15 de enero de 2012 14:05 PM
Imprimir

Preocupa mal uso de los fármacos

Puede dificultarse tratamiento de las enfermedades.

El mal uso de los antibióticos y los residuos que pueden dejar sobre productos exportables, como es el caso de la carne bovina, ya se convirtió en una barrera comercial de peso.

Meses atrás, Estados Unidos quitó de la lista de exportadores habilitados a varios frigoríficos brasileños, por encontrar residuos sobre la carne bovina exportada en su mercado. Es que el mal uso de antibióticos en la medicina humana y veterinaria puede dificultar el tratamiento eficaz y la recuperación de las enfermedades tanto en los humanos como en los animales.

La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), el organismo que regula sanitariamente el comercio de animales vivos y subproductos de ese origen, está muy preocupada por este tema y según su director, Bernard Vallat, promoverá varias acciones buscando un uso responsable y prudente de antimicrobianos en medicina veterinaria.

Entre esas acciones figuran: evitar prácticas nocivas como el uso no recomendado y la producción y contrabando de productos falsificados; fortalecer la buena gobernanza de los servicios veterinarios para un mejor control, registro, importación, distribución y uso de los antimicrobianos en los ganaderos; alcanzar un mejor conocimiento y vigilancia de las cantidades de antimicrobianos usados en la producción pecuaria y armonizar los programas nacionales de vigilancia y monitoreo de la resistencia a los antimicrobianos para los animales, los humanos y en el medio ambiente. Asimismo buscará implementar programas de coordinación y solidaridad internacional, además de medidas de evaluación del riesgo.

 

La OIE insiste en recomendar una vasta aplicación de los marcos regulatorios para los productos veterinarios. El Codex Alimentarius, la FAO y la Organización Mundial de la Salud son sus interlocutores clave en recomendaciones a los veterinarios y productores pecuarios y en particular sobre el análisis del riesgo de residuos de medicamentos veterinarios en los productos alimentarios de origen animal y los métodos para el análisis de estos productos.

Uruguay tiene en marcha desde hace varios años un programa de rastreo de residuos en carne bovina, miel y otros productos. El laboratorio oficial (Dilave “Miguel C. Rubino) es el encargado de hacer los monitoreos y hasta el momento no se han detectado niveles preocupantes. Pero una sola muestra con niveles altos puede ocasionar el cierre de los mercados de alto valor.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *