18 de enero de 2012 14:17 PM
Imprimir

Cuatro grupos locales, en la pelea por quedarse con el frigorífico de JBS Swift

Después de que la empresa de capitales brasileños JBS Swift informara de su intención de cerrar su planta santafesina de Venado Tuerto, surgieron cuatro candidatos de capitales nacionales, de los cuales uno es el frigorífico La Anónima, para quedarse con el activo. “Efectivamente estamos en conversaciones con cuatro grupos de capitales locales que están interesados […]

Después de que la empresa de capitales brasileños JBS Swift informara de su intención de cerrar su planta santafesina de Venado Tuerto, surgieron cuatro candidatos de capitales nacionales, de los cuales uno es el frigorífico La Anónima, para quedarse con el activo.
“Efectivamente estamos en conversaciones con cuatro grupos de capitales locales que están interesados en el frigorífico”, aseguró Rubén Paulanovich, secretario de gobierno de Venado Tuerto, que, debido a que están en las tratativas iniciales, prefirió no dar los nombres de las compañías.

Sin embargo, Lucas Crespo, uno de los delegados de los trabajadores de la planta, manifestó a este diario que uno de los interesados es el dueño de los supermercados La Anónima, de la familia Braun, que cuenta con un frigorífico en Salto, provincia de Buenos Aires.

Según fuentes del sector, en la actualidad la unidad productiva de Salto de los Braun no alcanzaría a cubrir la demanda de carne de sus supermercados por lo que la compañía podría buscar una planta para asegurarse stock.

De acuerdo al diario Bae, el frigorífico La Anónima, cuenta con una capacidad de faena de 16.000 cabezas por mes de animales de entre 450 y 520 kilos.

A comienzos de este mes, el brasileño JBS informó a la Bolsa en su país que, como parte de un proceso de reestructuración del negocio de JBS en la Argentina, la empresa cerraría su planta de Venado Tuerto.

El año pasado el grupo brasileño cerró sus puertas de su establecimiento en la localidad de San José, en Entre Ríos. Allí trabajaban unos 200 personas (llegaron a ser 500) que pasaron a ser empleados de una sociedad mixta, con participación mayoritaria del estado provincial.

El crecimiento de la compañía de capitales brasileños fue exponencial en los últimos años. En el 2005 solamente producía en Villa Gobernador Gálvez, en las afueras de Rosario, y en San José, Entre Ríos.

A partir de ese año, y alentado por las perspectivas favorables que presentaba la Argentina para la exportación de carnes, JBS-Swift adquirió plantas en el Gran Buenos Aires (Pontevedra y Berazategui), Zárate, Venado Tuerto y Colonia Caroya.

La planta de Venado Tuerto, que en ese momento pertenecía a Cepa (Compañía Elaboradora de Productos Alimenticios), había sido comprada en 2006, por unos u$s15 millones.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *