18 de enero de 2012 10:06 AM
Imprimir

El agua para el ganado esta con problemas en Paysandú

  URUGUAY  :    Un relevamiento realizado por el ingeniero agrónomo Rómulo César, técnico para Paysandú del Instituto Plan Agropecuario (IPA), establece que en la zona de Tambores, Cerro Chato, Cañada Milán y Araújo, “la situación es complicada” respecto a la disponibilidad de agua para los animales. El informe brindado a EL TELEGRAFO, agrega que desde […]
 
URUGUAY  :    Un relevamiento realizado por el ingeniero agrónomo Rómulo César, técnico para Paysandú del Instituto Plan Agropecuario (IPA), establece que en la zona de Tambores, Cerro Chato, Cañada Milán y Araújo, “la situación es complicada” respecto a la disponibilidad de agua para los animales. El informe brindado a EL TELEGRAFO, agrega que desde mediados de noviembre a la fecha, el régimen de precipitaciones en el departamento de Paysandú “ha sido significativamente inferior al promedio histórico para la zona en estos meses”.
Manejando una media histórica de 30 años para cada mes, los datos aportados por el citado profesional muestran que en noviembre “llovió un 50% por debajo del promedio histórico”. En diciembre la situación “se agravó un poco más y las lluvias fueron un 30% y en lo que va de enero, los registros han sido muy puntuales y los valores actuales no llegan al 10% de lo que llueve promedialmente en los últimos 30 años en Paysandú”.
César sostiene que “hay complicaciones en el tema agua para el consumo animal, con cauces naturales, cañadas y arroyos que presentan volúmenes muy bajos y la reserva de agua cada día se complica más”.
“Respecto a la disponibilidad de agua para los animales, precisó que “hay algunas zonas del departamento que el panorama es más complicado que el resto. En la zona de Tambores, Cerro Chato, Cañada Milán y Araújo, la situación es realmente complicada”, incluso con productores ganaderos que ya tienen animales sobre la calle en la zona de Tambores.
En cuanto a las pasturas, “se constata una pérdida importante en la calidad, y si a esto se le suma la falta de agua y las altas temperaturas de las últimas semanas, una consecuente pérdida en la disponibilidad de la pastura”. Sostiene que aquellos productores que tenían una cantidad de pasto aceptable, “hoy han perdido ese forraje para consumo de los animales por el resecamiento de las pasturas”.
Indicó que el 23 de diciembre “se verificaron lluvias en el entorno de 25 milímetros y hay zonas de Paysandú que el 11 de enero recibieron lluvias por encima de los 20 milímetros, lo cual lleva a que estén mejor que otras zonas y tengan algo más de verde”.
Animales
“El ganado en general está bien”, sintetizó Rómulo César ante la consulta. “Puede haber algunos animales más sentidos que otros, lo cual sucede en predios que trabajan con dotaciones más altas de Unidad Ganadera (UG) por hectárea, pero en general están bien, producto de que en inicio de la primavera (agosto, setiembre y octubre) las lluvias fueran buenas, determinando que las pasturas estuvieran bien y los animales capitalizaran la bonanza de principios de esa estación”.
De todas maneras aclaró que “si bien la situación aún no es preocupante, hay que estar alerta porque estamos en plena época de entore. Si bien los animales no están mostrando los efectos de la sequía o la falta de agua en estos últimos tiempos, no sabemos lo que sucede en el interior de los mismos, específicamente en la parte reproductiva”.
Recomendó a los productores a que estén encima de la situación. “Existen medidas para saber lo que está sucediendo con la vaca. Si hay celos, si los animales están ciclando normalmente o están empezando a aparecer anestros”. Dijo que “tal vez hoy no se ve ningún efecto, pero de repente lo visualizamos dentro de dos o tres meses cuando se puedan hacer los diagnósticos de gestación”.
Administrarse
“El productor debe hacer actualmente una administración lo más ajustada posible del pasto que tiene cada uno de los predios, ya que la disponibilidad de forraje es la limitante”, dijo el técnico del Plan Agropecuario”
“Lo primero es que el productor se pare ante la situación y vea como asigna el mucho o poco pasto que tenga a los animales. Para esto es bueno contar con una serie de información y de datos, como es por ejemplo, conocer el estado reproductivo de los vientres, en especial la determinación de la actividad ovárica de las vacas, saber si esos vientres están en condiciones de ser entorados”.
Sostuvo que puede haber vacas que están “ciclando normalmente, otras que no, pero están cerca de estarlo (anestro superficial), y puede haber otro grupo de vacas que están en una situación más difícil (anestros profundos)”.
“Con esos datos es que se pueden tomar medidas más importantes, como es por ejemplo la implementación de lo que se conoce como destete precoz”.
También se refirió que, “ante una situación que aún no es dramática pero necesita ser monitoreada, se debe hacer hincapié en el ajuste entre la demanda de los animales y la oferta de forraje que el predio dispone, que sin dudas es un factor clave”.
 
Evaluación
El ingeniero agrónomo Danilo Bartaburu, jefe de la regional Litoral Norte del Plan Agropecuaria, manifestó a EL TELEGRAFO que este lunes “se evaluó con los técnicos de las regionales de Artigas, Salto y Paysandú la situación debido al déficit hídrico en los campos de la región”.
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *