9 de enero de 2012 13:22 PM
Imprimir

Otro buen año para el biodiésel

La competitiva industria que produce biodiésel a partir del procesamiento de la soja cumple cinco años de crecimiento constante. Y la Argentina es el primer exportador mundial de este biocombustible y el cuarto productor global. Para 2012, la meta es alcanzar una capacidad instalada cercana a las 3,2 millones de toneladas, según las proyecciones de un informe de la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio).

En la actualidad, hay más de 30 plantas elaboradoras de biodiésel, de escala mediana y grande, que concentraron inversiones por más 900 millones de dólares en estos cinco años. Algunas de las más importantes están radicadas cerca de las terminales portuarias del Gran Rosario, pero también hay plantas, de distinto tamaño, en otros pueblos y ciudades de todo el país, que así suman empleo y valor agregado a los granos.

En 2007, la industria argentina de biodiésel surgió con un fuerte perfil exportador (en el 2009 ya se había posicionado como la primera exportadora mundial). Pero a partir del 2010, cuando el Gobierno instauró el corte obligatorio de gasoil con biodiésel (primero al 5 por ciento, y luego al 7 por ciento, en septiembre de ese año), las plantas también asumieron el desafío de abastecer esta nueva demanda interna sin perder el liderazgo exportador.

Carbio estima que en 2011 el mercado interno consumió unas 500.000 toneladas de este biocombustible, y que este año esa cifra trepará hasta las 800.000 toneladas, con una producción total de biodiésel que superaría las 2,4 millones de toneladas.

En el año que acaba de terminar, las exportaciones habrían superado las 1,6 millones de toneladas, una cifra que generó divisas por más de 1.900 millones de dólares. En 2010, las ventas globales habían alcanzado las 1,35 millones de toneladas, por un valor superior a los 1.200 millones de dólares.

La producción de biodiésel, además, es una de las nuevas fuentes de empleo. “Este agregado de valor a la soja se realiza con mano de obra local. La industria generó más de 6.000 nuevos puestos de trabajo -entre directos e indirectos- y empleó a más de 1.500 trabajadores en la construcción de las instalaciones”, destacó Fernando Peláez, presidente de Carbio.

El potencial del mercado interno podría crecer todavía más en los años que vienen. Los técnicos de Carbio están realizando ensayos con mezclas de biodiésel al 10 por ciento en el gasoil que usan los automóviles, con muy buenos resultados; y del 20 por ciento en el caso de los camiones. “El biodiésel es una alternativa renovable y viable para continuar incorporando a la matriz energética nacional”, concluye el informe.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *