9 de enero de 2012 02:36 AM
Imprimir

Proyectos de capitalización en ganadería captan más inversores

URUGUAY : Los clientes viven en la ciudad y no tienen contacto con el campo

Crecen los ganaderos sin estancia que apuestan a ganar dinero invirtiendo en la cría y engorde de bovinos. El 90% son uruguayos y viven en la ciudad. Las empresas que ofrecen proyectos en el mercado captaron más inversores durante el 2011.

Con un ingreso promedio por tonelada de carne bovina de US$ 3.980 en todo 2011 que superó en 22,4% al valor registrado en 2008 (US$ 3.249), un precio histórico para el ganado gordo que en los primeros 9 meses del 2011 creció 33% respecto a igual período del año anterior y 36% de aumento para el precio de la vaca gorda, las inversiones en proyectos de capitalización en ganadería no pararon de crecer.

Cada vez son más las personas que viven en la ciudad y apuestan a invertir sus ahorros en los rubros agropecuarios, porque carne, lácteos y otros commodities, pese a la crisis económica en la Unión Europea y otros países siguen con valores históricamente altos.

 En el caso del Club Portfolio Ganadero -que impulsa la empresa Berrutti United Breeders & Packers- lanzó el año pasado nuevos sistemas de capitalización ganadera para criar y engordar terneros, vacas de descarte y hasta la opción de trabajar haciendas en confinamiento asociándose con la industria frigorífica. La respuesta fue tan buena que captó 107 inversores más que en el ejercicio anterior. Antes, la empresa se dedicaba sólo al engorde de vacas. Comparado con el año previo, las inversiones crecieron 200%.

“En 2011 se superaron todas nuestras expectativas y los propios inversores se sorprenden de que haya tanta gente apostando a la propuesta”, dijo a El País Alejandro Berrutti, uno de los principales de la empresa.

Antes la inversión mínima exigida era un camión de 30 cabezas, lo que demandaba no menos de US$ 13.000. En estos fondos de inversión la mayor garantía es la propiedad de los animales. Ahora, la nueva propuesta, maneja una inversión mínima de US$ 10.000, estando abierta a personas físicas y empresas.

“Se abrió el espectro de acción con negocios que son más cortos y otros que son más largos (el más corto es un negocio de dos o tres meses). Se engordan vacas en tres o cuatro meses, dependiendo del peso en que están entrando al sistema. Vacas que entraron en julio, ya en septiembre salieron hacia la industria. Son negocios muy cortos y el dinero generado vuelve a entrar de nuevo para comprar ganado”, explicó Berrutti. El negocio más largo son 30 meses, que es el engorde de los terneros con destino a faena.

Según el empresario, “el 97% de los inversores son uruguayos -de ellos, el 70% son hombres y el 30% son mujeres- de todas las edades. Tenemos inversores de 18 años y de más de 80 años”. A modo de anécdota, el director de Berrutti United Breeders & Packers recordó el caso de un chico al que hubo que esperar 15 días para recibirle la inversión, hasta que cumpliera los 18 años, para que pudiera firmar el contrato.

Una nueva modalidad es que algunos inversores hacen aportes mensuales que complementan el pago inicial. “Algunos tomaron el emprendimiento como una caja de ahorros, donde todos los meses depositan una cantidad de dinero variable”, sostuvo Berrutti.

La empresa espera un mayor desarrollo para incursionar en otros rubros. “Queremos llegar a un nivel de escala en ganadería que nos permita tener un volumen negociador mayor”, dijo el vocero.

Carne con marca. Otra de las propuestas de capitalización en ganadería es la de Conexión Ganadera. En este caso también creció la cantidad de inversores. La empresa fue creada en 1999 por Gustavo Basso y Pablo Carrasco, apuntando a conectar el capital financiero con el sector productor, así como el de los propios productores agropecuarios entre sí. “La gente está aprendiendo que el ganado, la tierra y el oro, ante las crisis ofrecen una buena opción para refugiar capitales. Durante el segundo semestre de 2011 el número de inversores creció”, dijo Carrasco a El País, sin animarse a cuantificar el crecimiento. También en este caso el 90% de los inversores son uruguayos, manejando un monto promedio de US$ 30.000 y US$ 40.000.

La gama de inversores es muy grande, pequeños empresarios, jubilados bancarios y asalariados. El 60% es de Montevideo, el 30% proviene del Interior y 10% del exterior.

Ahora Conexión Ganadera ultima detalles para lanzar en Estados Unidos la primer carne picada con rastreabilidad a partir de carne bovina procesada y exportada por los frigoríficos uruguayos. “Esperamos comenzar en abril de 2012, ya están contratados los vendedores y están trabajando en coordinación con nosotros. La idea es cerrar los negocios entre febrero y marzo y en abril haríamos el primer embarque”, aseguró Carrasco. Luego el mercado será el que determinará el ritmo de crecimiento en los embarques.

La empresa apunta a salir de la exportación de commodities y mira a un consumidor específico, más allá de que el precio de la carne en Estados Unidos sea más alto o más bajo.

Carrasco recordó que desde 2002 hasta el presente el precio del ganado creció un 18% anual promedio, pero en los últimos dos años subió 80%, siguiendo el aumento del precio de la tonelada exportada.

“Estimo que el precio de la tonelada de carne bovina exportada por Uruguay quedará en una meseta (en el entorno de los US$ 4.000) y luego dará otro salto”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *