17 de enero de 2012 14:30 PM
Imprimir

Se recupera la rentabilidad del trigo

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) destacó ayer que la rentabilidad de los productores de trigo aumentó considerablemente en la última quincena, ya que se recuperaron los precios un 9 por ciento en el Mercado a Término de Buenos Aires, ante mayores permisos de exportación y los anuncios sobre el cambio en el sistema de comercialización del cereal.

El informe de coyuntura de la estación Pergamino del INTA reveló que los márgenes brutos para el cultivo experimentaron fuertes saltos, de entre 57 y 71 dólares por hectárea, según los rindes que se obtengan.

Al proyectar los resultados para la zona norte de la provincia de Buenos Aires, el organismo estimó que en los campos con rendimientos de 35 quintales se obtendrán márgenes de 24 dólares por hectárea, cuando a fines de diciembre se esperaba un quebranto de 24 dólares.

A la vez, añadió el informe, para rindes trigueros de 45 quintales por hectárea, el margen bruto esperado ahora es de 117 dólares, cuando en el cálculo anterior se vaticinaban 46.

La estimación del INTA parte de analizar el ingreso bruto, a partir del precio futuro del grano.

Se descuentan luego los gastos de comercialización, así como los costos directos que los productores deben erogar por labranzas, semilla, fertilizantes (urea, Fda), agroquímicos y gastos de cosecha. De este modo se arriba al margen bruto esperable para los productores en función de las productividades logradas.

Advertencia

En cuanto al impacto del cambio en el sistema de comercialización, el INTA destacó el ajuste en la estimación de rentabilidad, a partir de los bajos valores previos.

De todos modos, advirtió el organismo, «si bien mejoró la situación del mercado de trigo local, la debilidad del mercado externo y los problemas comerciales domésticos sin revolver siguen dando un panorama complicado», que en algunos casos llega a un resultado negativo para los productores.

El informe cita datos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, según los cuales ya casi finalizó la cosecha de trigo sobre las 4,43 millones de hectáreas efectivas, dado que se dieron por perdidas 165.000 hectáreas.

En números absolutos, se acumuló una zafra de 14 millones de toneladas y el promedio del rinde final fue de 31,6 quintales por hectárea, productividad media que fue «la segunda más alta de los últimos diez años, superando a la campaña precedente (34,3 quintales por hectárea)».

Influencia

El buen desempeño, explicó el informe, «fue atribuido a los resultados de las trillas del sudeste de Buenos Aires y del sudoeste de esta provincia que, que en muchos casos, fueron mayores a los históricos».

Ambas regiones concentraron el 38,6 por ciento del total cultivado (junto con el sur de La Pampa) y de allí que el al-

to rendimiento del conjunto impactó sobre el resultado nacional.

«Las lluvias sobre el final del ciclo evolutivo favorecieron el número de granos, su tamaño y el peso equilibrando el menor número de espigas y tamaño», agregó el INTA.

La siembra, en tanto, resultó un 2,3 por ciento inferior a la del ciclo previo, y pese al buen rendimiento, hubo una caída del volumen del 11,3 por ciento respecto de la campaña pasada.

No obstante, esta producción resultó ligeramente superior al promedio del decenio en un 2,6 por ciento.

«El alza de los rendimientos del trigo en los últimos años en el país fue el factor de empuje, porque la superficie sembrada sigue declinando. La siembra final está muy lejos de los 6 a 7 millones sembradas a principios de la década», advierte el INTA.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *