11 de enero de 2012 12:46 PM
Imprimir

Son u$s3.000 M la perdida por falta de agua en la soja

Las pérdidas de la cosecha de soja podrían significar u$s3.000 M

Mientras que las mermas de la cosecha de maíz se estiman entre un 20 por ciento y 30 por ciento de acuerdo a la zona, y el ministro de Agricultura, Norberto Yauhar, llamó a “bajar el dramatismo” respecto de la sequía, ahora el principal cultivo de exportación del país amenaza con recortar sus proyecciones.

Sucede que las 52 millones de toneladas estimadas inicialmente -tres millones más que lo producido en 2011- podrían reducirse entre 4 y 7 millones, según fuentes consultadas por el matutino La Nación.

Como consecuencia de esta merma, el precio de la soja en la Bolsa de Chicago subió el lunes de u$s13,32 por tonelada a 450,39 dólares.

Es así que los 7 millones de toneladas menos de soja representarían, a valores actuales, unos u$s3.150 millones.

La superficie sembrada también podría reducirse: de la proyección inicial de 18,85 millones de hectáreas, restan implantar 2,85 millones de hectáreas.

“Evidentemente, ya hay una caída en el rinde y falta completar superficie de siembra. Creo que la soja hoy tiene posibilidades de estar en 44 a 45 millones de toneladas”, dijo Rodolfo Rossi, integrante de la Asociación de la Cadena de la Soja Argentina (Acsoja) a La Nación.

Asimismo, Miguel Calvo, presidente de Acsoja, subrayó que ya es “inalcanzable” para esta campaña la meta de 50 millones de toneladas de la oleaginosa.

Esperando la lluvia
El clima será la variable fundamental en la ecuación de la soja. El agroclimatólogo Eduardo Sierra, afirmó al respecto que las lluvias tan esperadas llegarían entre “miércoles y jueves” de esta semana.

Según le comentó a La Nación, las precipitaciones contendrían el daño pero “el deterioro va a seguir”, ya que para cortar con la sequía deberían llover 50 milímetros en forma general y luego 30 milímetros por semana.

Sierra recordó que cada semana sin lluvias la producción de soja se recorta en 2 millones de toneladas.

Por su parte, el presidente Acsoja aseguró que la cosecha terminará de definirse de acuerdo a lo que ocurra en Córdoba, Buenos Aires y Santa Fe, que concentran el 80 por ciento de la soja a nivel nacional.

Por lo pronto, “al sur de Río Cuarto el cultivo tiene pérdidas del 50 por ciento para arriba”, dijo Calvo a La Nación.

Para Rossi, las zonas más productivas del país, como el norte bonaerense y el sur de Santa Fe, que habitualmente estaban en rindes promedios de 33 a 35 quintales por hectárea, ahora ya están entre 10 y 20 por ciento menos.

“Hay pérdidas que vinieron para quedarse”, añadió Santiago Del Solar, productor de Rojas, en el norte bonaerense. “Vamos a andar en rindes un 50 a 60 por ciento de lo habitual”, precisó

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *