12 de enero de 2012 11:28 AM
Imprimir

¿Será el 2012 el 2009?

PARAGUAY : Adicionalmente, un ingrediente dañino que se suma, y que no formaba parte del cóctel del 2009, es el sector cárnico que profundizará su efecto contractivo en el sector primario (fincas rurales), en el sector secundario (industrias de frigoríficos) y se propagará al sector terciario o de servicio (transporte, comercio, finanzas).
Las perspectivas económicas se están deteriorando más rápido de lo previsto. Un conjunto de elementos recesivos se están alineando de manera acelerada, creando un coctel demasiado amargo, tan parecido al que experimentamos en el 2009. Existe una probabilidad muy alta de que el año 2012 sea un calco del 2009. ¿Estamos a tiempo de revertir esta situación?

El 2009 fue el peor año de la historia económica del Paraguay, al menos desde que se tiene registro que es el año 1950. La caída fue del -3,8%.

¿Cómo surgió ese deterioro? ¿Cuáles fueron los ingredientes que resultaron en un retroceso tan abultado? El factor más contractivo fue la sequía. La producción del sector agrícola cayó en -25%, siendo el bajón más pronunciado en las últimas décadas. Por el lado de la oferta de servicios, la caída del sector de transporte fue del -10,5%, pues naturalmente este sector es dependiente de la producción de bienes.

También la crisis internacional nos jugó desfavorablemente. El comercio a nivel mundial cayó en -12% y, con ello, arrastró al precio internacional de la soja a la baja en -13,7% y el de aceite de soja en -32%.

En el 2009, las exportaciones nacionales se contrajeron en -29%. En tanto, los envíos al exterior de soja cayeron en -47%, los de aceite de soja en -55% y la carne en -7%.

Para el presente año, ingredientes similares se están combinando. Si bien no existen aún datos oficiales de la producción de soja, ya se habla de una retracción entre el -30% y -50%. Las condiciones internacionales tampoco son propicias. Para el 2012 se anticipa un retroceso del precio internacional de la soja y del aceite de soja en –10,4% y –9,7%, respectivamente.

Adicionalmente, un ingrediente dañino que se suma, y que no formaba parte del cóctel del 2009, es el sector cárnico que profundizará su efecto contractivo en el sector primario (fincas rurales), en el sector secundario (industrias de frigoríficos) y se propagará al sector terciario o de servicio (transporte, comercio, finanzas). Recordemos que en el 2009, el sector ganadero creció en 4,8%, con lo cual pudo moderar la caída de la producción de bienes que declinó en -10,9%.

Ante este escenario de caída abrupta de la producción, el BCP está siguiendo los mismos pasos que emprendió del 2009. La autoridad monetaria está reduciendo continua y abruptamente la tasa de política monetaria y poniendo a disposición todos sus mecanismos de liquidez. Queda claro que estas medidas no evitarán el bajón, pero al menos moderará la pendiente negativa.

El déficit fiscal que se anticipa será beneficioso en este escenario contractivo, pero tampoco será un resguardo al bajón que se avecina. Coincidentemente, en el 2009 el aumento de consumo del sector público hizo lo suyo. El Gobierno general verificó una variación positiva del 15% dentro de la estructura del PIB, pero como se indicó la política anticíclica fiscal no fue suficiente.

¿Qué podemos hacer en este escenario de deterioro? ¿Cómo revertir una caída tan anunciada? Queda claro que no podemos quedarnos con los brazos cruzados y vernos obligados a tomar nuevamente un cóctel tan agrio.

Probablemente, el único salvador de este escenario es el sector construcción. Sabemos que el empuje del sector construcción no provendrá del sector público, pues los recursos están atados para pago de salarios. Más bien, el empuje necesariamente tiene que originarse del sector privado, pero para eso necesitamos de una ley de concesiones, y del liderazgo del sector privado que lo promueva decididamente. Si esto no ocurre, seremos testigos con los brazos cruzados como el 2012 se convierte en el 2009.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *