17 de enero de 2012 22:03 PM
Imprimir

Por la sequía, los grandes productores fuerzan cambios en el alquiler de campos

Muchos arrendatarios quieren dejar de pagar por adelantado los contratos a los propietarios para pasar a asociarse en el marco de un vínculo a porcentaje de cosecha. Aducen que la falta de lluvias producirá quebrantos masivos y no tendrán resto para financiar la próxima campaña. Cómo funcionan ambos modelos de alquiler.

Pareciera ser que luego de la gran sequía que viene afectando desde diciembre pasado a las regiones productivas más importantes del país, nada será como antes a partir de la próxima campaña 2012/13 en el negocio agropecuario argentino.

Y al menos muchos actores de peso del sector están poniendo todas sus fichas para que así sea. En este sentido, La Política Online pudo averiguar que algunas grandes empresas del agro impulsan modificaciones en los contratos de alquileres agrícolas.

Esto porque la falta de lluvias y la caída de precios internacionales se convirtieron en un cóctel mortal que producirá quebrantos a muchos productores y empresas que alquilaron campos en las zonas más comprometidas del centro y norte del país.

“Comenzaron a haber conversaciones tendientes a cerrar acuerdos a porcentaje a partir de la próxima campaña porque los arrendatarios ya no están dispuestos a asumir todos los riesgos”, comentó a LPO el operador inmobiliario Fernando Rojas Panelo.

“Seguramente en la próxima campaña van a aparecer con fuerza este tipo de contratos”, indicó Rojas Panelo, y agregó “la menor capacidad financiera que tendrán los productores agropecuarios hará que inevitablemente se llegue a este sistema”.

Hasta este ciclo 2011/12, las reglas del mercado de alquileres agrícolas fueron establecidas por los propietarios de los campos, quienes establecían los valores con pago en dólares por adelantado luego de recibir ofertas de decenas de interesados.

Pero ahora pareciera que a medida que transcurren los días y comienzan a evaluarse los daños de la sequía, la tendencia comienza a revertirse. “Muchos productores quedarán desfinanciados y sin recursos”, advirtió el presidente de CRA Rubén Ferrero.

“Por esto hay que hacer hincapié en la implementación de créditos rotatorios subsidiados por el Estado con financiamiento a largo plazo y a baja tasa, sin demasiados requisitos para los productores afectados”, señaló Ferrero a este medio.

En tanto, entre las grandes firmas del sector que impulsan cambios en el mercado de alquileres se cuentan, por ejemplo, Los Grobo, El Tejar, Cazenabe y Asociados y Lartirigoyen, entre otras de gran espalda financiera.

Como sea, habrá que esperar hasta mediados del próximo año para saber qué posición termina imponiéndose en el mercado: si el modelo en quintales de la década del 2000 o el viejo modelo asociativo a porcentaje de cosecha entre propietario y arrendatario.

Un modelo en crisis

Entre los ciclos 2002/03 y 2011/12 los valores de los arrendamientos agrícolas experimentaron un crecimiento sostenido a partir del progresivo aumento del número de empresarios y operadores agrícolas interesados en expandir su escala.

A partir de ese año comenzó a utilizarse de manera masiva un novedoso sistema de pago en quintales, que en la práctica significa grandes ventajas para los dueños de los campos que dejaron de asumir riesgos al cobrar todo por adelantado.

En tanto, el modelo asociativo entre productor y propietario fue un esquema muy utilizado entre los años ’60 y ’80, el cual, si bien desapareció en la región pampeana a partir de los ’90, en muchas provincias del norte del país se siguió utilizando dado que allí la variabilidad climática es muy significativa.

Así las cosas, el hecho de que se registre algún cambio de este tipo en el mercado de arrendamientos no es un dato menor para el negocio rural si se tiene en cuenta que más del 70 por ciento de la cosecha agrícola argentina se produce en campos alquilados

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *