15 de enero de 2011 01:27 AM
Imprimir

La demanda estuvo muy activa y la lana está valiendo entre 5 y 6 veces más que el algodón

URUGUAY : Roberto Parma, Técnico del SUL y la reapertura del mercado internacional.

En esta semana se retomaron las actividades en el mercado internacional. El primer día de ventas y remates marcó una tendencia bastante fuerte, manifestó Roberto Parma, integrante del Secretariado Uruguayo de la Lana, al comentar las novedades del mercado lanero.

El mercado australiano reabrió, entrando en el último tramo de la zafra 2011-2012, y hubo tres días de remates: martes, miércoles y jueves. El martes fue solamente en uno de los centros de venta:  Melbourne, con una suba importante. El miércoles fue en los tres centros de venta -se sumaron Sydney y Freemantle- donde también hubo otra suba. El último día de remate, también en los tres centros de venta, hubo una baja imperceptible: 0.2%,  o sea que prácticamente podemos decir que en ese último remate, se mantuvo. Si lo analizamos con respecto al cierre anterior, que había sido el día 15 de diciembre, hubo una importante suba de 6,4% en el Indicador de Mercados del Este. En dólares, por kilo en base limpia, había cerrado en diciembre a 11,77 y ahora cerró a 12,52, o sea que es una suba relativamente importante: 6 y pico por ciento.

¿Qué expectativas hay en el mercado y qué repercusión puede llegar a tener esto en el mercado interno nuestro?

En la ronda que nosotros hacemos todos los jueves con una serie de operadores importantes de nuestro mercado lanero, ayer no pudimos recabar ningún negocio realizado, estaba totalmente paralizado el mercado, primero porque, al no existir la referencia internacional de los precios, porque recién esta semana abrió Australia, todavía no se armó la boleta de negocios de acá. Y observamos el hecho de que muchas industrias, muchos demandantes locales de lana aprovechan para dar licencia a su personal en esta época. O sea que esperamos para la semana que viene a  tener información local. Recordamos que nosotros no informamos de precios nominales sino solamente de valores obtenidos en negocios efectivamente realizados.  No hubo ninguna información disponible en esta semana, pero seguramente, de a poquito va a comenzar a haber negocios y vamos a ver si a nivel internacional, ya con una oferta superior para la semana que viene, puede mantener estos niveles muy buenos de precios. Estos precios históricamente por encima de los 12 dólares son muy altos en el mercado internacional, en el Indicador del Este, por supuesto son inferiores  al pico obtenido al principio, en junio del año pasado. De todas maneras, son precios muy buenos.

Así que la expectativa es que, por lo menos, se mantenga. El hecho de que haya arrancado en esta forma positiva es alentador en la medida que todavía sigue la incertidumbre de las economías europeas.

El 6% de aumento que se registró en el comienzo de la segunda parte de la zafra en el mercado australiano, ¿a qué factores se le atribuyen principalmente?

La demanda estuvo muy activa, básicamente es eso, y que siempre está latente el riesgo de que las empresas, si no compran ahora la oferta mundial sigue siendo reducida, que es el factor que está actuando básicamente. Y que China, a pesar de que enlenteció su crecimiento económico, de todas maneras sigue creciendo y sigue siendo su principal demandante. Pero aún con todos los problemas y toda la incertidumbre que existe en Europa y lo convulsionado que está, de todas maneras, en los remates de Australia, Europa y China fueron los demandantes más importantes. O sea que a pesar de toda esa situación la lana es escasa y, por lo tanto, está el riesgo de quedarse sin la fibra. A esto le tenemos que sumar el hecho de que sigue firme el dólar australiano frente al americano: la paridad está por encima de 1, que eso también incide cuando convertimos a dólares americanos.

A pesar de la escasez que hay con respecto a la oferta de lanas, ¿cómo está la misma frente a la posición de otras fibras?

La lana ha perdido competitividad frente a las otras fibras en los últimos meses porque las otras fibras han bajado. Si bien la lana ha bajado un poco, lo ha hecho en mucho menor medida. Nos referimos básicamente a sintéticos y algodón. Esa relación de precios que históricamente anda entre 3 y algo a 4, a 1,  o sea que la lana vale históricamente alrededor de cuatro veces más que las fibras competitivas, en este momento la relación está entre 5 y 6 esa relación, o sea que la lana se ha encarecido. Y cuando pasa esto, la lana, por más que es la fibra de calidad, es natural, etc., de todas maneras siempre está el riesgo de sustitución total o parcialmente por otras fibras, sobre todo en las mezclas, por ejemplo, que se utiliza mucho lana con sintético en la medida que la relación favorece mucho al sintético, se pone más proporción de esas fibras.

En el caso del algodón, lo mismo: el algodón compite con otras fibras sintéticas también. Pero lo cierto es que, a pesar de esta relación desfavorable, todavía la demanda por lana está firme y los demandantes saben que la producción es baja de lana en el mundo y no va a aumentar rápidamente. Se prevé un aumento muy lento  por dos razones básicas: por un lado, los rubros competitivos en todos los países están en muy buena forma, básicamente ganadería vacuna, lechería –en el caso de Nueva Zelanda-, agricultura –en Australia y en Uruguay-, los otros rubros competitivos están bien. Por otro lado, la carne ovina, en cierta medida es competitiva de la lana, porque países como Australia, por ejemplo, cada vez tienen menos capones, que son categorías laneras, lo mismo que pasa acá, y destinan más ovejas Merino cruzamiento con razas carniceras por el gran precio que tiene la carne ovina.

O sea que en cierta medida la carne ovina actúa como un competidor de la lana. O sea que no está previsto que la lana aumente su volumen rápidamente a nivel mundial, y eso, por lo tanto, es una buena noticia en el sentido de que es una fibra escasa, demandada, y eso no debería permitir que los precios bajaran.

Hablando con distintos operadores y consignatarios de lana, se escucha que gran parte de lo que fue la primera zafra se vendió sobre el lomo, tomando el productor esta herramienta como algo favorable. ¿Cuánto estiman ustedes desde el Secretariado Uruguayo de la Lana que queda en manos de los productores para comercializar en esta segunda parte de la zafra?

Ayer hicimos una ronda y consultamos a operadores importantes fundamentalmente del norte del país, donde hay una mayor población ovina. Es muy difícil estimar, pero en general, pero varios nos dijeron que podría quedar en el entorno del 40% de lana porque quedan muchos lotes grandes y de lana fina que tenían otras expectativas de precios viendo lo que pasó durante el primer semestre de 2011. Esa información hay que tomarla con pinzas porque no es exacta, es una estimación: pero que es un volumen importante, seguramente.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *