12 de enero de 2012 11:16 AM
Imprimir

Gestiones ante Moreno por Swift

El gremio de la Carne y representantes de la Intendencia de Venado Tuerto se reunieron con el secretario de Comercio Interior. Buscan que el Estado nacional intervenga para evitar que se pierdan más de 500 fuentes de trabajo en Venado Tuerto.

Con la presión de 517 posibles despidos a partir de febrero, cuando cierre la planta de Swift en Venado Tuerto, una delegación de la Federación Gremial de la Industria de la Carne y sus Derivados, encabezada por José Fantini, se reunió ayer a la tarde con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, quien maneja los hilos del sector frigorífico en la administración kirchnerista.

El gremio y el intendente de Venado Tuerto José Luis Freyre, junto con un grupo de legisladores peronistas, apuestan a que el gobierno nacional pueda darle forma a un rescate de la fuente laboral de Swift, como sucedió en el frigorífico San José, en Entre Ríos.

El grupo JBS Friboi cerró a mediados del año pasado la planta de San José, en Entre Ríos, donde trabajaban unos 200 operarios que ahora pasaron a ser empleados de una sociedad mixta con participación mayoritaria del Estado provincial. El gobierno de Sergio Urribarri terminó de adquirir los activos de JBS Friboi en diciembre pasado con la ayuda de un crédito del Bicentenario de 70 millones de pesos. Urribarri quien agradeció públicamente la ayuda de Guillermo Moreno para “convencer” a los brasileños que como en el caso de Venado Tuerto no querían vender pagó 15.081.000 dólares al contado y los restantes 1.419.000 dólares se cancelarán con la venta de mercadería cuando el frigorífico comience a funcionar.

En Venado Tuerto se abrió una esperanza entre los trabajadores ante la posibilidad de que se repita el modelo que delineó Urribarri. Pero las características de ambos frigoríficos son diferentes. El Ex Cepa de Venado Tuerto está centrado en el mercado de exportación y más específicamente en la venta de cortes kosher para Israel, por lo que es más complejo el armado de un plan de negocios.

Los plazos para buscar una solución están firmes: a fin de mes, según el acta que firmó el representante de JBS Friboi en el Ministerio de Trabajo, Swift bajará las persianas de la planta donde trabajan 517 personas. Ayer el grupo brasileño confirmó en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires su decisión de cerrar el frigorífico de Venado Tuerto y centralizar la producción en el país en la histórica planta de Swift en Rosario.

El secretario de Gobierno de la Municipalidad de Venado Tuerto, Rubén Paulinovich, quien participó en la reunión con Moreno afirmó que la Nación está abocada a hallar una solución en torno a la planta de Swift en esa localidad. El funcionario dijo que se evaluó con Moreno la posibilidad de crear “una asociación de cooperativas”.

Bajó el consumo de carne

El nivel de consumo por habitante de carne vacuna se ubicó en noviembre en 54,2 kilogramos/año, lo que implica un descenso del 5,8 por ciento anual, según un informe de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra). El informe de Ciccra precisó que el consumo por habitante acumuló una retracción de 20,8 por ciento con respecto al máximo alcanzado en los primeros once meses de 2007 y 2009 que se ubicaba en 68,5 y 68,4 kilogramos por habitante por año, respectivamente. La entidad atribuyó la caída del consumo a una combinación “entre una menor disponibilidad de carne vacuna en una población en continua expansión”.

Asimismo, Ciccra alertó que la sequía que afecta a varias regiones del país “puede convertirse en un elemento nocivo para el sector, retrasando la recuperación del stock ganadero”, y afirmó que de mantenerse en el tiempo la ausencia de lluvias “los productores ganaderos se verán en la necesidad de anticipar las ventas de animales con deficiente estado de terminación, lo que sin duda generará caídas de precios de los animales en pie”.

El documento también puntualizó que la faena vacuna en los primeros once meses sumó un nivel de 9,775 millones de cabezas, lo que implica que el nivel de actividad sectorial acumuló una contracción de 10,6 por ciento con respecto a igual lapso de 2010, y la caída alcanza a un tercio en la cantidad de cabezas faenadas en comparación con el mismo período de 2009.

La entidad consideró que la industria frigorífica vacuna “finalmente habría encontrado un piso de actividad en el último trimestre de 2011”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *