11 de enero de 2012 13:27 PM
Imprimir

Se venden hectáreas de maíz para forraje

Arroyo Algodón. Leonardo Audano realizó una inversión con toda la tecnología para cosechar maíces que le rindieran de cinco a siete mil kilos por hectárea, pero se tuvo que olvidar del grano y picó todo lo implantado, que ahora irá para alimentar sus animales de tambo y recría.

Este productor lechero está ubicado en la zona de Arroyo Algodón, unos 30 kilómetros al norte de Villa María. Entre el maíz que tenía para cosecha y el previsto para silo, debió picar unas 170 hectáreas a­fectadas severamente por la sequía.

“Los rindes estuvieron en un 30 por ciento de lo esperado, apenas unos 10 mil kilos de materia verde”, puntualizó.

Entre sus vecinos agricultores, la mayoría optó por vender la planta de maíz entera para picado, al no poder obtener un grano de calidad ni en cantidad. Esta situación también aconteció en varios lotes ubicados en la zona de Canals, donde la hectárea se comercializó en valores que oscilaban entre 1.300 y 1.500 pesos.

Audano asegura que una lluvia en este momento puede ser una pequeña ayuda, “pero lo que se perdió no se recupera”, opinó Audano.

Menos producción. Otro problema que se les suma es el menor caudal de agua para proporcionarle al rodeo ganadero. Algunos productores tuvieron que recurrir a perforaciones más profundas para obtener el recurso. “Todo juega en contra. Al menos la temperatura alta no se dio con humedad, que sería peor para las vacas y el tambo”, explicó. En su caso, viene registrando una merma de entre tres y cinco litros de producción diaria por animal.

Ante esta situación, estima que aquellos tambos que venían creciendo en vacas, deberán salir a comprar mucha más reserva, o deja de crecer. “Cada uno tendrá vacas según el forraje que disponga. Encima, la relación insumo-precio no es buena para el que produce carne o leche”, concluyó.

Menos soja en Sudamérica

Estimación inicial. Al inicio de la campaña, se proyectaba una cosecha de soja en Sudamérica de alrededor de 138 millones de toneladas, casi dos millones más respecto a la campaña pasada. En ese momento se estimaba una producción de 75 millones de toneladas en Brasil; 52 millones en Argentina; 7,6 millones en Paraguay; 1,8 millón en Uruguay y 1,8 millón en Bolivia, según el comercializador de granos Francisco Mariani.

Corrección actual. Debido a la sequía que atraviesa el cultivo en Paraguay (donde se registran pérdidas de hasta 40 por ciento de productividad,) y las dificultades que transita en Argentina, donde hay en peligro dos millones de hectáreas, la cosecha en la región continental se reduciría entre nueve y 12 millones de toneladas

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *