7 de enero de 2012 12:16 PM
Imprimir

Reclaman una baja de las retenciones

Aacrea advierte que si no se reduce la presión impositiva hay riesgo de expulsión de productores.

Con la actual sequía que afecta a gran parte de la pampa húmeda si no cede la presión impositiva y no se normaliza la comercialización de trigo y maíz muchos productores pueden quedar fuera de la actividad.

Ese escenario es el que vislumbra la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Aacrea), que, en un comunicado, advirtió que la actual campaña agrícola puede ser más grave que la de 2008/9, en la que hubo una merma en la producción de granos de 30 millones de toneladas.

“La agricultura y la ganadería son negocios de alto riesgo y hay situaciones inherentes a la actividad como inundaciones, sequía o bajas de precios internacionales que el productor conoce y son parte de su ecuación”, sostiene el comunicado. “Lo que no tolera un negocio de estas características -añade- es tener una presión impositiva (derechos de exportación) que, cuando se combina con alguna adversidad climática, se transforma en un impuesto a los ingresos más allá de cómo sea el resultado de la inversión.”

Según la entidad, con esta sequía la actividad agrícola resulta inviable para los productores en muchas zonas . “Estos factores van a continuar acentuando la tendencia declinante en el número de Establecimientos Agropecuarios Productivos (EAP)”, sostiene. Entre 2002 y 2008, de acuerdo con los datos del Censo Nacional Agropecuario, la merma de establecimientos fue del 18 por ciento.

Convocan a asambleas

Con la organización de la Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona (Cartez), pasado mañana se realizará en Río Cuarto una asamblea de productores por la sequía.

Según Néstor Roulet, presidente de Cartez, en el actual escenario “hay que pedir urgente una baja de las retenciones”. Hoy la soja tributa un 35 por ciento de derechos de exportación.

Para el dirigente, bajar la presión impositiva podría ser una forma de ayudar al sector. “Nos sacan 300 dólares por hectárea”, dijo sobre el impacto de las retenciones con una soja de al menos 20 quintales de rinde. “No queremos subsidios ni que nos regalen nada; queremos lo que es nuestro”, enfatizó el dirigente.

Un dato que llama la atención es que mucha soja ni siquiera se terminó de sembrar, por falta de humedad. Según Cartez, en Córdoba, la principal provincia sojera con 4,9 millones de hectáreas, todavía resta implantar 600.000 hectáreas. Además, falta hacer 300.000 hectáreas con maíz.

Para Cartez, con la foto actual Córdoba (rindes más bajos y falta de hectáreas por sembrar) dejará de producir 3,4 millones de toneladas de soja y maíz, que representan 786,6 millones de dólares.

Las toneladas que no habrá en la cosecha implicarán 114.333 viajes menos por camión para la cosecha. Para los transportistas, en plata significa perder más de $ 400 millones.

Para Roulet, presidente de Cartez, si a nivel nacional ya hay una pérdida como “mínimo” de 20% en maíz y 10% en soja, con 5,9 y 5,5 millones de toneladas menos de producción, la pérdida de ingresos total por la sequía ya rondaría los US$ 4000 millones..

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *