16 de enero de 2012 10:12 AM
Imprimir

“La Niña” comienza a ceder pero aún el panorama del agro es imprevisible

URUGUAY : Los servicios meteorológicos australianos indicaron que la última semana de diciembre podría haber marcado el momento de máximo enfriamiento del Pacífico, por lo que el fenómeno conocido como “La Niña” estaría comenzando a ceder.

Aun cuando esto suceda, para la ganadería el factor clave será la ocurrencia de lluvias en el otoño que permitan generar forraje previo al invierno. Un enero seco es en cierta forma previsible, pero la persistencia de la escasez de lluvias cuando baja la temperatura tendría consecuencias realmente graves para la ganadería y la lechería.
“Los modelos revisados por el Bureau de Meteorología de Australia (BMA) muestran que ‘La Niña’ habría alcanzado su momento pico o estaría cerca de este”, informó el BMA.
Más allá que las altas temperaturas tienen un impacto directo sobre los cultivos, presenta una consecuencia menos visible pero más perdurable, que es la amenaza de que otra vez falle el entore. El peligro de que la cría vacuna sufra otro golpe que se traduzca en una mediocre producción de terneros crece a medida que pasan los días sin lluvias. Los productores apostaron a producir más terneros, pagaron más por los reproductores, hicieron verdeos y cuidaron en general la alimentación en los rodeos. En tanto retuvieron más vacas. Pero eso todavía no asegura que se concrete una mayor producción cuando el verano viene seco. En las zonas donde las vacas no entraron en celo en diciembre, definitivamente no entrarán en celo, y eso la gente que no hizo destete precoz lo va a sentir, sostiene un informe de Blasina y Asociados.
Los productores vienen reduciendo la faena de hembras, en el intento por producir más terneros. La faena de hembras en 2011 bajó en 222.000 animales y explicó todo el descenso en la faena de vacunos (193.000 vacunos menos que en 2010). También bajó la cantidad de terneros y toros faenados. La apuesta a la cría fue clara. También la apuesta a faenar novillos más jóvenes, que aumentaron su ingreso en los frigoríficos respecto a 2010.
Pero los criadores a la vez enfrentan las restricciones en la disponibilidad de vaquillonas, derivada de las limitaciones generadas por sequías anteriores. Hay justamente 230.000 vaquillonas menos en el stock de 2011 respecto al de 2010. Por lo tanto, la cantidad de vacas entoradas este año no cambiará en cifras significativas. El entore actual sólo puede cambiar la oferta de terneros por resultar en una mayor tasa de destete. La cantidad de vientres entorados se mantendrá en 3.500.000 vacas.
Cuando la primavera venía con viento a favor, podía suponerse una tasa de destete de 70% que llevara a una recuperación interesante en la producción de terneros. Podía aspirarse, si enero hubiese traído apenas una lluvia relevante por quincena, a una producción cercana a los 2.700.000 terneros.
Si el entore es apenas normal –hay muchos productores que están haciendo destete precoz y aportando raciones para amortiguar el efecto sequía–, la producción de terneros se ubicará en 2.500.000. La faena seguirá muy cerca a los dos millones de ahora hasta el año 2015. La mortandad y algo que se exporte en pie mantendrán alejado el ingreso de vacunos a frigoríficos de la meta de tres millones que la industria tiene.
veranos adversos
La peor sequía reciente fue la del verano 2008/09, que bajó una producción que venía de superar por tres años los 2.600.000 a solo 2.300.000 terneros a mediados de 2010. Luego vino un año favorable en lluvias y la producción de terneros a mediados de 2011 fue de 2.600.000.
Para este otoño cabe esperar una producción de 2.350.000 terneros, fruto del entore pasado y todavía hay posibilidades de que al próximo otoño lleguen 2.500.000 o 2.600.000 terneros. Pero ahora todo depende de las lluvias que lleguen en las próximas semanas.
La escasez de ganado se puede prolongar así hasta 2015. Porque, aun con los problemas que pueda generar la crisis europea, afortunadamente la demanda por la carne uruguaya seguirá presente. Los consumidores locales y externos van a querer comprar más carne de la que habrá disponible, establece el informe

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *