13 de enero de 2010 07:15 AM
Imprimir

En Chicago cayó el valor del maíz tras el anuncio de cosecha récord

La pérdida superó el 7% y arrastró al trigo y a la soja; pocas operaciones en la plaza local

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, en sus siglas en inglés) sorprendió ayer a los operadores de la Bolsa de Chicago al elevar hasta un récord de 334,05 millones de toneladas la cosecha 2009/2010 de maíz estadounidense, cuando la mayor parte de los especialistas descontaba una caída de la producción debido a las adversas condiciones climáticas que complicaron el último tramo de la recolección. Y a la acción del USDA pronto le siguió la reacción de los operadores, que quedó plasmada en rojo sobre las pizarras del mercado estadounidense. Límites de baja para la mayor parte de las posiciones del maíz y cierre con pérdidas de US$ 11,81 por tonelada (7,10%) sobre los contratos marzo y mayo, cuyos ajustes fueron de 154,52 y de 158,65 dólares. Según la cifras oficiales difundidas en la mañana de ayer por el USDA en su reporte mensual, la cosecha estadounidense de maíz quedó en 334,05 millones de toneladas, por encima de los 328,21 millones de diciembre y de los 326,25 millones previstos, en promedio, por los operadores privados. Así, la producción superó los 331,18 millones de toneladas del ciclo 2007/2008, mayor marca histórica de los Estados Unidos hasta ayer. Para graficar el grado de sorpresa que ayer recorrió las oficinas de analistas y operadores estadounidenses vale señalar que el rango entre el que se ubicaron las previsiones privadas iba de 319,44 a 330,11 millones de toneladas. La estimación más baja, de 319,44 millones, fue elaborada por el Banco JP Morgan. En su trabajo, el USDA sustenta el crecimiento productivo estadounidense en una superficie cosechable superior a la prevista en diciembre (pasó de 32,09 a 32,21 millones de hectáreas) y en el crecimiento de los rindes, calculados por el organismo en 103,7 quintales por hectárea, contra los 102,2 quintales anteriores. Si bien el reporte oficial marcó un importante crecimiento del uso de maíz forrajero (de 137,17 a 140,98 mill./t), las existencias finales estadounidenses 2009/2010 quedaron en 44,82 millones de toneladas, por encima de los 42,55 millones del mes pasado y de los 40,84 millones esperados por el mercado. Efecto contagio Las pérdidas registradas por el maíz arrastraron al trigo y a la soja, que también cerraron ayer con importantes quebrantos en Chicago. En el caso del trigo, la mayor cosecha de maíz impacta en forma negativo debido a que agrega competencia en el mercado de granos forrajeros. Además, ayer el USDA recortó las exportaciones estadounidenses del grano fino, que pasaron de 23,81 a 22,45 millones de toneladas, y elevó el stock final hasta 26,55 millones, contra los 24,49 millones de diciembre. Con todo ello, la posición marzo del trigo en Chicago y en Kansas perdió US$ 13,50 y 11,76, y terminó la jornada con un ajuste de 196,86 y de 196,21 dólares, respectivamente. Respecto de la soja, las pizarras de Chicago mostraron bajas de US$ 11,94 y de 11,02 sobre los contratos marzo y julio, cuyos ajustes resultaron de 359,36 y de 364,78 dólares por tonelada. Vale señalar que las cifras dadas ayer por el USDA acerca de la cosecha 2009/2010 de soja en EE.UU. estuvieron dentro de las previsiones del mercado. Por caso, la producción estadounidense fue calculada en 91,47 millones de toneladas, por encima de los 90,34 millones de diciembre, pero relativamente cerca de los 91,06 millones calculados por los privados. En sus proyecciones para América del Sur, el USDA elevó la cosecha de soja en Brasil, que pasó de 63 a 65 millones de toneladas. Para la Argentina el organismo mantuvo su previsión en 53 millones. Impacto doméstico En el mercado local las bajas externas se reflejaron parcialmente sobre la soja, dado que las plazas de maíz y trigo volvieron a evidenciar la falta de interés de la demanda exportada. Por tonelada de soja disponible las fábricas ofrecieron $ 970 en Timbúes, San Martín, San Lorenzo, Ricardone, Villa Gobernador Gálvez y en General Lagos, $ 20 menos que anteayer. La misma pérdida se registró en Bahía Blanca, donde los exportadores propusieron $ 950 por tonelada. La soja de la próxima cosecha se cotizó a US$ 223 por tonelada en San Martín, Villa Gobernador Gálvez y en San Lorenzo, por debajo de los US$ 230 que se llegaron a proponer anteayer en operaciones particulares. En el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba) las posiciones mayo y julio de la soja perdieron US$ 5,80 y 5,70, mientras que sus ajustes fueron de 230,90 y de 235,50 dólares. Por maíz sólo se interesaron los consumos, que pagaron de 475 a 510 pesos. En el Matba, los contratos abril y julio bajaron US$ 4,70 y cerraron con ajustes de US$ 114,30 y de 118,30. Respecto del trigo, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires indicó que los molinos ofrecieron de $ 551 a 660 por tonelada. En el Matba, las posiciones marzo y julio del cereal resignaron US$ 3,50 y cerraron con ajustes de 147,50 y de 155,50 dólares.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *