9 de enero de 2012 10:33 AM
Imprimir

Frigoríficos de la región ya paralizaron varias plantas

Los empresarios de varias plantas explicaron que la actividad cárnica hoy en día no es rentable.

Empresarios del rubro de la carne afirman que la baja en la demanda del producto hace que la actividad de faena sea deficitaria ocasionando un recorte en la producción de los frigoríficos con el consecuente riesgo de pérdidas de puestos de trabajo. La disminución de la demanda tanto nacional como internacional genera un aumento irrecuperable en los costos.

El Presidente del Frigorífico “Toba”, Alberto Schiffo, describió a El Comercial y Radio Uno el panorama que vive su empresa teniendo 3 frigoríficos en distintas regiones del Norte argentino: “Tenemos la planta sin trabajar desde el 4 de diciembre, antes faenábamos 1500 cabezas por día y ahora solo 800 con una sola planta operando actualmente”.

El empresario afirmó que los costos de la operatoria se encuentran en una situación muy compleja por una larga serie de motivos entre los que se destaca el aumento en los costos de faenado más la necesidad de tener que sacrificar animales cada vez más jóvenes y la baja drástica de la demanda de los mercados interno y externo.

“En lugar de faenar para reducir la pérdida económica ocurre lo contrario, cada vez que se faena un animal aumenta el déficit”, explicaba Schiffo sobre el valor de faenado que representa el 35% del costo total de la producción y sin dejar de mencionar que deben seguir abonando el pago a los trabajadores ya que la empresa decidió apostar a la continuidad de las operaciones.

Operarios en Stand by

La Empresa “Toba” mantiene 240 operarios sin trabajar pero cobrando una garantía horaria de 70 horas quincenales aunque estos pagos se realizan sin producir y sin saber por cuánto tiempo más se podrá sostener en el tiempo esta situación. “Es uno de los riesgos que tiene todo empresario, observo lo que ocurre con empresas como Swift que cierra plantas permanentemente”, afirmó el Dr. Schiffo.

“No pensamos en cerrar, tenemos mucha fe en la industria ya que se ha hecho una apuesta muy importante para no dejar de trabajar en el norte”, continuó el empresario de la carne en diálogo con Radio Uno mientras explicaba más de las razones por las que el rubro carnes se ha vuelto deficitario en los últimos tiempos.

El costo para enviar carne al exterior o a la carnicería de barrio no salva los costos entre materia prima, salarios y logística ya que al haber falta de “hacienda gorda” el costo de la materia prima se elevó y dicho costo no puede ser trasladado al público. “Engordar al novillo se ha hecho mucho más caro”, explicó el profesional.

Falta de Stock

Al haber falta de “animal gordo” los empresarios deben orientar una mitad de la producción para el exterior y la otra al mercado local además de que según la normativa los frigoríficos pueden exportar según la cantidad de carne barata que acercan a las carnicerías locales.
La falta de dirección en políticas ganaderas y la gran sequía que hubo han disminuido enormemente el stock ganadero generando como consecuencia un aumento en el precio de venta según los dichos del empresario: “Estimamos que son unas 10 millones de cabezas, que haya un mayor stock es clave para que volvamos a tener carne barata”.

El frigorífico del que es responsable Schiffo es permanente comprador de ganado formoseño aunque la crisis actual ha marcado un descenso en dichas compras debido a la falta de demanda, pese a esto la empresa continua actualmente adquiriendo hacienda de nuestra provincia pero en menor cantidad: “Compramos menos animales en Formosa porque se dejó de consumir mucho en Europa y el argentino paso de consumir 70 kilos de carne por año a 50 kilos”, afirmó el Presidente del frigorífico “Toba”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *