9 de enero de 2012 13:29 PM
Imprimir

APICULTORES DE GUALEGUAYCHU PODRIAN PERDER LA MITAD DE LA SEGUNDA COSECHA DE MIEL POR LA SEQUIA

Parte de la segunda cosecha de miel del Departamento corre riesgo de desaparecer, si en los próximos días se profundizan las altas temperaturas y no se registran lluvias superiores a los 100 milímetros, lo que significaría una pérdida económica para los apicultores de unos 750 mil pesos. El sector califica la situación como “extremadamente grave […]

Parte de la segunda cosecha de miel del Departamento corre riesgo de desaparecer, si en los próximos días se profundizan las altas temperaturas y no se registran lluvias superiores a los 100 milímetros, lo que significaría una pérdida económica para los apicultores de unos 750 mil pesos.

El sector califica la situación como “extremadamente grave en términos generales para el campo”, según aseguró en diálogo con Radio Cero, que reproduce diario El Día, el apicultor de Pueblo Belgrano, Juan Veronessi.

Agregó que la gran sequía “pega duro al sector” porque “hay poca producción de hierbas o de pasturas productivas de néctar y la abeja sufre las consecuencias”. Y explicó que la diferencia se notará comparativamente con la primera cosecha de miel que se realizó en Primavera “donde la abeja entró en una alta producción y estuvimos muy satisfechos de ese comienzo de temporada”.

El apicultor aclaró que actualmente “la preocupación es muy grande dado a que, entre otras cosas, no se prevén floraciones de la época como la soja que si bien trae consecuencias malas a la abeja por la fumigación, la planta genera néctar”. “Al no haber perspectiva de siembra en ese sentido, los productores que están lejos de las praderas sufrirán las consecuencias de la falta de floración”.

Tras destacar que la primera cosecha de miel “ha sido buena”, Veronessi dijo que la preocupación es que las altas temperaturas y la sequía “frenan la producción de la abeja que lo hace entre septiembre y marzo, por lo que estamos en un momento de un interrogante serio porque si no mejora la situación tenemos la perspectiva del fracaso de al menos media cosecha”.

• Más de 100 milímetros

Al ser consultado acerca de qué condiciones climáticas deben generarse para revertir la situación, el apicultor indicó que “una solución sería que llueva bastante, la primera precipitación no puede bajar de los 100 milímetros, porque no sirve de nada si no cae abundante agua; eso lo saben los productores que no van a sembrar cuando no hay suficiente humedad en la parte superficial de la tierra”.

“En este momento sino vienen lluvias grandes, está sequía no se pasa de ninguna manera”, sentenció Veronessi y detalló que en términos económicos la pérdida es importante porque “el kilo de miel se paga a 1,10 dólares (5 pesos aproximadamente) y la cooperativa apícola que abarca Gualeguaychú y Larroque cuenta con 12 mil colmenas que producen 25 kilos de miel cada una, en promedio”.

Los números demuestran que una producción normal de miel genera una ganancia cercana al millón y medio de pesos, por lo que los apicultores corren serio riesgo de perder unos 750 mil pesos si las condiciones climáticas no mejoran al corto plazo.

“Si la mitad de la cosecha se pierde estamos mal porque no cubrimos los gastos, y sería gravísimo”, remarcó Veronessi y adelantó resaltó que “se pasó la temporada de las flores que hay en primavera y que ahora subsisten las del monte para los que tienen las abejas en esos lugares o cercanas a los ríos, o dentro de los humedales”.

Por otra parte, el productor de Pueblo Belgrano informó que la próxima semana se realizará la reunión mensual de la Cooperativa Apícola en la que se analizará “a fondo que pasos seguir, si se pedirá una ayuda especial o si aguantamos el chubasco de la sequía”. “En rigor, las perspectivas no son buenas”, puntualizó.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *