14 de enero de 2012 11:53 AM
Imprimir

Crisis frigorífica, ¿hasta cuándo?

Sobre finales del 2011 (hace apenas sesenta días) Alejandro Zegna, presidente de la Cámara de Frigoríficos de Santa Fe señalaba que la crisis de la carne había llegado "situación terminal", analizando la cesantía de 400 contratados en el frigorífico Friar de Reconquista.

 

Zegna señalaba que “acá se juntaron una serie de factores. Los problemas en materia de ganadería, que llegó a la situación de ruptura más grande en estos tiempos. A eso se suma la política del gobierno nacional de restringir a cero las exportaciones. El incremento que tuvo el precio de la carne en mostrador y su reemplazo del consumo de la carne por otros sucedáneos, que están subsidiados” detallaba.
A este sombrío panorama del 2011 se le agrega ahora la sequía con su consecuente mortandad y pérdida de peso de los animales que sobrevivan y la decisión del grupo JBS Friboi de cerrar en febrero el mes próximo la planta de Venado Tuerto, donde trabajan 517 personas. Según da cuenta el periódico Cruz del Sur, el presidente de JBS Artemio Listoni, quien reside en Brasil, delineaba los pasos que daría a corto plazo el grupo: “Estamos saliendo de la historia de simplemente matar vacas en Argentina” para enfocar el “plan de negocios” en la industrialización de carne. Listoni dijo estar convencido de que la inflación de los alimentos en Argentina hará que los argentinos “vayan cada vez más al consumo de productos populares, como hamburguesas y salchichas, en lugar del tradicional bife o asado”.
Mientras tanto, el secretario de gobierno de Venado Tuerto, Rubén Paulinovich, junto con representantes de la Federación Gremial de la Industria de la Carne y sus Derivados se entrevistó con el secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno para evaluar distintas alternativas, entre ellas la posibilidad de que un inversor se haga cargo de la firma.
Moreno les pidió que exploren distintas alternativas paras solucionar el tema vía otra empresa, alguna cooperativa creada o desarrollada por el municipio. Tenemos 60 días con garantía horaria para evaluar las posibilidades”, precisó el funcionario venadense, quien le pidió a las autoridades de la Provincia de Santa Fe “mayor compromiso con el tema”.
Alberto “Beto” Fantini, titular de la Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne y sus Derivados ratificó que en el 2010 se perdieron más de siete mil puestos de trabajo y que al 31 de diciembre pasado se encuentran bajo el régimen de subsidios REPRO dos mil cuatrocientos trabajadores de la carne. Ya la Cámara de Frigoríficos de Santa Fe – CAFRISA – había señalado que de 400 platas frigorícas que había en el país cerraron 120, y las restantes están haciendo “la plancha”, aventurando un panorama difícil que puede “durar como mínimo dos o tres años”.
Recordemos que el frigorífico Swift de Venado Tuerto es de la multinacional brasileña JBS Friboi que posee 120 mil empleados en el mundo, y que apuesta a centralizar su producción en Rosario, con productos baratos ante la caída del consumo de carne.
JBS había comprado y luego cerrado (lo que intenta hacer en Venado Tuerto) el frigorífico San José, en Entre Ríos, donde trabajaban unos 200 operarios. Fue el gobierno entrerriano de Sergio Urribarri quien ideó una sociedad mixta con participación mayoritaria del Estado provincial y la ayuda de un crédito del bicentenario de 70 millones de pesos. Lo mismo piden en Venado Tuerto que haga la Provincia de Santa Fe, cosa a la que el gobierno se niega.
Para ilustrar, de 61 millones de cabezas de ganado existentes en el país en el año 1977 se pasó a 47 millones en 1988. Durante los 90 se había dado un despegue que desapareció como consecuencia del mal de la vaca loca y el rebrote de aftosa detectado a mediados de 2000. La cantidad de vacas volvió a bajar al pasar de 53 millones en 1994 a 48 en 2002. El stock repuntó a partir de 2003 con la aparición de los feedlot a fines de los 90, máximo exponente de la intensificación ganadera y el desplazamiento de la actividad ganadera a zonas extra pampeanas o marginales.
En el año 2010 se produjo una disminución de cabezas de 13,5% en relación al año 2008, más que nada como consecuencia de la liquidación de vientres tanto por la menor rentabilidad relativa en comparación con la agricultura como por las sequías. En sólo dos años se perdieran casi 7,5 millones de cabezas. También en 2010 la cantidad de animales faenados disminuyó un 32,2%; mientras que la producción y las cantidades exportadas se contrajeron 31,9% y 53 % respectivamente.
A todo esto, El Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina – IPCVA- advirtió que la recuperación del stok ganadero llevará entre seis y diez años aproximadamente. Por su parte, el consejero de CRA en el IPCVA, Dardo Chiesa, aseguró que “hay una crisis de una magnitud muy profunda” en el sector ganadero. Según Chiesa en el 2012 se faenarán 10,5 millones de cabezas de ganado cuando la capacidad de la industria frigorífica es de 22 millones”, y agregó que al faltar materia prima (vacas)
“las empresas frigoríficas no tienen volumen para sustentar el negocio. Son pocos los que se funden, pero son muchos los que cierran”, caso Swift de Venado Tuerto.
Desde el IPCVA sostienen que pese a que en el largo plazo se recupere el stock bovino no cambiará la tendencia del nuevo consumo, que es de unos 50 a 55 kilos de carne vacuna, 40 kilos de aviar y 10 a 15 de porcina por año por habitante.
El IPCVA, cuyo presidente es Gonzalo Álvarez Maldonado de Coninagro, fue creado en 2003 para promocionar la carne argentina y se financia con el aporte actual de $ 2,25 por cada vacuno comercializado por parte de los productores, y con $ 1,25 aportado por la industria frigorífica por cada animal faenado.
Además de promocionar las carnes vacunas en el extranjero, tarea complicada desde que el gobierno restringió las exportaciones, el Instituto desde hace un tiempo se encarga también de organizar Seminarios y Congresos para productores ganaderos en distintos puntos del país, por lo que conserva una buena imagen en el sector.
Si bien el IPCVA es un ente privado, lo cierto es que el estatuto interno establece que dentro de su Consejo Directivo debe haber dos representantes del Estado; de esta forma, los dos consejeros del Gobierno son el secretario de Agricultur y el subsecretario de Ganadería, mientras que el presidente es Gonzalo Álvarez Maldonado de Coninagro y el vice es Miguel Schiariti de Ciccra.
Cuando en la Provincia de Santa Fe acaeció la sequía del 2008 desde el Ministerio de la Producción se promovieron los alojamientos temporales para ganado en el Norte provincial con capacidad para albergar a mas de 3000 cabezas de ganado cada uno que permitieron realizar en el ganado, los necesarios controles sanitarios, llevar adelante la identificación de los animales, para luego dividirlos en lotes y mantenerlos con un buen estado corporal. Además de brindarle a éstos una buena alimentación y ración
de agua en un período aproximado de 60 días y asistencia sanitaria.
El negocio del cerdo. Carlos Ingino, titular de Figan (productor de carne de cerdo y dueño de una cadena de carnicerías), hizo notar el crecimiento del mercado: “calculamos que el argentino está consumiendo 5 kg de carne de cerdo, al año. Hace 6 años atrás nos se consumía nada. Ocurre que tampoco había una gran oferta. La carne de cerdo es la más consumida en el mundo por su calidad”, apuntó.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *