19 de enero de 2012 14:05 PM
Imprimir

Sospechan que una fumigación causó la muerte de animales

La Dirección de Control Ambiental municipal sospecha que una fumigación particular o contratada por algún comercio de la República de la Sexta pudo haber causado la mortandad de gran cantidad de pájaros y al menos tres perros denunciada por preocupados vecinos del barrio. Por eso la primera medida que tomó la repartición fue recorrer todos […]

La Dirección de Control Ambiental municipal sospecha que una fumigación particular o contratada por algún comercio de la República de la Sexta pudo haber causado la mortandad de gran cantidad de pájaros y al menos tres perros denunciada por preocupados vecinos del barrio. Por eso la primera medida que tomó la repartición fue recorrer todos los negocios del área para que en un plazo de cinco días presenten los certificados extendidos por las fumigadoras que contrataron. Luego la Dirección de Vectores verificará la sustancia utilizada por cada empresa. La hipótesis es que pudo haberse usado algún fosforado, altamente tóxico, y que fueron los restos de ese elemento, y no una matanza intencional, lo que pudo envenenar a los animales.

Hace unos días, un grupo de vecinos de la zona de Riobamba y 1º de Mayo tomó contacto con el coordinador de gabinete municipal, Néstor Trigueros, y miembros de la comisión de Ecología del Concejo para expresar preocupación ante la aparición de gran cantidad de pájaros muertos (30 o 40 por cuadra al día, dijeron) y al menos tres perros, uno comunitario y dos con dueño, además de otros que sobrevivieron a graves cuadros de intoxicación.

Análisis de laboratorio realizados por veterinarios al menos a uno de esos perros reveló que el animal se había envenenado con órganos fosforados.

La alarma se extendió como reguero de pólvora en el barrio ante la posibilidad de que una sustancia tan altamente tóxica como para causar la muerte a los animales pudiera afectar también a las personas y, en particular, a los más chicos.

Demencial. Según el relato de Graciana Petrone, que vive en la zona, los vecinos barajan distintas hipótesis, pero básicamente descreen que pueda haberse tratado de una “matanza intencional” de perros y, por el contrario, sospechan que alguien esparció en forma irresponsable una sustancia tóxica. “Una locura”, lo calificó la mujer.

La presunción se sostiene en el hecho de que restos de ese material no sólo se hallaron sobre la vereda, sino también sobre los árboles, lo que incluso llevó a pensar en la posibilidad de que alguien —o una institución— haya intentando matar pájaros por considerarlos molestos para alguna actividad.

Pero eso tuvo otras consecuencias, que excedieron incluso el delito del exterminio de aves. “En el patio de una familia que tiene una nena de un año y medio cayó muerto un pájaro”, afirmó Petrone, para graficar hasta dónde llega el riesgo de intoxicación, ya que en caso de tratarse efectivamente de una sustancia fosforada la intoxicación puede darse simplemente a través de la piel.

Y además de haber gran cantidad de hogares con niños, en la zona afectada también funcionan un jardín de infantes y dos clubes, Sportmen Unidos y Temperley.

Por eso la premura con que, a instancias de los vecinos y el pedido del propio Trigueros, Control Ambiental salió a recorrer el área y a labrar actas en 21 comercios que ahora, en no más de 5 días, deberán responder si fumigaron. Luego Vectores continuará con la fiscalización de las sustancias usadas por cada una de las empresas contratadas.

Además, la repartición adelantó que notificará el problema a la Dirección de Inspección y Defensa Civil del municipio, así como a Fauna provincial, para que cada área “actúe según sus competencias”.

La directora del Instituto Municipal de Sanidad Animal (Imusa), Diana Bonifacio, recordó que no es la primera situación de pájaros envenenados que se da en la ciudad, ni tampoco la primera que termina con otras especies intoxicadas, como perros o gatos, en una suerte de efecto secundario no buscado.

La especialista no descartó que se hayan sumado dos irresponsabilidades: la de algún comercio que vende sustancias altamente tóxicas sin control ni especificaciones (incluidos los supermercados), y la de quien sin tener conocimiento las compra y las aplica.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *