17 de enero de 2012 10:54 AM
Imprimir

El cultivo del arroz en el país se presenta en buenas condiciones aunque comienza a escasear el agua

URUGUAY :    La alta luminosidad y la disposición de agua, determina que los cultivos de arroz en país estén en buenas condiciones. Las chacras, están bien regadas, los productores tienen un caudal de agua importante y están sintiendo que el ciclo se va acelerando y se están emparejando, manifestó el Ing. Agr. Ernesto Stirling, presidente […]

URUGUAY :    La alta luminosidad y la disposición de agua, determina que los cultivos de arroz en país estén en buenas condiciones. Las chacras, están bien regadas, los productores tienen un caudal de agua importante y están sintiendo que el ciclo se va acelerando y se están emparejando, manifestó el Ing. Agr. Ernesto Stirling, presidente de la Asociación de Cultivadores de Arroz (ACA), al analizar la situación de este cultivo en nuestro país..

Además de poder aplicar urea como fertilizante nitrogenado está haciendo que estos cultivos avancen mejor. Tenemos la esperanza de que en enero, febrero y parte marzo haya reposición de agua primero por medio de alguna lluvia, pero también poder manejar y que todos los productores tengan acceso a ella, porque realmente se está notando la necesidad de agua en los cultivos y se están poniendo bombas auxiliares, el río Cebollatí ya está con un caudal muy bajo que está existiendo desde hace unos 15 días por la represa de India Muerta, la gente está reciclando el agua, poniendo bombas movidas por tractores o motores chicos para poder hacer una circulación del agua que se escapa. O sea que se están tomando las medidas de manera de darle el mejor manejo al cultivo, a diferencia del norte, que en general están mejores, mucho más parejos, nacieron mejor y tienen un potencial grande comparados con lo que son los cultivos en el este.

¿Cuál es el estado sanitario de los cultivos de esta zona que estaba un poco más comprometida?

Básicamente lo único que puede aparecer ahora es algún problema de hongos, puede aparecer como otros años problemas de pedicularia, los suelos muy arenosos o que estén mal regados; eso lleva a un debilitamiento de la planta. Esperemos que el productor pueda manejarlo de la mejor manera posible, ya sea suprimiéndolo con aplicaciones de fungicidas o con un buen manejo del agua, que es lo mejor. Hay dos variedades que son bastante tolerantes o resistentes a este hongo, pero en general este hongo se manifiesta en estados un poco más avanzados del cultivo. Esperemos que la luminosidad y alguna lluvia acompañen ahora esta fase del cultivo; estamos en fase vegetativa y algunos empezando ya la fase reproductiva, que es fundamental. Si en enero y febrero se produce un buen  llenado del grano, se compensa el faltante de plantas en algunas chacras. De la calidad, por ahora, podemos decir que es buena.

Si bien es un poco temprano, teniendo en cuenta lo que ocurrió el año pasado a esta altura más o menos, en lo que va de la campaña, ¿se ha considerado que haya algún abandono de área?

Por ahora, no. Sí hay productores que están al máximo con los sistemas de riego. Esto quiere decir que no les está dando el agua en muchos casos para poder cumplir con las necesidades del cultivo. En la medida que esto continúe puede dar algún problema, pero hay que verlo en el tiempo. Tenemos sí 10.000 hectáreas menos sembradas -eso no es poca cosa- y los cultivos en el este no tienen el potencial que tenían el año pasado. Pero nos jugamos gran parte del partido o la mayoría de lo que queda en estos meses de enero y febrero, que es el final de la fase vegetativa, pasa a reproductiva y el llenado de grano, que es fundamental, que va a ser a partir del mes de febrero hasta marzo; porque hay cultivos atrasados de productores que han tenido dificultades en riego básicamente, y en los que no nació bien debido a la falta de agua de lluvia. Hubo que bañar para nacer dos o tres veces y  poderlos emparejar. En la medida que el clima acompañe se puede ir mejorando la fase del cultivo, pero ya sabemos que es muy difícil poder igualar el récord del año pasado, de 8.400 kilos que obtuvimos. Esperemos que el tiempo nos acompañe y realmente sea un verano bueno en cuanto a luminosidad y temperatura.

Teniendo en cuenta el panorama que veníamos manejando, ¿ha existido algún tipo de contacto con las autoridades del Ministerio de Ganadería para la asistencia del productor o esta asistencia se viene haciendo como ocurre tradicionalmente, por el sector privado solamente?

No, los sistemas de riego hay que diseñarlos. El productor siembra el agua segura que tiene. Estos son sistemas de riego que se han ido mejorando no solo en el hecho de que el arroz precisa más agua hoy debido a la demanda atmosférica que hay, mayor que la de hace 10, 15 años, esa es una realidad. Los sistemas de riego se han ido adaptando y se ha ido incrementando el volumen de agua en proporción al cultivo porque es mayor la necesidad hoy. Uno ve cómo se evapora el agua en las aguadas y en los canales que deja para abrevadero del ganado, en las represas, cómo bajan diariamente de a 2 cms. en los espejos de agua. Todo esto lleva a que el productor haya tomado las precauciones de ir adaptando el sistema de riego a las necesidades del cultivo. También han hecho sistemas de riego colectivos, que son una cantidad importante en el país, y eso ha dado buenos resultados. Días con una evaporación tan grande como estos y con una demanda atmosférica que supera los límites previstos, esas son cosas que ocurren; podríamos decir que es algo que, si bien es dentro de lo normal del cultivo, son picos que se dan de necesidades fuertes de agua. Pero en lo que sí hemos trabajado con el Ministerio y con UTE es en el reciclaje de los sistemas de riego que estaban funcionando con combustión a gasoil; se están terminando ahora en estos dos años los que quedaban a gasoil y convirtiendo en energía eléctrica, que es una energía más limpia, mucho más eficiente, o sea que estos sí son planes, convenios con OPP, UTE y el Ministerio de Agricultura y Pesca de manera que el productor pueda tener este tipo de sistema de riego que mejora la eficiencia. Es decir, la cantidad de agua para el cultivo mejora ya que el sistema eléctrico es mucho más eficiente que el de gasoil, porque mejora la extracción de agua y sobre todo facilita el manejo. Esto le da al productor un poco más de competitividad y sobre todo tiene una facilidad en el manejo diario que es muy importante. Pero estamos embarcados en estos planes. En el norte ya se están ejecutando y ahora se empiezan a ejecutar en el este y noreste, que es una necesidad muy importante. Pensamos que en el lapso de dos o tres años todos los sistemas de riego serán electrificados. Sin dudas, son partes de los proyectos que la Asociación de Cultivadores de Arroz ha llevado adelante, además del proyecto de represas que nos va a dar seguridad de agua, que eso sí lo estamos haciendo interministerialmente y con las intendencias –básicamente las de Treinta y Tres y Artigas- para poder llevar adelante este tipo de proceso.

Hace un momento usted hacía referencia a que las perspectivas en cuanto a rendimiento iban a ser menores a las que hubo el año pasado, también teniendo en cuenta la disminución del área que hubo. ¿Qué incidencia puede llegar a tener esto sobre el precio?

Lo que mencionaba es que en el norte, quizás las chacras estén mejores que el año pasado, más parejas, porque ahí llovió. Era el comentario que hacía al principio. En el este están muy dispares, muy diferentes a lo que era el año pasado, pero todavía no se puede aventurar rendimientos. Al mismo momento, al verano del año pasado, que hablábamos que a esta altura también, yo decía que las chacras del norte estaban con menor potencial que otros años, y fue así: las chacras del norte rindieron menos. Este año, por cómo están, pensamos que van a rendir mejor, están más parejas. En el este, al revés: había mayor potencial el año pasado y este año tiene menos potencial. No quiere decir que después se transforme esto en grano de arroz, porque en la productividad por hectárea, influye lo que decía: la temperatura y la luminosidad de este período de enero y febrero. El área es menor y eso afecta. Pero en cuanto a productividad promedio sabemos que lograr los granos récord del año pasado es muy difícil, pero yo no me aventuro a decir qué cantidad o lo que se pueda sacar por hectárea, porque hay mucha disparidad este año y hay que ir viéndolo en estos próximos días, donde se juega gran parte del partido.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *