14 de enero de 2012 16:48 PM
Imprimir

La pera argentina enfrentará serios problemas en el mercado

Mayores costos internos y una caída generalizada de precios en los destinos del hemisferio norte plantean un complejo escenario para la temporada que se avecina.

Para algunos analistas, la comercialización de la pera argentina está ingresando en una “tormenta perfecta”. Factores negativos externos e internos se conjugan en momentos en que se inicia la cosecha de esta especie en el Valle.

Factores externos

• Stocks.

Los volúmenes de peras almacenados en las cámaras frigoríficas de la Unión Europea (UE-15) se ubicaban, al 1 de diciembre del año pasado, un 34% por encima de los stocks consignados para la misma fecha del 2010, según estimaciones elaboradas por la consultora alemana Agricultural Marketing Information (AMI-informiert.de). Las causas: una elevada cosecha en el Viejo Continente, demanda poco activa y una salida de fruta de las cámaras más lenta de lo esperado. Los excedentes que se van acumulando terminan saliendo, en parte, a través de las ofertas puntuales que realizan los supermercados, sacrificando precio para ello. Informes privados señalan asimismo que los operadores europeos están orientando un mayor volumen de peras hacia Rusia para intentar descomprimir la situación. Las estadísticas dan cuenta, por otra parte, de que al 1 de diciembre de 2011 los stocks de Abate Fetel y Conference en la UE-15 se ubicaban respectivamente un 103 y un 20% por encima de los volúmenes consolidados para la misma fecha del año anterior, siempre tomando como referencia los informes alemanes. Ambas variedades son las que compiten en las góndolas europeas con la oferta del hemisferio sur (Williams, Abate Fetel y Packham’s) que llega a partir de febrero a este mercado. Los datos con que contaba Estados Unidos al 1 de diciembre de 2011, a través de Northwest Pear Storage Report, daban cuenta de que existía un 20% más de peras en las cámaras frigoríficas respecto del año anterior.

• Precios.Las cotizaciones en los distintos mercados del norte están hoy, en promedio, un 15% por debajo de los niveles de la temporada anterior. Existen números preocupantes como es el caso de la pera en Italia, donde en la primera semana de este año los valores se desplomaron hasta un 50% respecto de los consignados para el mismo período de la temporada pasada. A continuación se detallan algunos de los informes privados que acusan el impacto de la crisis en las cotizaciones de las peras en el Viejo Continente.

– Afrucat, de España, informa a sus socios que las cotizaciones de venta para el inicio del 2012 de la pera Blanquilla se ubican entre 0,60 y 0,80 euros por kilo, mientras que en Conference oscilan entre 0,55 y 0,75 euros. Sin embargo, la misma asociación reportaba precios muy superiores en la primera semana del 2011: entre 0,75 y 0,90 para Blanquilla y entre 0,70 y 0,90 euros para Conference. (Fuente: Association of Catalan Fruit Businesses)

– CSO, de Italia, señala a sus socios que los precios en Abate Fetel se ubicaron entre 0,55 y 0,95 euros. En el inicio del año pasado estos valores se habían ubicado entre 1,10 y 1,50 euros. (Fuente: CSO- Centro Servizi Ortofrutticoli)

– AOPN, de Francia, hace saber a sus productores que la pera Conference obtiene entre 0,68 y 0,90 euros por kilo, mientras que el saldo de inventario en Comice cotiza entre 0,90 y 1,10 euros. Para comparar, en la primera semana el año pasado esta organización informaba precios de entre 0,80 y 1,20 euros por kilo para Conference y de entre 1,10 y 1,30 para Comice. (Fuente: AOP Nationale Pomme-Poire)

• Conclusión I.Queda claro que el escenario comercial para la pera argentina en el hemisferio norte está lejos de ser el ideal. La fruta del Valle se encontrará con altos stocks de pera local sin vender y precios por debajo de los conseguidos en la temporada 2011. Con distinto grado de complicación Europa, Estados Unidos y Rusia enfrentarán problemas para absorber los volúmenes de pera que tradicionalmente Argentina orienta hacia ese destino, a lo que hay que sumar las pocas posibilidades de que el mercado convalide los precios que se exigen para compensar nuestros costos internos.

Factores internos

• Costos.

Una de las variables más importantes que afectan económicamente al sistema frutícola es su estructura de costos, que desde el 2008 suben a una tasa promedio anual del 20% en dólares. Mucho se habló del tema en estas páginas. En la medida en que no existan correcciones de fondo, la fruticultura ingresará en un punto de inflexión donde producir ya no será rentable. Para muchos empresarios, a este punto ya se llegó en el 2012 y adelantan que por cada 100 dólares exportados en esta temporada hacia los mercados de ultramar se terminarán perdiendo cerca de 10 dólares. En definitiva, si es lo que señalan los exportadores, cuanto más se embarque hacia Europa y Estados Unidos mayores serán las pérdidas económicas. Los grandes operadores son conscientes de que sólo la pera de alta calidad sobre nichos bien definidos será la que logre retornos positivos en el mercado. De ahí que muchas empresas del Valle reestructuraran sus programas para este año proyectando menores exportaciones hacia Europa y, en menor medida, Rusia y Estados Unidos. “Vamos a comprar lo justo. Calidad y calibres… el resto deberá ir a la industria, Brasil o el mercado interno”, comentó con determinación uno de los grandes exportadores regionales al ser consultado por el tema.

• Paridad cambiaria.Éste es otro de los puntos que preocupan a los exportadores regionales. Los competidores del hemisferio sur ajustaron sus monedas para ser más competitivos. De ahí que en los últimos meses las devaluaciones alcanzaran hasta un 18% en algunos de estos países, como fue el caso de Sudáfrica, uno de los mayores competidores de peras que tiene hoy el Valle en el mercado internacional. En destinos clave la paridad cambiaria también está jugando en contra del Valle: el euro y el rublo sufrieron en estas semanas importantes ajustes contra el dólar y eso terminará afectando las exportaciones valletanas que se manejan con un dólar cuasi fijo.

• Financiamiento.La falta de liquidez se hará sentir esta temporada en el Valle. Durante el 2010 el sistema frutícola pudo financiarse con las amortizaciones y la fruta, el último eslabón sobre el que cae el peso de la estructura de costos. El año pasado lo hizo a través de proveedores y nuevamente la fruta. Y esta temporada lo hará, en parte, con los fondos que tenía previsto destinar a capital de trabajo y, el resto, ajustando los valores sobre la fruta. Claramente se observa que cada año que pasa el sistema frutícola se encuentra con menos margen de acción. Reorientar los fondos destinados a capital de trabajo para, por ejemplo, cancelar gastos corrientes o pasivos es, sin lugar a dudas, el principio del fin para la actividad. La falta de financiamiento a la que se está sometiendo la actividad productiva es realmente un acto suicida. Sin grandes cambios en el horizonte también es lógico que los bancos cierren progresivamente el acceso al crédito para la actividad y que los fondos que salgan sean cada vez más selectivos. El ahogo financiero que se espera para este año generará más concentración dentro de la actividad frutícola regional, algo que el modelo nacional y popular rechaza desde su retórica discursiva.

• Conclusión II. No hay voluntad política de cambio para modificar el rumbo de la crisis que se avecina en la comercialización de peras hacia ultramar para esta temporada.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *