6 de enero de 2012 11:01 AM
Imprimir

Producción de miel, una alternativa que se afianza en el centro chaqueño

En el mes de septiembre del año 2010 los productores apícolas del departamento Comandante Fernández comenzaron a organizarse nuevamente logrando que la actividad relacionada con la producción de miel vuelva a ser protagonista en el centro de la provincia, permitiendo que más de cuarenta productores afiancen su labor.

El grupo inicial apenas llegaba a los treinta interesados en reorganizar la actividad con apenas setecientas cincuenta colmenas. A quince meses de gestada, la asociación creció: se agruparon cuarenta y dos apicultores incrementándose a mil las colmenas existentes por “esfuerzo propio de los productores”. El trabajo asociativo permite que hoy los apicultores dispongan de producción a granel en buena cantidad -aproximadamente treinta y cinco tambores- que está para ser comercializada en conjunto. 

“Es un grupo interesante el que se conformó y que tiene firmes intenciones de desarrollarse asumiendo que la apicultura en la mayoría de los casos es una actividad complementaria”, dice el asesor técnico de la asociación, el médico veterinario Luis Zago. La heterogeneidad es una de las características de los asociados ya que, dependiendo a qué otra actividad primaria estén abocados, se observa que existen apicultores que tienen cinco colmenas y otros ciento setenta, todos de pequeños productores. 

Reforzando la organización que se fue gestando en reuniones que se realizaban en la agencia del INTA de Sáenz Peña, desde el mes de octubre del pasado año se dispuso que el veterinario Luis Zago, conocedor de la actividad apícola, desempeñara la apoyatura técnica del grupo. 

Trabajo colectivo 

La cosecha de miel que se realiza en la zona hasta el momento era comercializada individualmente por cada productor, sea casa por casa o bien a granel a un acopiador local. El objetivo de la agrupación está directamente relacionado con la defensa del precio mediante la venta conjunta del producto. 

“El objetivo del asociativismo busca la venta por cantidad y la compra de insumos en conjunto para bajar los costos. Para que funcione un grupo son tres los objetivos primordiales: aumentar la base productiva, realizar la compra conjunta de insumos y vender bien la cosecha defendiendo el productor el valor de su trabajo”, acota Zago.

Financiamiento 

La asociación, que está en trabajo de obtención de su personería jurídica, logró obtener financiamiento de parte de la Subsecretaria de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar del Chaco. El aporte económico fue de ciento treinta mil pesos para la compra de materiales y herramientas para la extracción y cosecha de la miel. 

“En estos momentos estamos trabajando en la presentación de otro proyecto para la compra de insumos que se realizará al Programa de Desarrollo de Areas Rurales del gobierno chaqueño”, añade Zago. “Todos aportes que facilitarán el incremente del números de cajones entre los apicultores”, remarca.

Sala de extracción 

“La deficiencia que tenemos en la zona III del Consejo Apícola es la faltante de una sala de extracción de miel habilitada”, reconoce el veterinario que no deja de mencionar que “está muy avanzado el trámite de pedido ante el municipio de un terreno dentro del parque industrial”. 

La idea de los apicultores es que en el lote que se disponga en el parque se construya un salón “que permita instalar en el lugar la sala de extracción que reúnas las condiciones para ser habilitada por el Senasa”. 

“Lograr ese objetivo significa una erogación importante pero estamos analizando las posibilidades que existen, en distintos organismos, para la obtención de financiamiento que nos permita realizar la obra”, dice optimista el asesor técnico.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *