7 de enero de 2012 12:03 PM
Imprimir

Analista opina que hace falta un milagro para revertir los efectos de la sequía en el agro

El analista del mercado de granos Pablo Andreani consideró que hace falta un "milagro" para revertir la sequía actual, a pesar de que "existen algunos pronósticos de lluvias para este fin de semana".

“Como todo pronóstico, hay que ver si se cumple o no. Hacen faltas lluvias en cantidad abundante y cobertura general, de nada sirven lluvias de 20 milímetros focalizadas”, dijo el experto de la consultora Agripac.

En definitiva, para Andreani “desde el punto de vista climático, hace falta un milagro, el mismo milagro que el año pasado, a mediados de enero, cortó una larga sequía y logró revertir y frenar las pérdidas” agropecuarias.

“Pero, en ese momento, las lluvias fueron abundantes en cantidad y cobertura, y se extendieron hasta mediados de febrero”, aclaró a un matutino cordobés.

Andreani sostuvo que “ese mismo tipo de lluvias es el que se necesita ahora y no queda mucho tiempo para frenar las pérdidas ya ocurridas”.

De acuerdo con el especialista Eduardo Sierra, por cada semana que no llueve se pierden 2 millones de toneladas de soja y otro tanto similar de maíz.

“La primera consecuencia de esta situación climática que va tornándose cada vez más grave es la inmediata reacción alcista en los precios de todos los commodities, principalmente soja y maíz”, explicó Andreani.

Expresó que los precios que se ven hoy en el mercado, “un maíz de 185 dólares la tonelada y una soja de 305 dólares la tonelada no serían posibles si no estuviéramos ante la actual sequía”.

“Mientras no llueva los mercados seguirán firmes y esto es lo que está sucediendo en Chicago, principal referente de los precios internacionales”, advirtió.

Pero también manifestó que “de nada sirven estos precios si los productores tendrán que afrontar fuertes pérdidas de producción o no pueden sembrar la soja de segunda” implantación.

En algunas zonas de producción, la soja de segunda se puede reemplazar por maíz de segunda: “si bien esto dependerá de las lluvias, pasa a ser una alternativa mas para el productor”, señaló.

En la campaña anterior el maíz de segunda y los maíces tardíos tuvieron un comportamiento de rindes sorprendentes, y en muchos casos mientras la soja de segunda “sufría las consecuencias de la falta de lluvias, los maíces tardíos acusaron rendimientos muy por encima de las previsiones”.

“Sin dudas que 2012 ha comenzado con la peor de las situaciones, pues no tener producción con precios altos no es la mejor alternativa para el productor”, precisó.

Según su análisis, aún con pérdida de rendimientos, es probable que el resultado económico de la nueva cosecha gruesa no tendrá tanto efecto negativo si los precios vuelven a los de precampaña 2011, un maíz de 190 dólares la tonelada y una soja de 350 dólares. “Pero esto sólo será posible si llueve”, concluyó.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *