huecos de mercado que puede dejar la crisis climática de los granos en Argentina.

 “La menor cosecha de soja y maíz en la Argentina puede reducir la oferta mundial y fortalecer los precios”, sostuvo el trader Villamil. En soja, la cosecha más importante del mundo es la del hemisferio Sur y en maíz, Argentina es el segundo exportador mundial después de Estados Unidos. “Al haber una caída en el saldo exportable mundial, eso le dará un sostén adicional a los precios”, especificó el operador.

La previsión es que Argentina y Brasil lleguen a una cosecha de alrededor de 120 millones de toneladas de soja y en el caso del maíz, en Argentina se estima que se levantarían 25 millones de toneladas, pero con la sequía se daría una merma de alrededor de 4 millones de toneladas.

Para Gonzalo Gutiérrez, docente de agronegocios de la Facultad de Agronomía, a la sequía que vive Argentina hay que sumarle la que afecta a Brasil. “Esos son los dos grandes actores sojeros del Mercosur, porque su relevancia en el comercio de maíz es menor. La conducta de los precios que estamos viendo desde la mitad de diciembre hacia delante, es la muestra de un mercado mundial preocupado por una sequía que se va prolongando, que estaba recortando las estimaciones de producción, pero no se sabe aún cuánto. El soporte de información que tenemos es bastante más débil que en el caso de la producción de Estados Unidos. El que estamos viendo es un efecto positivo y todo el rally de los precios es esencialmente climático”.

El operador aseguró que ayer se siguió viendo en el mercado mundial “una corrección de ganancias y la previsión de que en algunas zonas, las lluvias puedan mejorar el panorama en la Argentina. Por ahora, la tendencia al alza, basada en el mercado climático se mantiene intacta”.

Ayer el diario argentino Clarín publicó que hay zonas maiceras que ya son irrecuperables y en soja faltó plantar 4 millones de hectáreas.

ALERTA. Pero como dice el refrán, la alegría va por barrios y si no llueve pronto en algunas zonas agrícolas, los cultivos de soja y maíz uruguayos podrían comprometer sus rendimientos en esta campaña agrícola.

“Algunas zonas ya están sufriendo la falta de agua y se han visto resentidos los cultivos. Sin embargo, según dicen los operadores, en términos generales todavía mantienen su potencial de rendimientos. Si bien en muchas zonas no llovió, el clima está ayudando con temperaturas bajas a la noche y algo de rocío, generándose un ambiente de humedad que ayuda a las plantas a mantenerse.

Los pronósticos climáticos no son muy alentadores, pues se habla de que no llovería hasta el 15 o 20 del corriente mes. Si esos pronósticos se confirman, en algunas zonas se va a complicar la situación.

“Por ahora no estamos tan mal como Argentina, pero si esto sigue así y no llueve rápido vamos a sufrir también nosotros la pérdida de rendimientos”, dijo a El País Gonzalo Gutiérrez, docente de agronegocios de Facultad de Agronomía.

visión. Lo más afectado hoy por el déficit hídrico en algunas zonas y con riesgo de perderse, “son aquellos cultivos de segunda que nacieron con las últimas lluvias de diciembre y lo que se plantó posteriormente. Debe haber entre 15% y 20% del área que se plantó en esas condiciones”, dijo a El País el contratista agrícola Carlos Oyharzábal.

Hubo productores que habían decidido no plantar en seco y pararon de hacerlo, pero las lluvias que se generaron sobre el 24 de diciembre de 2011, los impulsaron a retomar las tareas de siembra.

De todos modos, Oyharzábal asegura que la situación es mejor a la que se tenía en diciembre de 2011. “Estamos con mucho mejor disponibilidad de agua en el suelo. En diciembre fue muy complicado y llegamos a fines de mes con una restricción hídrica bastante importante. Cultivos que habían nacido con una lluvia a mediados de diciembre estaban bien complicados en etapas tempranas y se morían. Hoy, en el suelo todavía hay humedad a 7 u 8 centímetros como para que las plantas sobrevivan”, destacó

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *