11 de enero de 2012 13:55 PM
Imprimir

Sequía y aftosa, alerta amarilla para la ganadería correntina

Gran parte del país sufre las consecuencias, por estos días, de una intensa sequía. Corrientes parece ser la excepción. Además, la reciente reaparición de un foco de aftosa en Paraguay preocupa al sector ganadero de nuestra provincia.

Para muchas entidades agropecuarias nacionales, la sequía que afecta a la actual campaña puede resultar de mayor impacto que la de 2008/09, muy amargamente recordada por los productores. El motivo: la actual comenzó antes. Ya en diciembre empezó a notarse el déficit hídrico. En el ciclo 2008/9, en cambio, la escasez de lluvias comenzó en enero. Además, la presente está más extendida, geográficamente, que la anterior.
Sin embargo, Corrientes parece una burbuja. La lluvia que cayó en Navidad abarcó casi toda la extensión de la provincia y fue más que suficiente para equilibrar las necesidades hídricas. En la zona Centro Sur por ejemplo, el agua caída rondó entre los 150 y los 200 milímetros.
“Hoy no veo que exista en Corrientes una situación que preocupe”, comentó Daniel Sampedro, coordinador del proyecto ganadero del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) a nivel regional. “Comparado con la situación de otras provincias, estamos mejor gracias a la bendición que fue la lluvia de Navidad… pero no para decir que estamos muy bien”, apuntó por su parte Gerardo Condado, titular de la Asociación de Sociedades Rurales de Corrientes (ASRC).
Otro que resaltó las lluvias que se produjeron en coincidencia con la festividad cristiana fue Lucio Aspiazu, diputado nacional por Corrientes que proviene del sector pecuario. “Hay pasto, hay verde pero si no llueve las altas temperaturas traerán complicaciones”, dijo el legislador curuzucuateño.
Condado coincidió con esta última apreciación: “Se empieza a sentir por las elevadas temperaturas, se está secando muy rápido. Un informe del INTA señala que en la zona Centro – Sur de la provincia la evaporación es equivalente a 25 milímetros por día. Ello da la pauta de lo rápido que se va a secar. La situación no es grave pero no es para despreocuparse”.
Sampedro dijo que la sequía que afecta a otras provincias podría influir indirectamente en Corrientes. El experto del INTA puntualizó en la venta de terneros a otras provincias que hoy padecen el déficit hídrico. “El invernador espera por la mejora de sus campos para comprar animales. La comercialización puede concretarse en precios inferiores a los de años atrás. En un mes comienzan los destetes, si no hay demanda no habrá buenos valores de venta”, señaló.
Por su parte, Condado dijo que enero “es un mes tranquilo para los negocios”. “Siempre decimos que a nadie se encuentra. Hay muy poco movimiento. El grueso de la venta se da para febrero, marzo y abril”. El ruralista recordó que en Corrientes de a poco se va cambiando su perfil: cada vez un mayor número de productores pecuarios se vuelcan a la recría, es decir, no venden sus animales como terneros sino que prefieren comercializar como novillo con algunos kilos más.
Para Aspiazu el déficit hídrico que se da en otras provincias “algo va a repercutir en Corrientes. El precio de la hacienda va a bajar y el grano encarecerá. Todos esperamos la lluvia, ojalá se dé. La sequía le hace mal a toda Argentina: cae la cosecha, el trabajo y el flete e ingresan menos divisas al país”. El legislador agregó que este fenómeno climático también influirá en la recomposición del stock ganadero del país cuya disminución estuvo relacionada, en gran parte, con la sequía de los años 2008 y 2009.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *