8 de enero de 2012 19:40 PM
Imprimir

“No te preocupes…”

Así le habría dicho Sergio Paleo, ex director de compensaciones de la ONCCA, a Daniel Tunoni, presidente de la Cámara Pesquera Marplatense (Capemar), al ofrecerle un subsidio no retornable por cifras millonarias. “No te preocupes, trabajamos con Fernando Villaverde y no nos toca nadie porque somos gobierno”.

Suena burdo, porque lo es. Cabe aclarar que antes de ser convocado por Ricardo Echegaray -ex titular de la ONCAA hoy al frente de la AFIP- para trabajar con él, Paleo era abogado de Capema: de allí conocía a Tunoni.
La corrupción no es un tema novedoso ni esencialmente argentino. “Al calor de la bonanza económica, la hemos naturalizado sin darnos cuenta de que los procesos de crecimiento no se convierten en desarrollo para todos porque ésta es uno de los cánceres que carcome al Estado”, dice el periodista Matías Longoni, estudioso del tema. Y agrega que en el kirchnerismo conviven funcionarios corruptos, con otros bien intencionados. “Lamentablemente –señala-, en esta especie de interna ética, se garantizan increíbles mantos de impunidad para los corruptos”.
En ese esquema hay que encuadrar lo acontecido a Daniel Tunoni, quien se explayó ante nuestro medio.

Noticias & Protagonistas: Usted hizo una presentación contra las andanzas de Villaverde y Paleo, incluyendo al titular de la AFIP, hombre con fuerte peso en el Gobierno actual.
Daniel Tunoni: Sí, y además presenté una denuncia penal contra el señor Fernando Villaverde.

N&P: ¿Puede explicarnos la situación?
DT: Es una causa que yo sabía que sería larga, porque los actores tienen mucho poder. Yo no tengo ni el poder ni el dinero para hacer ninguna gestión, nuestras estrategias eran ir denunciando penalmente a los actores y ver cómo iba avanzando la causa; en una palabra, si nos iban a dar bolilla. Uno está desconfiando mucho de la Justicia, pero en este caso no; he visto que están trabajando mucho desde diciembre, y lo están haciendo seriamente, muy fuerte, a grandes pasos.

N&P: ¿Y hacia dónde apunta? ¿Qué investiga la Justicia?
DT: Lo primero fue la amenaza e intento de soborno y extorsión del 27 de diciembre, que me hacen primero por teléfono y luego personalmente en un café de Mar del Plata. Voy al juzgado hace tres semanas, tenían mi teléfono intervenido, me lo muestra el fiscal, y figura el horario con el llamado desde Buenos Aires, extorsionando y amenazándome. Pero la Justicia está trabajando; me hicieron preguntas sobre quién me llamó, y de ahí seguimos avanzando. Me dan la seguridad de que lo encararon seriamente, y que las pruebas están a la vista. Yo hablé con el diario Clarín sobre las denuncias públicas que se suman a las investigaciones que ellos hicieron, algunas espeluznantes.

N&P: En el libro “Fuera de control”, del periodista Longoni, se menciona mucho a Roberto Ceara, que fue jefe de la AFIP local diez años. ¿También está involucrado?
DT: No quiero afirmar nada, pero tampoco oculto nada. El libro dice mucho más que nosotros, es serio, plantea cosas escabrosas, las mismas por las que nosotros hicimos la denuncia, y tomé el recaudo de mandar las pruebas a cuatro medios. El fiscal tiene un mail donde me piden que declare a favor de ellos… Todo es así. Recién ahora se está abriendo este capítulo, un portón enorme, y al final cada uno tendrá que hacerse cargo de lo que hizo o permitió hacer.

N&P: Algunos se sienten impunes. Paleo, por ejemplo, acaba de alquilar carpa en un balneario exclusivo. Están muy subidos al caballo del poder.
DT: Es vergonzoso. Lo que pasa es que tienen impunidad porque todos saben a qué nos dedicamos cada uno de nosotros, pero nadie sabe qué hacen ellos. Yo pesco, ustedes tienen un medio de comunicación, ¿y ellos? Uno facturaba como abogado… y no es abogado. Y el otro, que sí es abogado, no trabaja como tal pero tiene una vida muy especial, a puro lujo, siendo que hace un año que no está más en la ONCCA pero derrocha plata como si tuviera mucha guardada. Habrá heredado, no sé. La Justicia ahora está investigando, doy fe, me pidieron no dar los números de donde me llamaron porque hay secreto de sumario. En fin, voy a acompañar; pero no voy a parar con esto que ya lleva un año y medio. Creo que llegaron a una etapa final en semejante desfalco con subsidios y otras cosas que sugiere el libro.

N&P: Ellos le pedían a usted que juntara monotributistas, ¿no?
DT: Sí, y cuando les pregunté para qué, me explicaron que era para que cobraran subsidios no retornables de un millón de pesos. Todo a través de operatoria bancaria.

N&P: Pero entonces, cómo no se cita a declarar al gerente o al tesorero? ¿Cualquier persona va a cobrar un millón de pesos y nadie pregunta nada?
DT: Es llamativo y muy desprolijo. Un gerente tiene que saber que hay un señor que está esperando cobrar esa suma, lo mínimo es averiguar quién es y de qué operación se trata, salvo que haya un superior que le diga “pague y no pregunte”. Es imposible, si no. Además fueron a las 11 de la mañana, tres veces, y estuvieron hasta las 16. Llamaron dos o tres  veces a Buenos Aires para confirmar la orden de pagar, por lo que algo sospechaban. Deben haber hablado con mucha gente; hasta que evidentemente llegó. Entonces pueden lavarse las manos, decir “acá me llegó el fax, están los llamados, no puedo hacer nada”. Así funcionó.

N&P: Y se prepararon para un verano fenomenal. Habrá que estar atentos, porque suelen hacer fiestitas…
DT: Sí, son de tirar muchos cohetes. El año pasado celebraban y gritaban “viva la ONCCA”. Es vergonzoso, son funcionarios de la ciudad, del municipio, del área legal y técnica. Este muchacho intervino en la asignación de balnearios. Y yo no creo que se haya vuelto una mala persona a último momento, porque para hacer estas cosas se nace. Tenía mucho poder, nadie lo investiga, entonces vive como un pachá. Pero nadie sabe cómo se ganó la fortuna que dilapida.

N&P: Que se ganó, o cuanto menos que se la apropió, para ser elegantes…
DT: Hablemos claro, proviene de extorsiones y aprietes que le hicieron a más de un empresario. Estos tipos vivieron del apriete y de la promesa: “te bajo la deuda si me pagás tanto”. Villaverde además no es abogado, yo no me explico cómo es que se movía. Ahora tendrá que dar explicaciones. Yo espero que el 2012 sea el año de las respuestas

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *