19 de enero de 2012 17:28 PM
Imprimir

Pocos cambios mostró primer informe del Departamento de Agricultura de EE.UU. en cuanto al mercado de granos

En estas últimas horas salió el último informe del Departamento de Agricultura de Estados Unidos. Martín Olaverry entrevistó a Marcos Carrera, consultor agrícola, para informarse acerca del panorama referente al trigo, el maíz y la soja dentro de este marco.

En términos generales ¿qué lectura se hace de este informe del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, en este arranque del año 2012?

Lo más interesante es que, como gran número, hay pocos cambios. En general, las bajas se corrigen o se compensan con cambios al alza, con lo cual, finalmente, en la suma de todos los granos, hay relativamente pocos cambios. Hay pequeños aumentos en la producción, prácticamente cercanos a 0, apenas décimas de crecimiento. Lo mismo para los stocks finales. La relación de stocks-consumo en el total de los granos está también incambiada, en el entorno del 20%. Eso con respecto al total, pero cuando entramos en detalles, lo que nos está aquejando hoy en la región se empiezan a pasar las primeras correcciones con respecto a las expectativas de producción del Cono Sur. Argentina, como principal corrección, Brasil no sufre hoy la sequía que está sufriendo Argentina, pero Argentina y Paraguay están corrigiendo a la baja sus expectativas de producción, con lo cual de alguna forma están pegándole a los números y de alguna forma cabría esperar alguna otra corrección.

Teniendo en cuenta esta circunstancia y que estamos transitando el verano, para comenzar con un cultivo de verano, por ejemplo el maíz, ¿cuál es la situación que se tiene?

La situación del maíz es que cayó la producción, se corrige muy poquito, menos de 1 punto porcentual, el consumo se mantiene incambiado. Esto lleva a que los sectores finales de alguna forma, por una corrección que se hace en los stocks iniciales terminan creciendo en una cifra cercana al 1%. Lo cierto y la gran particularidad de este informe es que, por primera vez en mucho tiempo, la producción anual sería igual al consumo y no estaríamos consumiendo stocks en el consumo anual. En el caso del maíz, ese es el dato más importante de este informe, que sería la primera vez que la producción está igualada con el consumo; aún no está por encima pero sí es la primera vez que se equiparan ambas, con lo cual no se comprometerían stocks. Hay que ver si esto es un quiebre de tendencia o si efectivamente se mantiene. Lo cierto es que, si uno ve hoy la situación de Argentina cabría algún recorte más de producción, y de alguna forma –al menos en nuestra percepción- esta situación no se daría. Esperamos que el próximo informe dé una corrección si se quiere un poquito a la baja y la producción esté de vuelta por debajo del consumo, nuevamente condicionando el abastecimiento. La relación stock-consumo en el caso del maíz, que es el más presionado por el mercado, está por debajo del 15%, 14,75%, lo que es la variable fundamental que está manteniendo los niveles de precios o empujando los precios en el último período de tiempo.

Frente a este escenario en la región y en especial si nos ubicamos en Uruguay, ¿qué se debería esperar con respecto al valor del precio del maíz?

Analizándolo solo en función de oferta y demanda como lo estamos haciendo ahora, los precios de Chicago hoy marcan 240 y algo de dólar para el maíz al cierre de mayo. Si nos basamos en oferta y demanda deberían bajar todos los precios, lo que pasa es que hoy estamos condicionados por la crisis europea, que tuvo una vuelta de tuerca en los últimos días con respecto al tema de la crisis griega especialmente. Haciendo un breve paréntesis, por el contexto, porque es importante, creo que es una buena señal el tema de cómo recibieron los mercados el cambio de la calificación de la deuda europea. Los mercados lo tenían asumido y prácticamente no hubo impactos significativos, lo que es una muy buena señal porque quiere decir que hay un camino y los mercados van “creciendo” en este camino, van teniendo cuál es el camino de salida y eso es bueno para estabilizar los números. De todas formas seguimos en un escenario de crisis donde los precios no responden exclusivamente a oferta y demanda. Con esto quiero decir que hoy tenemos un precio en Chicago de 240 dólares. En función de estas variables que analizamos recién, deberíamos tener tónica para los precios. Tenemos sustento para precios superiores si se quiere o mantenimiento de los precios, pero no hay ninguna señal del mercado que diga que los precios deberían bajar hoy, más bien todo lo contrario.

Continuando con el análisis en base a este último informe del Departamento de Estados Unidos, ¿qué escenario tenemos para la soja?

La soja cambia algo con respecto a lo que venía pasando, ya que, así como el maíz está equilibrado, la soja tenía mes a mes la producción por encima del consumo. Este mes, el ajuste marca –sobre todo por la corrección en la producción argentina- una bajada y la producción está por debajo del consumo, con lo cual nuevamente se vuelve de sustento para el incremento de precios, con una diferencia: la relación stock.-consumo en el caso de la soja está bastante más tranquila, porque en realidad ese porcentaje está en el entorno del 26%. Como recordatorio, siempre se ha manejado en la historia que el quiebre en cuanto a tendencia se  marca con una relación stock-consumo por debajo o por encima del 20%. Por debajo, de alguna forma hay una tendencia a la suba de los precios, y por encima, pasa a ser más estable el precio o a precios en caída. La realidad es que este indicador solo no explica nada,  hay que analizar cómo se viene dando la evolución de los stocks y la relación entre la producción y el consumo anual, para analizar exactamente cuál es el comportamiento de los precios. La realidad de hoy es que, en el caso de la soja, donde la variable principal es la demanda, entendemos que una caída en la producción va a impactar positivamente en los precios.

¿Qué escenario se  tiene respecto al trigo?

El caso del trigo es un escenario si se quiere más consistente en los últimos meses, aún cuando en realidad el escenario no es positivo para los precios, porque la relación entre los stocks y el consumo se ubica en el entorno del 30%, o sea que prácticamente hay aprovisionamiento de trigo para cuatro meses de consumo anual, con lo cual la tendencia de precios como se ha dado en los últimos meses, tratando de filtrar por la crisis pero saliendo de esa variable y entrando en la oferta y demanda, en los últimos meses se ha dado una caída relativa de los precios del trigo con respecto a los otros commodities, más significativo, y es producto esencialmente de que la producción supera anualmente al consumo con lo cual se viene recuperando año a año los stocks. Como decía hoy, los stocks están en el entorno del 30% del consumo anual y la producción de este año estaría 10 millones de toneladas por encima del consumo, con lo cual nuevamente se debería cerrar el año con otros 10 millones de toneladas de recuperación de stocks, cosa que también ocurrió en los dos últimos años, con lo cual la situación del trigo es bastante estable en cuanto a abastecimiento, lo cual –obviamente- no favorece los incrementos de precios. En términos relativos, debería perder peso relativo el precio del trigo.

Uno mira con mucha atención lo que pueda llegar a suceder con Brasil, con la necesidad de trigo de Brasil, la expectativa a partir de febrero o marzo, dependiendo de lo que es la calidad del trigo. ¿Cómo se está viendo el panorama?

El panorama no es el más alentador en ese sentido porque siempre dijimos que para la región, de alguna forma teníamos un premio, producto de que había más dificultades de abastecimiento. Hoy tenemos un mundo sobreabastecido y una región donde también la tónica es la misma: está sobreabastecido, con lo cual para el equilibrio deberíamos tener una especie de castigo. Hay que ver cómo se mueven los compradores a partir de marzo o abril. Hoy, la expectativa de los productores ha sido guardar una parte significativa de ese trigo y esperar a fijar precios.

 La verdad es que el escenario, desde el punto de vista de oferta y demanda, no marca que se pueda esperar mucha recuperación. Lo que sí eventualmente puede pasar y ahí sí puede ser interesante la estrategia de guardar o de esperar, es porque, en la medida que se vaya corrigiendo la situación de crisis podría haber una recuperación de valores debido a esa variable, pero no por la oferta y demanda estrictamente.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *